Las primeras cucharadas del bebé

Marta Guzmán · 9 agosto, 2019
A partir de los 6 meses, hay que ir introduciendo, poco a poco, los alimentos en la dieta del bebé.

Cuando un niño empieza a comer alimentos sólidos, es posible que sea todo un mundo para ellos. Pasar de la leche materna a comer otro alimentos con texturas más consistentes puede ser difícil para algunos niños. Por eso, aquí te mostramos algunas recomendaciones para las primeras cucharadas de tu bebé.

Los bebés y sus primeras cucharadas

A partir de los 6 meses, es recomendable añadir de forma paulatina alimentos semisólidos y líquidos. Con 6 meses, se considera que un bebé esta preparado cuando adquiere las destrezas psicomotoras que permiten tragar y manejar de forma segura los alimentos. Como cualquier otro hito de desarrollo, no todos los niños lo van a adquirir al mismo tiempo, aunque, en general, estos cambios suelen ocurrir al sexto mes.

¿Cómo podemos saber si nuestro hijo esta preparado?

Comprueba que:

  • Presente un interés activo por la comida.
  • Desaparezca el reflujo de extrusión (expulsión de alimentos no líquidos con la lengua).
  • Sea capaz de coger comida con la mano y llevarla a la boca.
  • Que se mantenga sentado con apoyo.Bebé recibiendo sus primeras cucharadas de comida.

¿Cuánta cantidad hay que dar en las primeras cucharadas del bebé?

El alimento principal sigue siendo la leche materna, o la leche de formula en caso de no ser amamantado, por lo que se deberá ofrecer el pecho a demanda y con frecuencia.

La introducción de la alimentación complementaria es un proceso gradual. Inicialmente, las porciones han de ser pequeñas y se van aumentando progresivamente conforme crece el niño mientras se mantiene la lactancia materna. Debe tenerse en cuenta que la cantidad puede ser diferente en función de la densidad energética del alimento ofrecido.

Al igual que ocurre durante la lactancia materna, durante las primeras cucharadas del bebé es igualmente importante las señales de hambre y saciedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda seguir los principios de la alimentación perceptiva, sin forzar a comer o distraer.

El apetito de los lactantes es diferente en cada niño y circunstancia. La expectativa de una cantidad concreta de ingesta puede frustrar a los padres y hacer que el momento de la comida se convierta en una lucha en vez de un disfrute. Por ello, más que centrarse en una cantidad concreta, es importante la variedad, disponibilidad y el establecimiento de los hábitos futuros.

¿Cómo ofrecer los alimentos en las primeras cucharadas del bebé?

Consistencia

Se recomienda aumentar progresivamente la consistencia de los alimentos y comenzar con texturas grumosas y semisólidas lo antes posible, nunca más tarde de los 8 o 9 meses. A los 12 meses, el lactante ya puede consumir el mismo tipo de alimentos que el resto de la familia, aunque teniendo especial cuidado con los sólidos con riesgo de atragantamiento, como los frutos secos, que deben evitarse.

En un estudio publicado en Maternal & Child Nutrition, se han descrito problemas de alimentación a largo plazo y un consumo escaso de frutas y verduras en niños en los que se introdujeron tardíamente las texturas grumosas, más tarde de los 9 meses.Niño comiendo cucharada de comida y agarrando el plato con la mano.

Marco afectivo

El marco físico-afectivo es muy importante para desarrollar las habilidades relacionadas con la alimentación y fomentar la autorregulación del hambre-saciedad.

Según un estudio de la revista The American Journal of Clinical Nutrition, obligar, presionar o premiar son estrategias que no están recomendadas, ya que podría causar problemas de saciedad, puede aumentar el riesgo de sobrepeso, problemas en relación con la comida y escasa variedad a la hora de comer.

¿Qué cuchara utilizamos?

Para las primeras cucharadas del bebé, es buena idea dejarle la cuchara al alcance, que se familiaricen con ella y con el plato. La manera en que ingerirán los alimentos variará de un bebé a otro, pero es frecuente que hagan el movimiento de rodillo con la lengua, dificultando la entrada con la cuchara, que sorban, que abran y cierren la boca, que empujen la cuchara con la lengua, que escupan…

Podemos encontrar cucharas de distintos materiales, de distintos tamaños y formas. Pero la mejor opción es la cuchara de silicona. En la etapa en la que probablemente tenga pocos dientes o ninguno, no dañará las encías si el bebé la muerde o si mueve la cabeza cuando se la estamos dando en la boca.

  • Birch LL, Doub AE. (2014). Learning to eat: birth to age 2 y. Am J Clin Nutr. Mar;99(3):723S-8S.
  • Coulthard H, Harris G, Emmett P. (2009). Delayed introduction of lumpy foods to children during the complementary feeding period affects child’s food acceptance and feeding at 7 years of age. Matern Child Nutr. 2009 Jan;5(1):75-85
  • Fernández-Vegue, Marta Gómez. (2018). "Alimentación Complementaria." Asociación Española de pediatría.