Las futuras madres a veces lloran por cosas muy diversas

Carmen Fetreros · 30 mayo, 2017

 

¿Estás embarazada y te pones a llorar en cualquier momento? No te preocupes. Las futuras madres rompen a llorar en cualquier momento y por cosas diversas. Es algo normal y habitual.

El embarazo afecta siempre a la mujer y le provoca diversos cambios físicos. Pero también puede provocar efectos en su carácter. Debido a los cambios hormonales provocados por el embarazo, muchas mujeres sufren repentinos cambios de humor.

El embarazo es una especie de gran revolución para el cuerpo de cualquier mujer. Algunas madres, sobre todo las primerizas se sienten desbordadas con sus emociones.

lloran

Lloran en cualquier momento

Muchas embarazadas se ponen de repente a llorar por motivos increíbles. Cualquier contratiempo por raro o ridículo que nos parezca puede suponer un gran disgusto. Por ejemplo puede ser simplemente por olvidarse echar sal a una comida. Incluso como reacción a alguna película que estén viendo en la televisión.

No poder comer una comida por estar embarazada o no tener en casa algún alimento,  puede suponer un gran drama. También que algo salga mal en un momento dado desde una tontería a algo más importante.

Siempre la pareja, los amigos y los familiares tienen que tener mucha paciencia. No les queda más remedio que aguantar estoicamente estos cambios de humor. Si no escuchan sus problemas, se sentirá incomprendida. Con cariño y paciencia seguro que irá pasando estos cambios emocionales.

El primer trimestre del embarazo suele estar unido a un malestar físico constante que puede influir en el estado de ánimo de la mujer. Empiezan los temores y surgen esas ganas de llorar incontrolables. Las embarazadas están más sensibles y lo transmiten a su entorno.

Para las embarazadas es muy importante que su entorno entienda su situación. La pareja, los amigos y los familiares deben ser pacientes y comprensivos. También debe tener confianza con su ginecólogo y su médico de cabecera para disipar todas las dudas y temores que van surgiendo en el embarazo.

Si el estado ánimo de la embarazada es preocupante y le afecta gravemente a su vida diaria, siempre tendrá que solicitar al médico ayuda psicológica no se vaya a convertir en una depresión. No lo dudes y consulta con tu médico de cabecera antes de que se convierta en un problema importante.

lloran

Los temores del embarazo

Muchas mujeres pasan gran parte de su embarazo sufriendo grandes temores. Sobretodo les preocupa que el parto salga bien. Este estado de temor continuo les puede crear situaciones de stress y ansiedad. Las futuras madres se preocupan porque el bebé esté sano al nacer. También sobre la posibilidad de no poder dar a sus bebés lactancia materna. Y en ocasiones se angustian por tener problemas para reincorporarse al trabajo después de la baja maternal o de no volver a recuperar la figura.

Algunas veces a las embarazadas les influyen demasiado los comentarios de otras madres o abuelas sobre sus embarazos o partos. No te agobies por las experiencias ajenas porque no tiene porqué ocurrir nada similar. Tampoco por las que leas en revistas o en Internet. Cada embarazo y parto son diferentes.

lloran

Pequeños olvidos

Incluso muchas embarazadas pueden sufrir “momnesia” que consiste en la pérdida frecuente de memoria. Este problema puede sufrirse desde la semana 26 de embarazo hasta el año de vida del niño. Suele suponer el olvido frecuente de tareas, informaciones o experiencias de la vida cotidiana. Por ejemplo se nos pueden olvidar las llaves o dónde estuvimos la tarde anterior.

Según diversos estudios científicos estos olvidos se deben a los altos niveles de hormonas como la prolactina, el estradiol, la progesterona y el cortisol. Tras el parto y la lactancia entra en el juego la oxitocina que interviene en la conexión de la madre con el bebé. Además se incrementa por la falta de sueño durante el embarazo y los primeros meses del bebé.

Según los especialistas la madre centra tanto su atención en su bebé que se olvida de lo que no considera prioritario. Las madres no se olvidan nunca de atender a su bebe en todo momento. Tampoco de sus múltiples necesidades como la alimentación o las medicinas. Pero en ocasiones se pueden tener pequeños olvidos como regar las plantas o llamar a una amiga por teléfono por su cumpleaños.

Los cambios de humor constantes y los pequeños olvidos son algo normal para muchas embarazadas y madres primerizas. No les des importancia e intenta disfrutar del embarazo en todo momento. Un momento mágico que no se repetirá.