Las bondades de la paternidad positiva

Pedro · 31 octubre, 2016

Educar a un niño no siempre es tarea fácil. Cuando se es padre, nadie te enseña cómo tienes que hacerlo. Es más, crees que resultará sencillo, pero nada mas lejos de la realidad. Ser padres es una de las profesiones más importantes, y para eso nadie nos entrena. A veces, la dificultad viene porque utilizamos para la educación de los niños/as enfoques inadecuados. Se ha demostrado la eficacia en la educación de los niños con la paternidad positiva.

¿En qué consiste la paternidad positiva?

La paternidad positiva consiste en educar y criar a los niños fijándonos más en las conductas positivas que en las conductas problemáticas. Exige paciencia y esfuerzo, y hay que tener en cuenta tres aspectos:

  • Entender y saber que según su etapa del desarrollo los niños piensan y sienten de forma diferente.
  • Proporcionar estabilidad y seguridad para que ellos confíen en sus padres.
  • Hay que resolver siempre los conflictos de manera positiva y calmada, sin gritos ni castigos físicos.
silhouette-1082129_960_720

¿Por qué es bueno utilizar la paternidad positiva?

Hay muchas razones por las cuales es bueno utilizar la paternidad positiva. Se disfruta porque es más gratificante relacionarse con los niños de manera positiva, desarrollando así un hogar feliz.

Las tensiones en el hogar desaparecen, no hay hostilidades. También los problemas se solucionan mediante una escucha activa (comprender y tratar de entender lo que nos dice el otro, aunque no compartamos el mismo punto de vista).

Mejora y ayuda a los padres a que enseñen a sus hijos conductas apropiadas sustituyendo así aquellas inapropiadas.
No genera efectos inadecuados en los niños como otros tipos de métodos que sí los producen. Por ejemplo, castigos físicos y violencia, generará más violencia y agresividad en el futuro de los chicos.

Consejos para aplicar una paternidad positiva

  • Establecer un buen vínculo afectivo con los hijos, que se sientan protegidos y queridos. Mostrarles nuestro afecto (besos, caricias, abrazos, etc.) Esto es decisivo para el desarrollo de su personalidad, autoestima y seguridad.
  • Establecer unas normas y límites. Estas contribuyen al desarrollo cognitivo, emocional y social. Deben ser claras, realistas y consistentes, acompañadas de una explicación sobre por qué debe ser así.
  • Los niños/as deben participar siempre en la toma de decisiones, es importante escuchar su opinión. Será más fácil que acepten las normas si las entienden y saben el porqué. Les proporcionará seguridad, responsabilidad y confianza en sí mismos.
  • Practica la escucha activa. Escuchar lo que quieren decirnos, entenderlos y expresarles también cómo nos sentimos para que ellos también nos entiendan a nosotros.
  • Dependiendo de la etapa de desarrollo en que se encuentre tu hijo, sentirá y pensará de forma diferente. Adáptate a estos cambios ofreciéndole, diálogo y normas de convivencia.
  • Atiende y entiende las demandas de tu hijo. Esto le beneficiará emocionalmente y desarrollará su sistema nervioso si es un bebé. Si no se atienden esas necesidades, experimentará sentimientos de indefensión, que le llevará a un desarrollo inadecuado.
  • Tener paciencia. Si tiene una rabieta, con calma se hablan las cosas, los gritos y amenazas sólo empeorarían la situación.
  • Hay que evitar los descalificativos, comparaciones, burlas y cualquier otro comportamiento negativo hacia el niño.
  • Usar la técnica de economía de fichas, en las que se establezca una serie de conductas adecuadas que ha de realizar y los refuerzos que se obtendrán si realiza esas conductas, y fomentará su buen comportamiento. Esto potenciará los comportamientos positivos e ignorando los negativos.
  • Cuidarse y quererse uno mismo también es fundamental. Tu hijo necesita que seas feliz para así transmitir esa felicidad a quienes te rodean.
walking-1081723_960_720

Beneficios de la paternidad/maternidad positiva

  • Incrementa su autoestima.
  • Mejora la relación con sus padres y entorno familiar.
  • Aumenta la seguridad y confianza en sí mismos.
  • Al seguir un modelo positivo, el niño no crece con violencia y es menos probable que recurra a ella cuando sea un adolescente o adulto.
  • Aumenta la responsabilidad.
  • Sabrá resolver conflictos de manera pacífica.

Padres positivos criarán niños positivos, con un buen desarrollo emocional en el que sepan identificar y regular sus emociones. Esto es muy importante, será la clave del éxito en el futuro del niño para que tenga un desarrollo óptimo y sea un chico feliz, pleno y autosuficiente.