La sorprendente causa de la miopía en los niños

Datos recientes revelan que la miopía en los niños se ha convertido casi en una pandemia, la sorprendente causa de los elevados casos de esta enfermedad se encuentra en donde menos la esperábamos. Al parecer la miopía podría ser provocada por la carencia de una vida al aire libre.

De acuerdo con los estudios realizados por el Kings College de Londres, más de la mitad de los niños en Europa padecen de miopía. Los números se elevan en el caso de niños surcoreanos y  chinos, entre los cuales la cifra supera el 90%. En relación a la población europea en general, se estima que la cuarta parte sufre esta enfermedad, siendo las personas entre los 25 y 29 años los más afectados.

Los expertos han notado un incremento en los casos de miopía en los últimos sesenta años, elevándose las cifras a niveles impresionantes. Mientras que hace unas seis décadas esta enfermedad afectaba a un 20% de la población en lugares con mayor incidencia, en la actualidad podemos hablar de un alarmante 96% en Corea del Sur, hasta ahora la región más afectada.

¿Cómo encontrar la causa de la miopía en los niños?

Como ya hemos visto, el número de casos de esta enfermedad ha alarmado a los especialistas, por esta razón se han realizado diferentes estudios que señalen posibles causas. Según la experiencia del sector óptico, los genes pueden predisponer a los niños a sufrir miopía; sin embargo, esto no explica la más reciente explosión de casos, por ello los estudios se dirigieron a otras posibles causas.

Mother visits optician, optometrist with her daughter. Trying new glasses in optician store.

Para explicar que al menos 25 millones de españoles puedan estar padeciendo de miopía en la actualidad, tendríamos que hablar de un cambio genético que no es viable en tan poco tiempo. Por lo tanto, nuevas investigaciones se enfocaron en localizar una causa probable en estos casos, que por sorpresa terminó siendo un factor externo muy común en los niños urbanos: la falta de contacto con el aire libre y por ende la poco o nula exposición a la luz solar.

De acuerdo con los argumentos de la organización de Medicina Preventiva y Salud Pública y en Ciencias de la Visión, más del 50% de la población mundial podría ser miope dentro de unos 35 años. En tal sentido, según la causa revelada, son los niños que viven en entornos urbanos los que tienen mayor riesgo.

Se cree que el ojo humano ha tenido que adaptarse a la luz artificial con mucho esfuerzo durante años, tanto la luz del día como la de la noche, ha sido sustituida por la iluminación eléctrica. Este tiempo que pasamos en el interior, nos ha dejado sin la oportunidad de regular nuestra visión mientras transcurre la luz natural diurna hacia la oscuridad de la noche.

Según los estudios, la falta de exposición a la luz natural le ha afectado a nuestra salud visual desde hace muchos años, pero en épocas recientes se ha incrementado esta carencia. Nuestros niños tienen cada vez menos contacto con el exterior y por ende, sus retinas han dejado de ser estimuladas por la liberación de dopamina.

La falta de estimulación en la retina induce a que se produzca un alargamiento excesivo en la infancia, esto al final provoca la miopía. La Universidad Nacional de Australia pudo encontrar que un ambiente iluminado artificialmente no alcanza el mínimo de luxes que se requiere para estimular la retina, que es de al menos 10 mil y que se quedan con menos de 500 luxes.

image

 ¿Se puede prevenir la miopía?

Los investigadores han realizado estudios para verificar que las necesidades de luz natural sean cubiertas como medida de protección y prevención de la miopía, por eso sugieren que niños y adolescentes deberían permanecer al menos tres horas al día en el exterior. Sin embargo, para prevenir la enfermedad, científicos taiwaneses estudian que la exposición alcance unos 80 minutos diarios.

El estudio reveló un descenso en la cantidad de casos de miopía cuando se convirtió en norma la exposición solar de 80 minutos. En este sentido, podríamos considerar que es un mecanismo efectivo de prevención, que además protege la visión del niño cuando está realizando otras actividades que podrían afectarlo, tal es el caso de ver televisión o estar frente a la pantalla de otros dispositivos electrónicos.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar