La obesidad causa estrés en los niños

Agetna · 18 febrero, 2016

El estrés en los niños está condicionado por muchos factores, entre ellos, uno de los menos conocidos es el sobrepeso.


Para que conozcas de qué manera la obesidad causa estrés en los menores, en eres mamá te hablamos sobre el tema.

La relación entre el estrés y la obesidad

La obesidad infantil es un fenómeno en aumento, sobre todo, en países desarrollados en donde abundan las comidas.

Estudios recientes platean que la obesidad durante la infancia provoca estrés en los niños y, el estrés, hace que esos infantes quieran comer más.

Te explicamos.

La hormona cortisol es conocida como la hormona del estrés.

El organismo humano, toda vez que se siente estresado, aumenta su producción.

Pero cuando los niveles de cortisol en sangre son altos esto genera un estrés crónico que supone más producción de cortisol.

Como si se tratara de un círculo vicioso este ciclo de “a más cortisol-más estrés y a más estrés-más cortisol”, altera el metabolismo y provoca que el menor quiera comer más cantidad de alimentos de menor calidad, es decir, con más kilocalorías.

Todo esto favorece el aumento de las adiposidades.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Las personas estresadas tienden a necesitar, o al menos así les indica su cerebro, una mayor cantidad de alimentos que sean agradables al paladar.

 

Estos alimentos de recompensa contienen, por lo general, más azúcar, harinas y grasas, y toda vez que se ingresan al organismo generan un estado temporal de placer.

Para evitar tanto el aumento de los niveles de estrés en tu hijo como su exceso de peso en eres mamá te tenemos algunos consejos.

Evita que tu hijo coma fuera de casa

El protocolo que se sigue en la mesa es importante a la hora de evitar la mala alimentación de tu hijo.

Ten en cuenta que él va a sentarse y tomar los cubiertos correctamente. Se servirá todas las porciones de la comida en un mismo plato. Masticará bien los alimentos y compartirá un tema de conversación en familia.

Todo esto le tomará tiempo, un tiempo precioso que se traduce en comer moderadamente y no engullir lo más rápido todas las comidas que pueda como sucede cuando se alimenta en cualquier cafetería.

burger-500054_640

También, el comer bajo tu supervisión evitará que ingiera alimentos que le engorden demasiado y sean perjudiciales para su salud.

Evita la relación entre las comidas chatarra y la tecnología

Bien se sabe que la televisión y el ordenador resultan más gratos cuando se comen palomitas de maíz, papas fritas, helados, dulces o cualquier otro refrigerio.

Por eso te recomendamos que persuadas a tu hijo para que no ingiera este tipo de comidas y menos en estos horarios cuando se encuentra en reposo.

Pero si no puedes evitarlo provéele al niño alimentos más saludables como frutas y zumos naturales hechos en casa.

Evita el estrés en el niño

Bien se sabe que aun cuando intentes proteger a tu hijo, sin llegar a la sobreprotección claro está, él tendrá que lidiar con emociones y eventos negativos durante toda su vida.

Pero existen situaciones que tú como su madre, puedes evitarle, o al menos, hacérselas más llevaderas para evitar que se estrese.

Entre ellas podemos citar:
• El divorcio entre tú y tu esposo sin avisarle previamente
• La violencia física
• El maltrato verbal entre los miembros de la familia
• La prisa de los padres
• Las presiones
• El exceso de tareas domésticas y escolares
• La auto exigencia
• Noticias impactantes y no dichas de manera correcta como la muerte de un ser querido o el decirle que es adoptado, entre muchas otras.

SONY DSC

La obesidad causa estrés en los niños

Mamá, recuerda que debe existir un equilibrio entre lo que se come y lo que se gasta.

Si tu niño ingiere cierta cantidad de calorías durante el día debe gastar toda esa energía en esa misma jornada, de lo contrario, esto va a suponer el inevitable aumento de su peso corporal.

Teniendo esto presente es imprescindible que desde este minuto hagas cambios en su estilo de vida. Convídalo a hacer más deporte, consumir mayor cantidad de frutas y vegetales y dedicar menos horas al reposo.

Como resulta un tanto difícil hacer que un niño adelgace es preferible y saludable prevenir su obesidad y hacer que varíe sus hábitos alimenticios.

Si quieres que tu hijo tenga una vida plena libre de estrés evita su sobrepeso.