El estrés infantil provocado por la prisa de los padres

Agetna · 22 julio, 2015

Es importante respetar el tiempo que necesitan los niños para desarrollar cada una de sus actividades. El estrés en los menores puede estar dado por las relaciones disfuncionales entre el niño, su familia y la sociedad. Aquí te dejamos algunas de las causas de este estrés.

15 causas del estrés infantil

Se conoce como estrés infantil a las reacciones tanto psicológicas como fisiológicas que se producen en el niño a raíz de ciertas experiencias.

Cuando los cambios en el entorno donde el menor se desarrolla se tornan incontrolables para él, se produce un desequilibrio en su estado emocional que trae consigo diversas alteraciones.

El estrés infantil provocado por la prisa de los padres es muy frecuente. No obstante, podemos señalar otras causas del estrés en los niños:

Orígenes sociales

1. Abuso sexual
Violaciones, vejaciones y cualquier otro abuso que implique el sexo y la sexualidad del menor

2. La exposición a desastres naturales
Terremotos, maremotos, tsunamis, huracanes, derrumbes de terrenos, penetraciones del mar… todos los eventos ligados a la naturaleza que se consideren desastres naturales

3. Experiencias desagradables
Cualquier situación que resulte frustrante para el niño. Sustos, discriminación, humillación, entre otras

4. La soledad y el poco roce social
Soledad interior, aislamiento del mundo que le rodea y la poca o ineficiente comunicación con sus semejantes

5. El exceso en las actividades cotidianas
La carga de preparación física e intelectual encaminadas a su futuro desarrollo profesional y el aumento del intelecto. Un horario sobrecargado de cursos que consuman su tiempo libre

6. El maltrato (tanto por sus familiares como por sus compañeros)
Tanto por sus familiares como por sus compañeros

7. El miedo
El miedo a estar solo, miedo al fracaso, al regaño, miedo a perder, a hacer el ridículo. Miedo a los animales, a las personas… cualquier tipo de miedo.

Orígenes escolares

shutterstock_271883822
Haciendo bullying

8. Las burlas de sus compañeros
Las burlas hacia su aspecto personal, su forma de caminar, hablar, pararse. Las burlas por no estar a la altura de los otros ya sea en economía, belleza, inteligencia o cualquier otra cualidad

9. La presión de la escuela
Los exámenes, el cambio de grado, el cambio de escuela, las exigencias del estudio, el sacar mejores notas…

Orígenes familiares

10. Perder y romper objetos
Sea en su propia casa, la escuela o cualquier lugar

11. El nacimiento de un hermano
El nacimiento de un hermano trae consigo cambios trascendentales en un niño. El mejor deja de ser el único pequeño de la casa, deja de tener el 100% de la atención de los mayores y de esto se da cuenta rápidamente

12. Situaciones relacionadas con su salud
Estar enfermo, estar ingresado y todo lo relacionado con practicarse exámenes dolorosos

13. Las exigencias de los mayores
Las exigencias de los mayores para que sea mejor hijo, mejor estudiante, esté más preparado para la vida, sea más cariñoso, etc. Sea siempre más y mejor

14. Un ambiente familiar y social violentos
Golpes, empujones, gritos, el no tener en cuenta sus opiniones y todo tipo de violencia tanto física como psíquica

15. Las malas noticias
El divorcio de los padres, la muerte de amigos y familiares, las mudanzas que dejan atrás su escuela y sus compañeros del aula, el quiebre en la economía doméstica, etc.

Todas estas situaciones pueden generar fases de alteración en el niño y un desequilibrio emocional que le provocan estados de estrés.

El estrés en los niños

shutterstock_211293256
Niño con dolor de cabeza

Síntomas del estrés infantil

Los síntomas del estrés en los niños, según cada paciente, están dados por:

  • Jaquecas
  • Sentimientos de tristeza
  • Dolores de estómago
  • Daños físicos auto provocados
  • Momentos de llanto sin motivo definido
  • Indiferencia
  • Exceso de irritabilidad y violencia
  • Retraimiento
  • Ansiedad
  • Pérdidas urinarias sobre todo nocturnas
  • Trastornos del sueño
  • Sudoración
  • Poca confianza en sí mismos
  • Pérdida de la concentración
  • Sensibilidad
  • Miedo de estar solos
  • Baja autoestima

“Lee sobre cómo aumentar la autoestima de tus hijos en 12 maneras de fomentar la autoestima infantil

Durante la infancia, un ser humano debe afrontar y superar múltiples cambios que le posibilitarán aprender y adaptarse al mundo que le rodea.
Todas estas circunstancias formarán experiencias positivas o negativas de las que se servirá para transitar hacia otra etapa de su vida.

Cada vez que un niño se expone a un nuevo evento, en él se crea un estado de tensión que se considera normal, siempre y cuando sea pasajero y no genere ansiedad al punto de variar su comportamiento y estado físico.

Nuestro consejo

Si observas que tu niño muestra cualquiera de estos síntomas busca la raíz del problema e intenta solucionarlo. Si por cualquier motivo te es imposible o no sabes cómo darle seguimiento al comportamiento de tu hijo pide asistencia especializada.

¿Por qué siempre andamos con prisa?

El tiempo en el mundo moderno

Vayamos a donde vayamos, hagamos lo que hagamos, siempre andamos  con prisa. Hoy  en día, es muy raro encontrar a un ser humano que no tenga apuro para algo.

Frases como: “… Estoy cogido con el tiempo…”; “… Los años pasan volando…”; “… Se me hace tarde para…”; “… El día no me alcanza…” se han convertido en muletillas del lenguaje articulado del siglo XXI, claro está, cada una en su idioma.

Y es que la pandemia de la prisa no tiene remedio. El factor tiempo, hoy, más que décadas atrás, resulta primordial para la toma de decisiones efectivas y tempranas, el aprendizaje, la cumplimentación de objetivos trazados, la realización de necesidades y sueños… en fin.

¿Por qué siempre andamos con prisa?

Te respondo:
Porque queremos hacer más y tener más en menos tiempo.

Aprovechar el tiempo al máximo es una prioridad; y en la puesta en práctica de esa ideología, en incontables ocasiones, olvidamos deberes más importantes como puede ser el deber de todo padre de respetar el tiempo de los niños; sus necesidades y sueños.

Cuando las prisas de los padres se convierten en estrés para los hijos

¿Qué hacer para atenuar el estrés infantil?

Partamos del hecho de que los padres sabemos lo que significa estar estresados, tenemos la ventaja de conocer a nuestros hijos, así que somos, en gran medida, responsables de las etapas de estrés que pueden vivir.

Estando al tanto de todo esto no es erróneo afirmar que, la mayoría de las veces, en las manos de los padres se encuentra la solución del estrés infantil.

Entonces:
¿Qué hacer para atenuar el estrés infantil?

  • Te respondo:
  • Hay que poner más atención a la manera en que afrontamos la vida. Trabajar para vivir y no vivir para trabajar puede ser un buen comienzo.
  •  Pasar más tiempo con nuestros hijos.
  • Facilitar los períodos de juegos de los niños y, siempre que se pueda, compartirlos.
  • Debemos establecer qué ponemos por delante y qué sacrificamos. Valorar si lo sacrificado vale, en verdad, menos que nuestras metas.
  • Posibilitar que los niños se tomen el tiempo necesario para desarrollar cualquier actividad.

Pon en práctica estas 5 técnicas para reducir el estrés infantil.