La negociación en la adolescencia 

Óscar Dorado · 22 septiembre, 2018
La negociación con tu hijo es muy importante para conseguir imponer tu autoridad sin deteriorar la relación con él. En el siguiente artículo, te contamos cómo negociar con tu hijo adolescente y tener éxito en el intento. 

El período de la adolescencia es una de las etapas más delicadas de la vida de los hijos, ya que es un momento en el que comienzan a ser más rebeldes y provocativos con los mayores. De hecho, con los diferentes cambios físicos y psicológicos, además de las frustraciones frecuentes, los adolescentes pueden no ser capaces de asumir sus obligaciones y de comportarse de la manera apropiada.

Ciertamente, si deseas tener un cierto orden en la familia, es necesario saber negociar con tus hijos adolescentes. La tarea parece difícil porque las negociaciones pueden generar conflictos y pueden asustar a muchos padres, por el temor ante la posibilidad de perder la autoridad.

Por ello, lo primero que debes considerar antes de empezar la negociación con un adolescente es que se trata de un proyecto a largo plazo y que requiere de mucho esfuerzo. Sin embargo, esta no es una misión imposible; hay algunos consejos que pueden ser útiles durante la negociación con un adolescente.

¿Cómo gestionar la negociación en la adolescencia ?

A continuación, te contamos algunos aspectos que debes tener en cuenta para lograr con éxito la negociación en la adolescencia. ¡Toma nota!

1. Muestra tu autoridad

Lo primero que has de tener en cuenta al negociar con tu hijo adolescente es siempre mostrar autoridad. Esto significa que debe quedar claro que no se trata de una lucha de poderes de igual a igual. Por ello, es importante marcar los límites que tu hijo no debe pasar en cualquier negociación.

Del mismo modo, existen algunas situaciones innegociables, como podrían ser la hora de levantarse, las visitas a los familiares o la obligación de hacer los deberesImponer tu autoridad es una manera de establecer las prioridades, educar y instaurar unos códigos internos en el núcleo de la familia.

La contención familiar es primordial ante los peligros de un embarazo a temprana edad.

2. Deja claros los límites

Establecer límites no siempre significa prohibirle a tu hijo hacer lo que le gusta, sino principalmente negociar con él. Para negociar un límite, la comunicación y el debate son la mejor manera de llegar a un acuerdo; también deben hablarse de antemano las consecuencias si no se respeta el límite impuesto.

A medida que el adolescente se vuelve más responsable y comprende los riesgos asociados con los límites establecidos, será posible negociar de nuevo algunos de ellos, que siempre deberían ser adecuados para los padres.

“‘No podemos negociar con aquellos que dicen ‘lo que es mío es mío y lo que es tuyo es negociable'”
—John F. Kennedy—

3. Respeta sus elecciones

Para negociar de manera efectiva con tu hijo adolescente, lo que debes hacer es discutir, escuchar y comprometerte. Obviamente, el objetivo clave de una negociación es encontrar un terreno común y demostrarle al joven que tienes confianza en él y que respetas sus opiniones y elecciones.

Es verdad que en ciertos momentos es difícil mantener la calma y escuchar atentamente sus demandas, a veces exageradas. No obstante, tu objetivo principal como madre es ayudarle a tomar las decisiones correctas y respetarlas. Deberás estar armada de paciencia, escucha y respeto.

4. Crea un término medio

El objetivo de la negociación en la adolescencia no es establecer la paz, sino hacer frente a las dificultades para encontrar una solución común. A pesar de las diferencias en las percepciones, es importante encontrar un término medio con tu hijo a través de la negociación.

Asimismo, no debe importarte ceder, siempre que sea para lograr un objetivo. En muchos casos, un paso atrás son dos hacia delante. Si consideras que es positivo para la resolución del conflicto, no dudes en acercar posturas con tu hijo adolescente.

La negociación en la adolescencia requiere de un diálogo maduro y receptivo.

“Si consideras que es positivo para la resolución del conflicto, no dudes en acercar posturas con tu hijo adolescente”

5. Busca un entorno agradable

En último lugar, es aconsejable hallar un entorno agradable para mantener la negociación con tu hijo, ya que es una de las claves para conseguir éxito. Busca un espacio favorable, en el cual no tenga distracciones y se sienta cómodo.

El contexto en el que llevas a cabo la conversación puede determinar los resultados de la tertulia. Por ello, no dudes en escoger un lugar que ayude a otorgar la importancia que el encuentro merece.

Para acabar, recuerda que la negociación en la adolescencia permite a los padres y adolescentes entenderse mutuamente. Aunque habrá retos y luchas por delante en este proceso de negociación, también existe la alegría de ver a tu hijo convertirse en un adulto reflexivo, con quien es posible tener una discusión y un debate razonable.