6 tips para enseñar a los niños a hacer los deberes solos

Si deseas que tu hijo haga los deberes escolares de manera individual, los siguientes consejos pueden ayudarte a lograrlo. ¡Toma nota!

Uno de los pasos que marcan la independencia de los niños se produce cuando aprenden a hacer los deberes solos. Ciertamente, se trata de una responsabilidad y a su vez un importante momento para que los pequeños aprendan a administrar su tiempo.

Como madre, de seguro desearías tener la fórmula mágica para alentar a tu hijo a hacer sus tareas. Por desgracia, ¡no es tan simple! No obstante, debes tener en cuenta que es posible enseñar a los niños a hacer los deberes solos si aplicas algunos métodos. Te contamos más a continuación.

6 tips para enseñar a los niños a hacer los deberes solos

Los siguientes consejos permitirán a los niños finalizar sus actividades escolares de manera individual:

1. Ayúdalos cuando sea necesario

El primer consejo para enseñar a los niños a hacer los deberes solos es mostrarles en todo momento la voluntad de querer ayudarles siempre y cuando lo necesiten. Esto les dará confianza para dar el primer paso y poder avanzar con aquellos ejercicios que requieran de menor dificultad.

La ayuda y el apoyo siempre deben ser dados tranquila y con alegría. Recuerda hacer comentarios positivos para que el niño no asocie las tareas de manera negativa.

El comienzo de la autonomía depende en gran medida de la edad del niño; siempre debes acompañarlo para ofrecerle una metodología que se adapte a él. En lugar de darle las respuestas, lo mejor es ayudarlo a responder preguntas usando el conocimiento que ha aprendido.

2. Mantente positivo

Es una realidad: el niño aprende mucho de sus padres. Ellos, siendo positivos y entusiastas sobre los nuevos conocimientos adquiridos, deben alentarlo a perseverar a pesar de las dificultades. Asimismo, es bueno motivar al pequeño a hacerlo mejor y felicitarlo cuando se esfuerce.

La ayuda es fundamental para enseñar a los niños a hacer los deberes solos.

En aquellas situaciones complicadas, te recomendamos que no muestres tu desánimo o exasperación, ya que esto puede socavar la motivación del niño.

3. Debes ser el principal motivador

De hecho, la actitud de los niños hacia el trabajo escolar tiende a ser más positiva cuando sus padres se involucran. Además, cuanto más competentes se sienten los padres para apoyar a sus hijos en su aprendizaje, más positivas y apropiadas son sus intervenciones.

Al infundir el placer de enseñar al niño, el padre le ayuda a desarrollar la motivación y la confianza en sí mismo. ¡Y todos ganan!

“El objetivo de la educación es preparar a los jóvenes a educarse a ellos mismos para el futuro”
—Robert M. Hutchins—

4. No presiones al niño

Si deseas enseñar a los niños a hacer los deberes solos, lo primero que debes saber es que los más pequeños no saben trabajar bajo presión o ansiedad. Por ello, debes intentar no presionarles, sin quitarle importancia a las tareas.

Por ejemplo, no es indicado atacar al niño con frases como: “Aún no has acabado” o “Debes hacerlos ya, que son para mañana”. Ten en cuenta que puede ser contraproducente hacerlo y estas palabras generan bloqueo en el pequeño.

Asimismo, es necesario inculcarle la importancia de que llegue hasta donde pueda de forma consciente y aprendiendo, en lugar de hacerlo todo rápido y mal. Como madre, debes ayudarle a asumir con tranquilidad las consecuencias que supone el hecho de no hacer las cosas tiempo y alentarle para que no suceda en el futuro.

5. Designa áreas específicas para la tarea y el estudio

Es aconsejable designar áreas concretas para el estudio. Las posibilidades incluyen la habitación del niño, la cocina o la mesa del comedor, con el objetivo de eliminar todas las distracciones que sean posibles.

Para ello, es esencial contar con unos escritorios que tengan el espacio suficiente para distribuir los materiales necesarios, tales como lápices, bolígrafos, papel, libros y otros elementos esenciales.

Puedes animar al pequeño a que use un pequeño libro o libreta donde pueda anotar las tareas, de modo que no exista confusión sobre cuándo deben ser entregadas al maestro.

Enseñar a los niños a hacer los deberes solos es bueno para su autonomía.

6. Organización

Si deseas que tu hijo sea organizado, debes invertir el tiempo suficiente para ayudar al pequeño a aprender un sistema de organización. Como madre, el trabajo consiste en enseñar un buen método; debes proporcionar dirección y corrección cuando sea necesario.

Asimismo, si consideras que el niño necesita ayuda con la gestión del tiempo, debes mostrarle las habilidades, ayudándole a aprender lo que significa priorizar según la importancia y la fecha de vencimiento de cada tarea.

En definitiva, no puedes obligar a tus hijos a hacer nada, y mucho menos a hacer las tareas del colegio. En cambio, la idea debe ser establecer límites, respetar sus elecciones individuales y ayudar a motivarlos.

Categorías: Responsabilidades y valores Etiquetas:
Te puede gustar