La ansiedad matemática en los niños

Históricamente, las matemáticas han causado temores y preocupaciones en alumnos y graduados. Sin embargo, cuando esto se vuelve excesivo e infundado, puede tratarse de algo más serio; es el trastorno denominado ansiedad matemática.

La ansiedad matemática en los niños es un trastorno bastante frecuente. Lo que les ocurre es una sensación de presión intensa y mucho nerviosismo al tener que realizar operaciones matemáticas en público. Aunque se trate de una multiplicación sencilla, tanto pequeños como adultos simplemente no pueden tolerarlo.

La particularidad de la ansiedad matemática en los niños y adultos es que no distingue de coeficiente intelectual. Puede ocurrirle tanto a un infante que apenas da sus primeros pasos en ese campo como a alguien con un título universitario bajo el brazo.

Podría considerarse como una especie de fobia a los números. Lejos de ser “fenómenos extraños”, quienes la padecen deben saber que existen amplios estudios científicos sobre esta condición psicológica.

No solamente les ataca este miedo ante cálculos dignos de una pizarra de una clase de ingeniería; por el contrario, un lugar muy común donde florece es en los restaurantes, al momento de dividir la cuenta.

¿Que síntomas tiene la ansiedad matemática?

Un individuo puede notar que sufre este problema cuando detecta los siguientes signos:

  • Manos y frente sudorosas.
  • Temblor en el pulso.
  • Dificultad para respirar y hablar.
  • Inquietud e impaciencia.
  • Imposibilidad absoluta para concentrarse y mantener la calma.

Incluso se ha publicado que el cerebro libera cortisol, la hormona del estrés, cuando se enfrenta a esta situación. Lo curioso, además, es que se activan las mismas regiones del cerebro que funcionan cuando la persona resulta herida.

En los niños, la ansiedad matemática se manifiesta muchas veces en forma de rechazo. No estarán dispuestos a realizar las consignas que se les soliciten. Tampoco mostrarán predisposición para sobreponerse a esa dificultad para aprender. Es más, también puede afectar a chicos con buen rendimiento en esta asignatura.

Las horas de clase son muy incómodas para los niños que padecen ansiedad matemática.

Causas de la ansiedad matemática en los niños

En primer lugar, es conveniente señalar que no debe confundirse la ansiedad matemática con la discalculia. Esta última hace referencia a una dificultad del aprendizaje en el campo matemático en sí, pero no a una aversión de la persona hacia este.

Sobre las causas, todavía no se han determinado los motivos por los que las matemáticas resultan más conflictivas que otras asignaturas. Algo que sí es seguro es que los niños la ven como una amenaza; una suerte de prueba a la que, tarde o temprano, deberán enfrentarse y tratar de salir airosos.

Por este motivo se activa en ellos la amígdala, una glándula que actúa cuando una persona se siente cercana al peligro. Una explicación puede ser tener miedo a fallar en una prueba.

Si bien esto puede darse en otras materias, las matemáticas tienen una particularidad: es que no hay grises ni maneras de “maquillar” una respuesta para disimular nuestro desconocimiento. Solo hay dos opciones: bien o mal. Por lo general, además, también hay un camino claro para llegar a ella.

Por otro lado, también puede haber algo de falta de autoestima. Es decir, el niño sabe que puede hacer los cálculos bien, pero desconfía de su capacidad para no cometer ningún error en el proceso.

Otros orígenes de este trastorno pueden encontrarse en la inseguridad o incapacidad del profesor para transmitir conocimientos de manera segura. También puede tratarse de una mala transmisión por parte de los padres, ya sea por padecerlo también o por poner demasiada presión sobre sus pequeños.

“Las matemáticas tienen una particularidad: no hay grises ni maneras de “maquillar’ una respuesta para disimular nuestro desconocimiento”

¿Cómo lidiar con la ansiedad matemática en los niños?

Generalmente, quienes buscan superar este miedo recurren a terapia psicológica. En el caso de los niños, serán los padres quienes deban propiciar e impulsar este tratamiento. Por eso es tan importante que se involucren y estén pendientes del avance de sus hijos en la escuela.

La terapia de aversión es un recurso frecuente para enfrentarla. Esta consiste en enfrentar el miedo para aprender a superarlo.

La ansiedad matemática en los niños se manifiesta en forma de rechazo hacia esta materia.

Se trata de un método que puede aplicarse incluso en casa de manera sencilla. ¿Cómo? Tan solo siéntate al lado de tu hijo y dile que tú también tienes cálculos que hacer. Así podrás ayudarlo tú a él y después pedirle que sea él quien te ayude, de manera que juntos superéis ese temor infundado que lo paraliza.

Para muchos puede sonar como algo poco importante o como un trastorno de trascendencia menor. No obstante, algunos estudios lo caracterizan como “epidemias” en países, incluido España. Además, por supuesto, las fobias no son para nada agradables para quienes las sufren.

Entonces, si ves que tu hijo tiene un rechazo infundado por los números y las cuentas, evalúa si no se trata de un caso de ansiedad matemática. Si es así, no dudes en realizar una consulta profesional para sacarlo de ese problema cuanto antes.

Categorías: Psicología infantil Etiquetas:
Te puede gustar