La musicoterapia con niños autistas

Corina González · 4 junio, 2018
La música, cuando se emplea como terapia en niños autistas, arroja excelentes resultados. Ambos hemisferios del cerebro procesan el sonido, lo que ayuda a controlar el comportamiento de aislamiento y temperamento explosivo en este trastorno.

Las virtudes terapéuticas de la musicoterapia con niños autistas se extienden en los dos hemisferios cerebrales. El motivo es que ambos intervienen en su procesamiento, lo que contribuye a relajar y reducir tensiones.

Es asombroso el poder que posee la terapia musical. Por ejemplo, puede disminuir las respuestas fisiológicas al estrés, además de incrementar la producción de endorfinas, que son analgésicos producidos por el propio organismo.

Actualmente, la musicoterapia ofrece resultados efectivos en tres áreas claves de la medicina:

  • Dolor, ansiedad y depresión.
  • Impedimentos mentales, emocionales y físicos.
  • Trastornos neurológicos.

Esta última área se destaca entre las otras porque la base neurológica de las respuestas a los estímulos musicales es sólida; es por ello que la musicoterapia con niños autistas es uno de los métodos educativos que más se usa y resulta eficaz.

Uno de cada diez niños autistas muestra habilidades excepcionales para la pintura, matemática, memorización y música, dependiendo del tipo de autismo.

En algunos de ellos, se observan grandes dotes en estas habilidades. No obstante, también pueden mostrar facilidad para otras, como por ejemplo: expresarse con fluidez, demostrar agudeza mental, hablar en voz alta y conversar con elocuencia sobre sus intereses.

Ante los múltiples problemas que padecen los niños con este trastorno neurológico, se utiliza la música como terapia con la finalidad de reducir los síntomas asociados a la conducta y movimientos rutinarios o repetitivos.

Beneficios de la musicoterapia con niños autistas

La musicoterapia presenta las siguientes ventajas para estos pequeños:

  • Mejora en el proceso de comunicación.
  • Desarrollo de la creatividad en cualquiera de sus campos.
  • Comprensión de la lectura y escritura.
  • Reducción de comportamientos de agresividad e ira.
  • Aumenta significativamente la atención.
  • Relación afectiva con las personas que lo rodea.
  • Disminución eficaz en los estados de ansiedad.
La musicoterapia con niños autistas es un tratamiento con muchos beneficios.

Los niños con autismo no perciben sentimientos reflejados en expresiones faciales o tonos de voz como lo hacen otros pequeños; son estos los casos en los que la musicoterapia incentiva y estimula la comunicación a través de gestos o expresiones.

Aparte del goce que produce la musicoterapia en los niños con dicho trastorno, puede ayudar también en la vida cotidiana del padre o madre. Por eso, sería beneficioso aplicar este método.

Sin embargo, es importante resaltar que no todos los casos son iguales. Algunos chiquillos pueden poseer destrezas y habilidades más desarrolladas que otros con diferente tipo de autismo.

El autismo que se caracteriza la incapacidad del niño para hablar y relacionarse hace que no participe en juegos de rol, no preste sus juguetes o que se resista a cambios de hábitos ya que son metódicos en sus actividades.

Atención de parte de un especialista

Es imprescindible una evaluación exhaustiva por parte del especialista, ya que él indicará, de acuerdo a las necesidades del pequeño, si requiere las terapias musicales. Se debe tener en cuenta que lo que para un niño es beneficioso puede no serlo para otro; por ello es necesaria la evaluación médica.

Una vez diagnosticada la musicoterapia con niños autistas como un tratamiento factible, se comenzarán a potenciar y restaurar las funciones básicas y vitales del pequeño.

De esta manera, se podrá satisfacer las necesidades de índole cognitivo y afectivo, así como las físicas y sociales, entre otras. Así, se logrará una adecuada integración del niño a cualquier grupo social.

“En niños con autismo, se utiliza la música como terapia con la finalidad de reducir los síntomas asociados a la conducta y movimientos rutinarios o repetitivos”

Otros alcances de la musicoterapia con niños autistas

Con la ayuda de la terapia musical, el pequeño logrará potenciar su desarrollo del lenguaje, por lo que mejorará notablemente en su comunicación.

Luego de la implementación de la musicoterapia como tratamiento, los niños se sienten incentivados emocionalmente. Pueden, entonces, estar en contacto con todas aquellas personas de su entorno, que, por lo general, tienden a rechazar.

La musicoterapia con niños autistas es uno de los métodos educativos que más se usa y resulta eficaz.

Otro aspecto positivo que ofrece la musicoterapia es que, mediante el uso de instrumentos musicales variados, aumenta el conocimiento y la percepción de su cuerpo. Esto quiere decir que aprende a conocerlo y a emplear sus partes, como por ejemplo la boca, las manos, los dedos y los brazos.

Con esto último, el niño toma conciencia sobre los mecanismos que producen el funcionamiento del cuerpo humano. Además, se estimulan procesos neurológicos como la comprensión, la simbolización y el aprendizaje de pautas.

Las personas con autismo no son tan pocas como se piensa habitualmente. Este trastorno neurológico se observa en todos los estratos sociales y afecta a 1 de cada 300 personas.

No es considerada una enfermedad rara, sino por el contrario, un apremiante problema de salud pública. No obstante, gracias a métodos educativos como la musicoterapia, se puede ayudar a quienes lo padecen a incorporarse a grupos sociales.