La lactancia y los beneficios para la madre

Francisco María García · 20 noviembre, 2017
A través de la lactancia materna el bebé recibe todos los nutrientes que necesita para su correcto desarrollo. Pero las ventajas no se restringen solo a los beneficios que recibe el bebé, sino que la lactancia tiene efectos muy positivos también para la madre. Así, el riesgo de padecer cáncer de mama, de útero y de ovarios se ve ampliamente disminuido en mujeres que mantienen la lactancia.

Al hablar de la lactancia materna se cree que el bebé es el único posible beneficiado. Y sí, recibe todos los nutrientes y anticuerpos que necesita en los primeros meses de vida. También el contacto, la sensación de seguridad que la madre le proporciona y otro sinfín de aspectos positivos. No obstante, la verdad es que la lactancia y los beneficios para la madre son tan importantes que extienden sus ventajas a todo el entorno familiar.

La lactancia y los beneficios para la madre

La leche materna cubre todos los requerimientos nutricionales del recién nacido. Contiene las proteínas, minerales, vitaminas, grasas y carbohidratos en la proporción adecuada para la capacidad digestiva del niño. Su textura y consistencia permiten igualmente su asimilación y eliminación correcta.

Esta leche materna es un alimento natural, vivo y fácil de digerir. Contiene también los fermentos, antitoxinas, suero y otras sustancias que solo han requerido del proceso natural del cuerpo humano para conformarse y no precisan de ningún medio extra para llegar directo al sistema digestivo del bebé.

La leche materna posee todos los nutrientes que el bebé necesita.

A través de la lactancia materna se crea el primer y más importante vínculo entre la madre y el hijo. Esta brinda una experiencia única para la madre y el niño, creando una conexión física y emocional especial y poderosa.

Se debe entender que la lactancia y los beneficios para la madre son a corto y largo plazo muy significativos para su salud. Se han encontrado coincidencias entre el tiempo de lactancia y la disminución de hasta cuatro veces el riesgo de padecer cáncer de mama, de útero y ovarios, al igual que múltiples infecciones de las vías urinarias.

Retrasos en la ovulación

Cuando la madre está amamantando se producen una menor cantidad de estrógenos. Ello provoca que se retrase la ovulación por el tiempo que la mujer esté amamantando, y por consiguiente no les viene la menstruación. En cambio, las mujeres que optan por alimentar artificialmente al bebé vuelven a menstruar entre las seis y ocho semanas después del parto.

El no tener la menstruación durante meses provoca que se mantengan los niveles de hierro altos, previniendo así la anemia y mejorando la calidad de la leche.

Al retrasar la ovulación, la lactancia se convierte en un anticonceptivo natural efectivo en un 98-99% en los primeros seis meses del postparto. Ello le permite al cuerpo una recuperación más efectiva y rápida. La duración depende del tiempo que se amamante y la cantidad de leche que consuma el bebé.

Influencia de las hormonas

La lactancia y los beneficios para la madre son también hormonales. Al incrementarse los niveles de la hormona oxitocina, esta le ayuda a reducir el sangrado postparto y a contraer el útero para su pronto regreso al tamaño habitual. De esta manera ayuda a que el cuerpo vuelva a la normalidad más pronto.

Al elevarse los niveles de oxitocina mientras se está lactando, la madre será menos propensa a padecer depresión postparto. Esto se relaciona con el surgimiento de sentimientos positivos como el amor y la felicidad, lo que favorece la creación de una mayor conexión entre la madre y el hijo.

La oxitocina tiene un efecto calmante que se manifiesta al reducir la respuesta al estrés. Así ayuda a la madre en la adaptación a su nuevo rol, quitándole la ansiedad, angustia y nerviosismo que esto le produzca. Esto significa que las mujeres lactantes son menos propensas a sufrir cualquier tipo de secuela depresiva. Entre otras cosas, debido al contacto directo con el proceso alimenticio del bebé.

“El no tener la menstruación durante meses provoca que se mantengan los niveles de hierro altos, previniendo así la anemia y mejorando la calidad de la leche”

Con la lactancia se produce la remineralización ósea, que aumenta los niveles de calcio en la sangre. Lo que favorece la prevención de osteoporosis y artritis. Durante el embarazo los huesos se debilitan, ya que los nutrientes van primero al bebé.

La lactancia materna comporta numerosas ventajas tanto para la madre como para el bebé.

Otras ventajas asociadas a la lactancia materna

Otro de los beneficio más obvios es el que se relaciona con el factor económico, ya que la leche materna es gratis y está disponible para el bebé a la temperatura adecuada. Y ello sin necesidad de biberones y procesos de esterilización, libre de bacterias y gérmenes en el momento en que el bebé lo disponga y la cantidad que necesite.

La lactancia y los beneficios para la madre también son estéticos. Al amamantar la mujer consume entre 450 – 500 calorías al día, lo que le permite perder el peso ganado en el embarazo más rápidamente. Ello ayudará a recuperar su silueta tras el parto.

Se ha comprobado que el hecho de amamantar reduce a largo plazo el riesgo de hipertensión en la madre. Como se puede observar, la lactancia y los beneficios para la madre son numerosos e importantes a nivel físico, emocional y económico.