¿La inteligencia se hereda de la madre?

Macarena · 15 mayo, 2016
Aún no puedes creer lo listo que es tu niño. Pero, ¿sabes a quién se lo debe? ¡Nada menos que a ti! ¿Qué dice la ciencia sobre la inteligencia de los pequeños?

“De tal palo, tal astilla” reza el viejo dicho popular, pero debería considerarse cambiarlo por “De tal madre, tal inteligencia”, pues la ciencia sembró una gran polémica tras demostrar que los niños heredan la inteligencia de sus madres.

Lo sentimos por los queridos padres lectores de Eres Mamá. Pero, aunque sus hijos tengan una réplica de sus rasgos faciales, la inteligencia suele ser un mérito exclusivo de la mamá. Sí, ¡otro mérito más para aquellas mujeres que logran nada menos que el milagro de la vida!

Los investigadores comprobaron que las mujeres transmiten los genes relacionados con la inteligencia a través de los denominados “genes condicionados”, que tienen una etiqueta bioquímica que rastrea su origen y, si provienen de la madre, funcionan. En cambio, si se originan en el padre, se silencian.

La inteligencia de tu hijo, un legado materno

Siempre se supo que la inteligencia tiene un claro componente hereditario. Sin embargo, diferentes investigaciones recientes probaron que los niños heredan la inteligencia materna puesto que estos genes se encuentran en el cromosoma X, aportado por las mujeres.

Según un estudio de la Universidad de Cambridge, los genes maternos contribuyen al desarrollo de los centros de pensamiento del cerebro. Además sostiene que las niñas tienen mayores probabilidades de heredar la inteligencia de la madre en tanto heredan dos cromosomas X, mientras que los niños solo uno.

Asimismo, las células de los genes paternos se acumulan en las regiones del cerebro emocional que forman parte del sistema límbico, encargado de garantizar la supervivencia apelando a funciones como el sexo, la alimentación y la agresividad.

No obstante, no hay ninguna célula de los padres en la corteza cerebral, lugar donde se desarrollan las funciones cognitivas más avanzadas como la inteligencia, el pensamiento, el lenguaje y la planificación. Por el contrario, en ese espacio, solamente se encontraron las femeninas.

Nuevos estudios sobre la inteligencia infantil

Recientemente, investigadores de la Universidad de Ulm (Alemania) estudiaron los genes involucrados en los daños cerebrales y descubrieron que aquellos relacionados a habilidades cognitivas se encontraban en el cromosoma X.

Sin embargo, el resultado más interesante en torno a este tema proviene de Estados Unidos. Allí se llevó a cabo un estudio en el que se entrevistó aproximadamente a doce mil jóvenes de entre 14 y 22 años teniendo en cuenta desde el color de piel y su educación hasta el nivel socio-económico.

9b6eea083dac8155a17998989ac0e040

Con esta minuciosa investigación, arribaron a la conclusión de que el mejor predictor de la inteligencia era el Coeficiente Intelectual de la madre. Para ser más precisos, estos científicos lograron comprobar que el C.I. de los jóvenes se apartaba solo una media de 15 puntos del materno.

Explicaciones más allá de la genética

Otro grupo de estudios revela que la madre desempeña un rol importante en el desarrollo intelectual de sus hijos. ¿Cómo? Nada menos que a través del siempre bien ponderado contacto físico y emocional. Incluso algunas investigaciones relacionan directamente al apego con la inteligencia.

Así, los investigadores de la Universidad de Minnesota encontraron que los niños criados mediante un apego seguro desarrollan un juego simbólico más complejo a edades tempranas. También se demostró que son chicos más perseverantes y muestran menos frustración al resolver problemas.

Esta idea se sostiene en la seguridad que el apego le da a los niños a la hora de explorar y la confianza para resolver problemas sin desanimarse. Además, estas madres suelen proporcionar a sus hijos diferentes niveles de ayuda ante los obstáculos, contribuyendo a estimular sus potencialidades.

Por otro lado, la Universidad de Washington comprobó la importancia de la relación afectiva para el desarrollo del cerebro: el amor y apego materno es fundamental para el crecimiento de algunas partes del cerebro.

8d98fc1be32f4426cc1c18139e1c52fd

El estudio muestra que cuando la madre apoya emocionalmente a su hijo y satisface adecuadamente sus necesidades intelectuales y emocionales, el hipocampo de estos pequeños es un 10% mayor que el de los menores con mamás distantes emocionalmente.

La inteligencia debe trabajarse

Vale aclarar que la inteligencia no solo se hereda sino que también se trabaja, lo cual requiere de cierta estimulación. Y aquí cabe otro mérito materno más, dado que generalmente son quienes estimulan a sus bebés y niños a desarrollarla.

Un pilar de la inteligencia radica en la alimentación y, justamente, desde el momento en que la madre da el pecho a su bebé, comienza a nutrirlo y a estrechar un lazo único. Por ello hay teorías donde se sostiene que aquellos niños que fueron amamantados más tiempo, son más inteligentes y exitosos.

También la mamá tiene una influencia enorme en el desarrollo de la inteligencia desde el momento en que su hijo se encuentra en el vientre, momento desde el cual comienza a ser estimulado a través de diferentes estilos de música o ingiriendo nutrientes importantes para tal desarrollo.

Ahora que conoces estos reveladores datos ya sabes que debes agradecer a tu madre por ser tan inteligente, y no debes de extrañarte por lo listo que es tu pequeño. Después de todo, la criatura tiene a quien salir.