Bebés descalzos: ¿más felices e inteligentes?

Macarena · 16 abril, 2016

Tu hijito se quitó los zapatos y ahí estás tú, otra vez renegando con lo que es una de las preocupaciones y enojos más frecuentes de las madres. Sin embargo, la ciencia sostiene que tu pesadilla coarta el crecimiento de los chicos. Mas, ¿qué se ha investigado respecto a los bebés descalzos?

En principio se habla de tres principios básicos: libertad, felicidad e inteligencia. De este modo, este polémico estudio que dio la vuelta al mundo echa por tierra la tendencia de calzar precozmente a los pequeños y destierra enquistados mitos como el resfriado, la educación y cuestiones físicas.

La investigación se titula “Podología preventiva: bebés descalzos, igual a niños más inteligentes” y fue impulsada por la Universidad Complutense de Madrid, España. Se sienten cómodos y felices, pueden explorar y desarrollarse correctamente, ¿por qué no dejarlos descalzos?

¿Qué dice la ciencia?

“El movimiento físico y el estimulo sensorial del bebé a través de los pies descalzos es factor de aceleración de maduración, del desarrollo propioceptivo y del desarrollo intelectual del niño”, indica Isabel Gentil García al inicio del informe.

Asimismo, a lo largo de esta investigación se critica la venta y publicidad de calzado para “preandantes”, en la misma medida que se ataca la excesiva recomendación pediátrica de calzar a los bebés, un acto aparentemente necesario solo para abrigar los pies.

Gentil García advierte que, al tapar el pie del chico, se lo priva tanto de toda información táctil como de la percepción de posición y movimiento del cuerpo en relación con el espacio. Según la experta, los bebés descalzos aceleran la maduración de las habilidades motoras, además de la coordinación visual y manual.

Así, a través de un enfoque interdisciplinar, enfatiza lo importante de dejar a los bebés descalzos y sostiene que los pies representan una vía que informa al bebé sobre su mundo exterior, conociendo entonces diferentes superficies y texturas.

0310b624b5b2e6d0745c644ddc859138

El rol de los pies en esos bebés descalzos

Desde el ámbito de la neurología indican que los pies de los bebés son más sensibles al tacto que la mano hasta los diez meses, por lo que durante esos primeros meses de vida los pies cumplen una función esencial: experimentación y conocimiento del bebé mediante el contacto táctil.

Por eso mismo, el artículo de la Universidad madrileña aboga con insistencia por dejar a los bebés descalzos, dado que al calzarlos, se los priva de información perceptiva útil capaz de jugar un papel destacado en el sistema nervioso central.

Según las etapas de desarrollo de la inteligencia desarrolladas por Piaget, en el estadío sensomotriz es importante la manipulación, el movimiento y la organización de la información sensorial puesto que brindan una primera noción del yo, del espacio, del tiempo y de la causalidad.

Por este motivo se habla de los pies como verdaderos receptores privilegiados que contribuyen a un mejor desarrollo de la inteligencia del bebé, la cual es fruto de una compleja interacción entre el ambiente y el organismo en tanto que uno de los factores ambientales más interviniente es el autoconocimiento del propio cuerpo.

Además, los bebés descalzos que apoyan sus pies en todo tipo de superficies -incluso aquellas irregulares-, gozan de un mejor desarrollo muscular, dado que no cuenta con peso adicional a su cuerpo y gana en movimientos libres, lo cual garantiza un mayor control de su cuerpo.

Bebés descalzos, ¿para qué?

A todos los niños les encanta andar descalzos, tanto como estar desnudos, independientemente de las consecuencias que ésto pueda ocasionar en su salud, lo cual es la principal preocupación de los padres. Sin embargo, ésta costumbre no solo obedece a la comodidad del niño sino que también ofrece muchos beneficios:

  • Aumenta su autoconocimiento mediante la observación de los movimientos de sus dedos, el tacto y el olfato de la planta de sus pies.
  • Colabora en la formación del arco de la planta del pie, evitando el pie plano.
  • Facilita y estimula la caminata en los niños.
  • Brinda experiencias sensoriales al pequeño.
  • Evita bacterias y sudoración, por lo cual aleja hongos, callos y mal olor en los pies.
0e98f15a80f27645632f496c4d8b4391

Bebés descalzos, niños más libres, inteligentes y felices

Los adultos suelen ponerse nerviosos al ver bebés descalzos, aunque los niños aman andar despojados de todos tipo de prendas. Precisamente, este estudio trae tranquilidad en torno a esta preocupación al demostrar que estos menores son más felices andando libres por la vida.

La investigación afirma que los bebés descalzos tienen un contacto más profundo con su entorno y perciben el mundo de otra manera. Al mismo tiempo, estos chicos descubren su cuerpo y lo conocen de una forma distinta en tanto lo ocupan para sentir el exterior.

“En el punto inicial del desarrollo de la inteligencia no existe una diferencia entre el yo y el mundo externo, se da todo en un bloque”, indican los especialistas. Pero, en ese “bloque” el preandante debe explorar y sentir directamente las texturas como parte de su aprendizaje.

Y tú, ¿conocías la importancia de permitir a tu hijo permanecer descalzo? Conociendo esta información, ¿dejarás de lado esos hermosos zapatitos que pensabas colocarle a tan corta edad? ¿Qué opinión te merece este estudio científico?