¿Qué es la infertilidad masculina? - Eres Mamá

¿Qué es la infertilidad masculina?

Ante la incapacidad de una pareja para tener hijos la probabilidad de que sea un problema de infertilidad masculina es casi similar a que se trate de un problema infertilidad femenina. La buena noticia es que la mayoría de los casos de infertilidad masculina se pueden resolver.

Entre el 10% u el 15% de las parejas no será capaz de lograr un embarazo después de un año de relaciones sexuales sin protección. En este grupo, en una de cada tres parejas el hombre tendrá problemas de fertilidad. Un proporción similar tendrán problemas para concebir debido a la infertilidad de la mujer. En el tercio restante la infertilidad se deberá a causas de difícil causa o diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la infertilidad masculina?

La infertilidad masculina es diagnosticada por un análisis de semen. Esta prueba es relativamente simple. El laboratorio mide la cantidad de esperma y el número de espermatozoides, y evalúa su forma y el movimiento. Para que los resultados sean fiables y concluyentes deberían realizarse tres análisis diferentes.

La mayoría de las veces, un análisis del semen básico es todo lo que se necesita para el diagnóstico de la infertilidad masculina. Sin embargo, puede que sea necesario realizar pruebas adicionales, como examen físico general de un urólogo, un análisis de semen más específico que incluya pruebas genéticas de los espermatozoides en busca de anticuerpos y la evaluación de los espermatozoides inmóviles para ver si están vivos o no.

Además, puede ser necesario la realización de análisis de sangre para comprobar los niveles de hormonas, por lo general de FSH y testosterona, pero a veces también de LH, estradiol o prolactina. También se puede realizar un cariotipo genético si el problema que se da es de aborto involuntario recurrente.

También se puede realizar pruebas de ultrasonidos, análisis de orina tras la eyaculación para comprobar si hay eyaculación retrógrada, una biopsia testicular o una vasografía.

espematozoide

Síntomas de la infertilidad masculina

Si una pareja no consigue concebir después de un año de relaciones sexuales sin protección, tanto el hombre como la mujer deben ser evaluados.  A diferencia de la infertilidad femenina, donde los períodos irregulares pueden hacer alusión a un problema, síntomas obvios no son comunes con la infertilidad masculina.

En algunos casos se pueden sospechar problemas hormonales, por ejemplo, si el varón tiene un crecimiento anormal del cabello, disminución de la libido u otros indicios de disfunción sexual.

Los factores de riesgo para la infertilidad masculina incluyen la obesidad, la edad (a partir de los 40 años), una infección actual o anterior de una enfermedad de transmisión sexual, fumar o consumir alcohol. Algunos medicamentos también pueden afectar la fertilidad de los hombres.

Causas de la infertilidad masculina

Entre las posibles causas de la infertilidad masculina se encuentran las siguientes:

  • Azoospermia: Ausencia total de espermatozoides
  • Oligospermia: Conteo bajo de espermatozoides
  • Teratozoospermia: Forma anormal de los espermatozoides anormales
  • Astenozoospermia: Problemas con el movimiento de los espermatozoides
  • Necrozoospermia: Esperma completamente inmóvil. Los espematozoides pueden estar vivo y no se moverse o puede que estén muertos.
  • Problemas con la entrega de esperma debido a una disfunción sexual, una obstrucción o eyaculación retrógrada.
  • Problemas con las erecciones u otros problemas sexuales

Además, hay diversas causas que pueden provocar estos problemas de infertilidad masculina. La causa más común de infertilidad masculina es el varicocele. Un varicocele es una vena varicosa que se encuentra en el escroto. El exceso de calor causado por la vena puede conducir al bajo conteo de esperma y al deterioro del movimiento del esperma.

Resultados del análisis de semen

Algunas causas de la infertilidad masculina son tratables o corregibles por medio de cirugía. Los diferentes tratamientos pueden incluir tratamiento con antibióticos en los casos de infección, corrección quirúrgica para eliminar un varicocele, revertir una vasectomía, o reparar una obstrucción del conducto o medicamentos de fertilidad para mejorar la producción de esperma .

En los casos en los tratamientos anteriores no tengan éxito, o cuando se desconoce o es  tratable la causa de la infertilidad masculina se puede recurrir a la inseminación artificial o a la fecundación in vito. El tratamiento de inseminación intrauterina consiste en transferir el esperma a través del cuello uterino. Se suele utilizar comúnmente en los casos de recuento bajo de espermatozoides o cuando esto son de baja calidad. Si esto no tiene éxito o la mujer también tiene problemas de fertilidad se puede recurrir a la fecundación in vitro.

fecundacion-artificial

En algunos casos, el médico puede recomendar un procedimiento conocido como la inyección intracitoplasmática de espermatozoides, que consiste en consiste en la fecundación de los ovocitos por inyección de un espermatozoide en su citoplasma mediante una micropipeta, previa obtención y preparación de los gametos con el fin de obtener embriones que puedan transferirse al útero materno.

Si los espermatozoides no aparecen en la eyaculación pero se constata que se están produciendo, el médico puede ser capaz de tomar los espermatozoides directamente de los testículos o de la vejiga (en los casos de eyaculación retrógrada) y usar estos espermatozoides para fertilizar un óvulo en el laboratorio. Esto se realiza como parte de un tratamiento de fecundación in vitro. Si esto no es posible queda la opción de usar esperma de un donante.