La importancia de la educación emocional

Agetna · 31 mayo, 2016

La educación emocional o inteligencia emocional es la cualidad humana que nos permite controlar los diversos sentimientos que afloran según las situaciones en las que nos encontremos. Aun cuando a primera impresión alguien considere que no hay que enmascarar aquello que sentimos y menos contenerlo y ocultarlo, sino sacarlos a la luz toda vez que surge porque es la base de la sinceridad y la naturalidad, tampoco está bien comportarnos como meros animales que actúan según su instinto básico.


Nuestra especie es superior a otras por la particularidad de ser civilizada. Vivimos en sociedad, y las leyes que rigen la convivencia están sustentadas en la buena educación, las normas de cortesía y la tolerancia hacia nuestros iguales.

¿Cómo educar emocionalmente a un niño?

Los padres educamos emocionalmente cuando enseñamos al niño a manejar de manera positiva sus emociones, sobre todo, las que surgen a partir de las relaciones sociales.

La inteligencia emocional es una efectiva manera de llevarnos bien tanto con quienes conocemos como aquellos que nos son ajenos; y si sabemos comportarnos e interactuar dentro del mundo en el que vivimos estamos habilitados para ser exitosos.

globos_emociones-1024x675

Para enseñar educación emocional a tu hijo y prepararlo para vivir en sociedad, desde hoy, debes hablarle sobre:

  • La empatía
  • El raciocinio
  • La asertividad
  • La perseverancia
  • La motivación
  • La cortesía
  • El respeto
  • La gratitud
  • La disciplina
  • El altruismo
  • El afecto
  • La tolerancia
  • La sinceridad

A continuación te ampliamos sobre 4 que consideramos fundamentales.

La empatía

La empatía es la cualidad humana que posibilita que nos pongamos en el lugar del otro. Es la capacidad cognitiva que nos da la habilidad de percibir como si fuera en carne propia todo lo que otra persona puede estar sintiendo.

Para enseñarle a tu hijo a ser empático debes preguntarle cómo se sentiría si otro niño se burlara de sus cualidades físicas delante de la clase, tal y como a él le gusta hacer; o explícale por qué debe ir a visitar y jugar con el vecinito que acaba de perder a su mascota.

La asertividad

La asertividad es el comportamiento que nos conduce a comunicarnos abiertamente con los demás, a ser sinceros, directos, claros y a no someternos a las convicciones ajenas si no las compartimos. Sin embargo, es fundamental que sepas y le inculques a tu hijo, que ser asertivo no es agredir o perjudicar cuando los otros no tienen iguales pensamientos, sentimientos o ideas a las nuestras. La asertividad se basa en defender nuestros derechos pero siendo totalmente respetuosos, sin ofender ni herir.

inteligencia-emocional

Si quieres enseñar a tu hijo a ser asertivo primero que todo debes inculcarle la importancia de estudiar y aprender, solo así podrá hacerse de una base cognoscitiva que le ayude a defender sus criterios. Para ser asertivo en su comunicación y tener certeza de algo, debe conocer sobre investigaciones y experiencias ajenas, manejar conceptos y hechos concretos.

La cortesía

Cuando hablamos de cortesía nos referimos a la puesta en práctica de buenas costumbres, normas de etiqueta que se manejen dentro de la cultura a la que pertenecemos.

Para que tu hijo aprenda a ser cortés muéstrale el trato que debe tener hacia todos. Enséñale a dar los buenos días, las gracias, preguntar por la salud de las personas, ceder el asiento a los mayores, no interrumpir las conversaciones sin un: permiso. Aclárale que siendo cortés no va a ser sumiso o servil sino educado y simpático.

La tolerancia

Para ser verdaderamente tolerante hay que manejar una inteligencia emocional como pocas.

La tolerancia es la capacidad humana que básicamente contiene nuestros impulsos negativos ante aquellas situaciones que nos resultan desagradables o nos lastiman. La tolerancia posibilita la coexistencia pacífica entre seres humanos diferentes; con emociones, motivaciones, aspiraciones, raciocinios e ideas diferentes.

Si le enseñas a tu hijo a ser tolerante le estarás regalando la herramienta más segura que existe para frenar sus impulsos violentos y manejar cualquier situación como persona civilizada. Si le dices cómo ser tolerante le mostrarás la manera de escuchar, sin perder la cordura, a quienes tienen valores y actúan contrario a sus convicciones.

Mamá, mediante la educación emocional, una capacidad propia del ser humano, se alcanza un raciocinio que favorece el control de las emociones. De esa manera, se logra sobrevivir, vivir, y triunfar en el mundo de hoy.