La educación también comienza por la cocina

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicopedagoga María José Roldán al
31 Enero, 2020
La cocina además de ser un lugar para cocinar alimentos, ¡es un gran lugar de aprendizaje!

La educación: la disciplina en el trabajo, el orden de las cosas, la dedicación, el amor que debe ponerse en todo cuanto se hace… también comienza por la cocina. Es responsabilidad de los padres que a través del juego la cocina  se convierta para sus hijos, en un lugar de aprendizaje y disfrute.


Si enseñas a tu hijo a cocinar lo estás preparando para la vida. Del mismo modo tendrás la oportunidad de inculcarle buenos hábitos alimenticios y el respeto por un arte milenario. Si aprende a cocinar, estará dando los primeros pasos de lo que podría ser la carrera de su vida.

La cocina estimulará su imaginación y espíritu creador y será un incentivo más para compartir el tiempo, juntos. Dime, ¿necesitas más razones para enseñar a tu hijo a cocinar? En Eres Mamá te tenemos dos recetas divertidas y sabrosas que a tus hijos les encantará aprender.

child-930103_640

La receta de vegetales con queso y jamón

Si a tu niño no le gusta mucho comer vegetales lo mejor es que los unas con ingredientes que sí adore. El queso y el jamón seguro son de los que más le gustan. Para que preparen una rica ensalada de vegetales con queso y jamón deben reunir los siguientes ingredientes: Si no los tienes todos en casa te aconsejamos a que vayáis a comprarlos juntos.

Ingredientes

  • ½ taza de zanahoria rallada
  • ½ taza de rábano rallado
  • 1 tomate
  • 1 hoja de lechuga
  • 1 hoja de acelga
  • ½ taza de col rallada
  • 1 taza de jamón cortado en dados
  • 1 taza de queso cortado en dados
  • Sal, aceite y vinagre para aliñar

Modo de preparación

Como la educación también comienza por la cocina debes enseñarle al niño hábitos de limpieza. Para elaborar esta receta lo primero es lavarse bien las manos. Enséñale a tu hijo que toda vez que vaya a cocinar debe quitar todos los microorganismos perniciosos que puede tener en sus manitas y bajo sus uñas. Que se frote con jabón por algunos segundos y se enjuague con abundante agua.

Después de este primer paso tan importante, tendrá que lavar también todos los vegetales. Debes explicarle a tu hijo que como los vegetales provienen de la tierra pueden venir con microbios perjudiciales para la salud. Cuando estén las manos y los vegetales limpios entonces ya estaréis listos para comenzar.

Ayuda a tu pequeño a rallar las hortalizas y llenar las tazas con ellas. A continuación, corta el queso y el jamón en dados y pídele al niño que los vaya poniendo también en sus tazones. Luego busca un plato hondo para hacer allí la ensalada de vegetales con queso y jamón. Corta el tomate en dados y dile a tu niño que los coloque en el plato. Dale a él la posibilidad de despedazar las hojas de acelga y lechuga con sus manitas.

vegetables-760860_640

Cuando ya tengáis el tomate, la acelga y la lechuga en el recipiente, podéis añadirle la zanahoria, el rábano, la col, el jamón y el queso. Pídele al niño que mezcle todos los ingredientes mientras aliñas la preparación. ¡Y listo! A disfrutar en familia de la sabrosa receta que tu hijo acaba de ayudar a preparar.

Postre de coctel de frutas con helado y miel

Para terminar con el delicioso y nutritivo almuerzo que acaban de preparar y disfrutar en casa  te invitamos a elaborar un postre alimenticio que a tu hijo seguro le gustará. El postre de coctel de frutas con helado y miel necesita lo siguiente para poder elaborarlo:

Ingredientes

  • Miel de abejas
  • Helado (el sabor que prefieran)
  • 1 taza de platanito cortado en dados pequeños
  • 1 taza de mango cortado en dados pequeños
  • 1 taza de piña cortada en dados pequeños
  • 1 taza de manzana cortada en dados pequeños
  • Cualquier otra fruta que le guste a tu hijo y quiera agregar al coctel
  •  1 taza de jugo de naranja

Modo de preparación

Igual que hicisteis con las verduras las frutas también tendréis que lavarlas con abundante agua. Después de esto debes ser tú quien las corte, una a una. Tu hijo podrá irlas poniendo en su tazón. Elige un recipiente lo bastante espacioso para que quepan todas y quede espacio para revolver.

A continuación dile al niño que las vaya incluyendo y mezclándolas. A medida que lo hace, las frutas van desprendiendo jugo y esto vuelve al coctel más apetitoso. Por último, agrégale el zumo de naranja. Cuando tengáis el cóctel listo para ser degustado sirve una bola de helado, hazle un agujero en el centro y allí viértele un poco de cóctel.

Después de esto espárcele una cucharada de miel de abejas por encima hasta embadurnar las frutas y el helado. ¡Seguro que os encantará el resultado! Además son dos recetas saludables y aunque para ti solo sea cocinar, para tu hijo será un gran aprendizaje no solo culinaria, sino también de valores que le perdurarán para toda la vida.