La importancia de los controles de orina durante el embarazo

9 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Los controles de orina durante el embarazo son pruebas importantes que se realizan de forma rutinaria. El objetivo es evitar problemas y complicaciones que puedan originar riesgos tanto en la madre como en el feto.

Los controles de orina durante el embarazo permiten detectar afecciones que pueden perjudicar la salud de la madre y su bebé. Es una manera sencilla de obtener la tranquilidad necesaria para lograr una gestación feliz, por eso son tan importantes.

Controles de orina, un análisis esencial

Se trata de uno de los análisis esenciales durante el embarazo. La orina proporciona información importante sobre posibles afecciones que pudieran perjudicar el normal desarrollo del feto. El examen de orina es una de las formas de detectar el embarazo, desde ese momento queda en evidencia lo esencial de este control rutinario

Las infecciones urinarias, enfermedades renales y la diabetes son fácilmente detectables a través de este control. Por tanto, permite medir los niveles de proteína, azúcar y bacterias, además de minerales, hormonas u otras sustancias que pudieran indicar que algo no está del todo bien.

La importancia de realizarse análisis de orina durante el embarazo.

Una prueba rutinaria

Los controles de orina durante el embarazo se pueden practicar a cualquier hora del día, aunque lo ideal es hacerlo a primera hora de la mañana. Esta prueba rutinaria e indolora se realiza mediante la recolección del líquido en un recipiente esterilizado.

Un control por trimestre

Cada trimestre será necesario un control de orina. En el primero se toman muestras que se cultivan. El objetivo es detectar gérmenes que podrían infectar las vías urinarias y pasar al útero a través de la vagina.

Por otra parte, en el segundo trimestre la detección de proteínas permitirá atacar el incremento de la presión arterial que afecta los riñones. Es muy importante el control durante todo el proceso.

La higiene previa a la recolección es indispensable para evitar confusiones. Limpia con una toalla los órganos genitales, para evitar contaminación de la muestra y desecha la primera orina que sale. Así se eliminan bacterias o secreciones que pueden afectar los resultados.

Un análisis para detectar la diabetes gestacional

Esta muestra se analiza con tiras tratadas químicamente. Permite detectar la presencia de glucosa en la orina, un indicativo de que la madre puede estar padeciendo diabetes gestacional.

Se trata de una enfermedad que ataca a quienes tienen sobrepeso o comen dulces en exceso, pero también a las embarazadas. Si la mujer tiene antecedentes familiares de diabetes o confrontó problemas en el embarazo anterior, tendrá mayor riesgo. El tratamiento debe extenderse durante toda la gestación. Si el médico considera que debe profundizar en el estudio ordenará los exámenes correspondientes

Proteínas y preeclampsia

El control de orina durante el embarazo también permite detectar la presencia de proteína, en especial la albúmina. Esta es una evidencia de problemas renales, infecciones e incluso hipertensión. La preeclampsia, una complicación del embarazo muy delicada, está vinculada con la presencia de proteína en la orina. Sus manifestaciones suelen aparecer en el tercer trimestre de gestación o antes del parto.

Es un aumento de la presión arterial que si se detecta a tiempo se puede controlar. Las consecuencias para la madre y el bebé pueden ser muy graves. El parto prematuro es una de ellas, pero también la muerte de la madre o del bebé, de ahí la importancia de un estricto y permanente control de la orina.

Cetonas y bacterias en la orina

Las cetonas en la orina son indicativo de que el cuerpo quema grasa y la usa como fuente de energía ante la falta de carbohidratos. Su presencia moderada o alta indica también que puede existir una diabetes gestacional.

Los controles de orina durante el embarazo revelan la presencia de bacterias que ocasionan infecciones urinarias. Estas afecciones suelen comprometer los riñones con consecuencias delicadas. Además, una infección mal tratada puede ocasionar que el bebé esté bajo de peso y desencadenar un parto prematuro.

Control de orina durante el embarazo

 

Detectada cualquier anomalía, se aplican los tratamientos necesarios que ayudarán a la madre y al bebé a llevar el embarazo a feliz término. El médico dispondrá de una información completa que le permita enfrentar con mejor criterio los inconvenientes que puedan surgir.

Por tanto, los controles de orina durante el embarazo son pruebas rutinarias pero estrictamente necesarias. Lo recomendable es llevar un embarazo bien controlado que permita atacar a tiempo cualquier anomalía.