¿La forma de tu barriga puede indicar el sexo de tu bebé?

Corina González 12 marzo, 2018
Por muchos años se han escuchado mitos acerca de la barriga de la mujer embarazada. La mayoría se inclinan por la predicción del sexo de la criatura dependiendo de su forma. ¿Será cierto? ¿O es solo un mito?

Seguramente alguna vez has escuchado que analizando la forma de tu barriga puedes predecir el sexo del bebé que viene en camino. ¿Será mito o realidad?

Pareciera que fuese cosa del pasado, pero no es así. Muchas mujeres embarazadas o madres experimentadas afirman que, dependiendo del aspecto de tu abdomen, puedes saber si tu retoño será niña o niño.

Incluso hasta piensan que pueden predecir el tiempo de embarazo con tan solo observar el tamaño de la barriga. Este tipo de afirmaciones no son más que leyendas urbanas; no existe un estudio científico que demuestre que tales predicciones son verdaderas. Hasta el día de hoy la única manera de determinar el sexo de un bebé es a través de una ecografía.

Otra de las supuestas señales que ofrece el vientre para deducir el sexo del bebé es la línea que va desde el ombligo hasta el pubis. El mito afirma que si dicha línea se extiende hasta el ombligo darás la bienvenida a una niña, y si lo sobrepasa será niño.

La verdad es que las hormonas de la mujer durante el embarazo promueven cambios en la piel, y eso hace que la coloración de esta línea, que siempre estuvo allí, sea más notoria.

¿Qué factores determinan la forma de tu barriga en el embarazo?

Son varias las causas que determinarán la forma de tu barriga. Pueden hacerlo de manera individual o incluso por la combinación de varias de ellas. Aquí te mencionamos las principales:

El tamaño del feto

El tamaño del bebé puede ser unos de los factores determinantes en la forma de la barriga, mas no es definitivo. Una barriga con poco tamaño no indica necesariamente que el bebé es pequeño, ni una grande que la criatura será grande cuando nazca.

La forma de tu barriga en el embarazo puede variar por muchos factores, pero no determina el sexo del bebé.

La posición que adopta el feto dentro del vientre

Si su espalda se encuentre en paralelo con la de la madre el abdomen puede parecer que está aplastado. Si la coloca al frente, entonces el estómago adoptará una forma puntiaguda.

Durante el desarrollo en el vientre el bebé va adoptando una de estas posiciones, pero no determina de ninguna forma su género.

Algunos creyentes de estos mitos afirman con severidad que si la forma de tu barriga es puntiaguda serás la orgullosa madre de un niño. Si, en cambio, el peso de tu bebé está mejor distribuido en la barriga, tendrás una niña.

Embarazos previos

Si la madre no es primeriza, posee un músculo uterino más alargado gracias a sus anteriores gestaciones. Esto propicia que la barriga se note más ancha que en el embarazo anterior.

Es importante recordar que los cuerpos de todas las mujeres no son iguales. Por ende, el comportamiento durante el embarazo no lo será, incluso en diferentes gestaciones para la misma madre.

“Hasta el día de hoy la única manera de determinar el sexo de un bebé es a través de una ecografía”

Ubicación de la placenta y cantidad de líquido amniótico

Si la cantidad de líquido amniótico es grande, la barriga puede verse con mucho más volumen. Por otro lado, la forma del vientre puede variar dependiendo del lugar de implantación de la placenta.

Características físicas de la madre

Algunas mujeres tienen características bien marcadas que pueden ayudar a determinar la forma de su barriga. Una de ellas es el padecimiento de una escoliosis. La desviación de la columna puede hacer que el vientre luzca más prominente.

Muchas mujeres se preocupan por comparar la forma de su barriga con otras.

La contextura de la madre también es determinante, pues en una mujer delgada la barriga se muestra enorme haciendo contraste con su figura. Caso contrario con una mujer bien fornida, que disimula muy bien su vientre en gestación gracias a su contextura.

Queda claro que son muchos los factores que pueden ser influyentes en el tamaño y forma de tu barriga durante la gravidez.

Hay mujeres que se preocupan porque las características físicas de su embarazo no lucen “comunes”, bien sea porque una amiga con menos tiempo de gestación tiene la barriga más grande o, por el contrario, con el mismo tiempo de embarazo la suya la supera en tamaño.

“Sentirte gorda dura nueve meses, pero la alegría de convertirte en madre dura para siempre”
—Nikki Dalton—

Lo importante es que la madre se encuentre sana y que el bebé tenga el lugar perfecto en donde crecer en sus nueve meses. Ningún cuerpo humano es igual a otro, por lo que en un proceso tan complejo como el embarazo es mucho pedir uniformidad.

Habrá puntos de encuentro, pero la manera en que el cuerpo cambia y se adapta a la gestación será diferente para cada mujer.

Te puede gustar