La cura de los puntos después del parto

Yamila Papa 30 agosto, 2018
En los casos en los que se recurre a una cesárea o a una episiotomía, la recuperación posparto incluye la cura de los puntos. ¿Cómo hacerlo de manera apropiada?

Ya sea que te hayan practicado una cesárea o una episitomia, la cura de los puntos después del parto es muy importante para que cicatricen más rápido y no haya infecciones. Te contaremos más sobre los cuidados necesarios en el siguiente artículo.

La cura de los puntos después del parto: cesárea

La recuperación de una mujer a la que le han practicado una cesárea puede ser más lenta que aquella madre cuyo hijo nació por parto normal. A las molestias o los dolores, se les debe sumar el cuidado de los puntos de este procedimiento. Algunos consejos para transitar esta etapa de la mejor manera son:

1. Tomar duchas cortas

Durante los días que tengas los puntos de la cesárea no podrás bañarte en una tina ni hacer baños de inmersión. Para higenizarte, tendrás que hacer duchas cortas y limpiar la zona con agua y jabón neutro, en el caso de que no estés vendada. Además, el médico podría indicar que uses un jabón antiséptico especial.

2. Dejar que la herida ‘respire’

Si bien es cierto que el apósito o la faja que te colocan en el hospital evita los roces con la ropa interior o las sábanas y reducen los dolores, también es necesario que la herida tome aire.

Para ello, deberás quitarte las vendas y dejarla un rato al descubierto. Ten mucho cuidado en ese momento de no estar amamantando ni durmiendo con tu pareja; reduce al mínimo el contacto con cualquier elemento.

Curar los puntos de la episiotomía después del parto requiere de ciertos cuidados por parte de la mujer.

3. No usar ropa ajustada

Además de ropa interior de algodón, cuando aún tienes los puntos de la cesárea no puedes usar pantalones muy ajustados ni con cremallera. A su vez, te recomendamos que no te muevas con brusquedad y que no hagas esfuerzos, para evitar que los puntos se salgan o puedas golpearte.

En este período, puede que algunas acciones sean difíciles de ejectuar. Para levantarte de la cama, por ejemplo, lleva el cuerpo hasta el borde, baja despacio los pies y pon una almohada en el vientre antes de incorporarte.

La cura de los puntos después del parto: episitomía

En el parto natural o vaginal, algunas veces es necesario realizar una incisión en la zona del periné —entre la vulva y el ano— para que el bebé pueda alumbrar sin problemas y evitar así desgarros en la zona.

Posteriormente, este corte se sutura con puntos usando un material sintético que hace que se ‘caigan’ solos y se reabsorban. También se puede usar material más grueso, que debe ser retirado por el médico a los 10 días aproximadamente. Esta práctica se conoce como episitomía, la cual se convierte en una herida que se debe curar tras el parto.

“La cura de los puntos después del parto es muy importante para que cicatricen más rápido y no haya infecciones”

Para una buena curación de la episitomía, es muy importante cuidar de la herida. Cuando la madre está en el hospital, el personal sanitario se encarga de ello, pero cuando tiene el alta médica deberá hacerlo por sí misma en casa o con ayuda de la pareja. Algunos consejos a tener en cuenta para la cura de los puntos después del parto son:

1. Mantener la zona limpia y seca

Cada vez que vas al baño, debes higienizarte muy bien y lavar con agua fresca. No te olvides de secar con suaves ‘golpecitos’ usando una toalla que no desprenda hilos. Algunas mujeres también se secan con un abanico o incluso con un secador de cabello en función frío.

2. Hacer lavados con agua y sal

Ciertos médicos recomiendan esto para acelerar la cicatrización. Por supuesto, el agua debe estar tibia y no hay que echar demasiada sal —un puñado es suficiente—. Al terminar, recuerda secar muy bien.

3. Usar compresas especiales

Como primera medida, la ropa interior ha de ser de algodón y no ajustada. Por las noches, para dormir, se aconseja quitársela para evitar la retención de humedad. A su vez, en las farmacias se venden compresas especiales que permiten transpirar la zona y evitan que los puntos se peguen.

En resumen, ya sea que el parto haya sido por cesárea o se haya necesitado de una episiotomía, es muy importante evitar las infecciones en los puntos. El obstetra te indicará el tratamiento adecuado para acelerar la cicatrización y reducir al máximo las posibles complicaciones; procura seguirlo estrictamente y todo resultará a la perfección.

Te puede gustar