¿Cuándo ir al hospital para el parto?

El mayor temor de las embarazadas es no reconocer los síntomas del parto. A continuación te damos algunos consejos para identificar este esperado momento.
¿Cuándo ir al hospital para el parto?

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 16 febrero, 2022

Para evitar el inconveniente de ir y regresar del hospital porque todavía no es el momento adecuado, lo mejor es que conozcas cuál es el instante correcto para ir al hospital para el parto. De esta manera, harás que el proceso sea mucho más cómodo, tranquilo y tolerable.

¿Qué hacer antes de ir al hospital para el parto?

Todo nacimiento de un bebé conlleva la realización de algunos preparativos antes del parto. Por eso debes decidir si irás a urgencias directamente o si te atenderá tu ginecólogo o la matrona en casa. También es aconsejable que calcules el tiempo que te llevará trasladarte hasta el hospital y cómo irás hasta allí.

Ten preparada la historia médica, la maleta, la canastilla, tus documentos de identidad, la cartilla de seguridad social y todo lo que te vayas a llevar al hospital. Además, planifica con antelación quién cuidará a tus hijos si es que los tienes. Arregla los asuntos de trabajo de antemano, pues en algunos casos el parto se presenta antes del tiempo programado.

¿Cuándo ir al hospital para el parto?

En los días cercanos al nacimiento del bebé empezarás a notar ciertos cambios que se acerca el momento del parto. En primer lugar puedes notar que la barriga ha descendido, además, las contracciones se harán más regulares.

También puedes empezar a notar un sangrado vaginal con mucosidad, esto se debe al tapón que envuelve el cuello uterino, el cual puede ser expulsado en cualquier momento, lo que revela que se acerca el nacimiento del bebé.

Lo más oportuno es acudir cuando realmente ha comenzado el trabajo de parto. Hay varias señales que indican que el parto se aproxima. El rompimiento de la bolsa y la salida del líquido amniótico puede producirse de forma gradual o de repente. Esta puede ir acompañada de contracciones en algunas mujeres. Debes acudir  de inmediato al hospital pero sin atropellos.

Las mujeres suelen referir la expulsión de una cantidad variable de líquido a través de la vagina al momento del rompimiento de la bolsa. El líquido suele ser transparente, inodoro y muy similar al agua. Además, no se genera ningún tipo de dolor.

Las contracciones son una señal inequívoca del trabajo de parto. Debes tener en cuenta la frecuencia y su duración. Las contracciones activas se presentan en un lapso de 2 o 3 minutos con una duración de entre 45 y 60 segundos, y con una dilatación del cuello uterino de 3 centímetros o más. En este sentido, es posible que sientas entre 3 y 5 contracciones cada 10 minutos.

Es bueno conocer el instante correcto para ir al hospital para el parto.

Si tus contracciones son parecidas a estos síntomas, es recomendable que vayas al hospital para el parto. Esto se debe a que las contracciones cumplen con las características de la fase activa del trabajo de parto. Dicha fase se caracteriza por una dilatación cervical de la menos 3 centímetros y un borramiento de más del 50 %, en este punto los hospitales están autorizados a permitir el acceso de la madre.

Por su parte, t u cuerpo también te mandará señales si ha llegado el momento. Sigue tu instinto y acude al médico si así lo deseas. El hacerlo te reportará tranquilidad.

Riesgos de ingresar al hospital antes del trabajo de parto

Estar en el hospital en una fase temprana del parto aumenta la tensión y la ansiedad. Además, corres el riesgo de intervencionismo, el cual consiste en inducir el parto utilizando oxitocina, anestesia epidural y, en algunos casos, entubaciones al recién nacido.

Sin embargo, el uso de estos fármacos y procedimiento es necesario en algunos casos, por lo que no debes cuestionar la opinión del médico tratante. Recuerda que el principal objetivo del médico es garantizar tu salud y la de tu bebé.

Contracciones que no ameritan ir al  hospital

Las contracciones de Braxton Hicks son irregulares y se producen con dolor moderado en la parte del vientre. Estas desaparecen al descansar o cambiar de posición. Estas contracciones iniciar alrededor de la semana 28, tienen una frecuencia de 1 por hora y su intensidad es leve.

La principal función de las contracciones de Braxton Hicks es la de preparar al cuerpo materno para el trabajo de parto, sin embargo, su presencia no indica la proximidad del mismo. Este hecho lo demuestra un estudio publicado es StatPearls, donde también se expone que las mujeres refieren estas contracciones como un cólico menstrual de intensidad moderada.

Los espasmos o calambres son muy frecuentes durante el embarazo  y se confunden con las contracciones del parto. No obstante, duran entre 15 y 20 segundos, luego desaparecen al descansar o cambiar de posición.

Hay contracciones un poco más dolorosas que se presentan en algunas mujeres con un espacio de tiempo prologado entre una y otra. Para aliviar la tensión que producen, se recomienda un baño con agua caliente y dar  un masaje en la espalda.

“Cuando las contracciones están en la primera fase del parto es mejor esperar en casa hasta que lleguen a la fase activa”

¿Qué esperar en el hospital?

Al llegar al centro de salud, una enfermera examinará la temperatura y la presión sanguínea. Además, se tomarán muestras de sangre y orina. Asimismo, se evaluará el abdomen para controlar los latidos del corazón del bebé y las contracciones.

El médico decidirá en qué etapa está el trabajo del parto. Quizá te envíen de regreso a casa para seguir esperando, lo cual no debe sorprenderte, pues es mejor que esperes en la comodidad de tu hogar que en el hospital si se trata de un tiempo prolongado.

El parto inducido muchas veces es la única forma de que el bebé nazca sano.

¿Cuándo es urgente acudir al centro de salud?

Al final del embarazo pueden surgir algunas complicaciones que requieren atención inmediata, tales como sangrado vaginal intenso o contracciones antes de las 37 semanas al notar poca actividad del feto.

Si al romper la bolsa el líquido amniótico es de color amarillo, verdoso o marrón, esto puede indicar presencia de meconio. Es decir, las primeras heces del bebé, lo que representa un sufrimiento fetal que puede provocar daños severos al bebé.

Además, si presentas persistentes dolores de cabeza con molestias en la parte alta del abdomen, dificultad de la visión o hinchazón anormal deberás acudir inmediatamente al hospital.

Conocer los síntomas que indican cuándo es necesario ir al hospital para el parto es la mejor manera de evitar imprevistos que después se puedan lamentar.

Te podría interesar...
¿Cómo actuar si me pongo de parto en casa?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Cómo actuar si me pongo de parto en casa?

Si no está la matrona, el médico o alguna persona capacitada para atender el parto en casa, existen ciertas pautas para proteger tanto a la madre c...