La carta emotiva del niño tartamudo y su maravillosa autoestima

Hay personas en el mundo que por su forma de ser y afrontar la vida nos cautivan. Así pasa con un niño tartamudo de 10 años que escribió una carta contando como es su vida con la tartamudez. A su madre le impresionó tanto que la publicó en redes sociales y se hizo viral.

¿Por qué tuvo tanta importancia una carta de un niño contando su experiencia con la tartamudez? Porque el chico demostró tener una personalidad, entereza, y respeto de los que todo el mundo deberíamos aprender.

Este chico escribió esta carta porque la Fundación Española de la Tartamudez pidió a niños con problemas del habla que escribieran sus vivencias y experiencias con estos trastornos. Cuando se enteró, no lo dudó ni un segundo y enseguida se puso manos a la obra. No le dio ni tiempo a su madre para corregirle las faltas de ortografía.

La carta del niño tartamudo

“Que yo recuerde, mi tartamudez empezó con 4 años”, comienza diciendo este niño en su carta. Para los que creen que ser tartamudo es ser diferente, inferior o despreciado, deben leer una de las frases de este chico: “A mí no me parece que sea algo malo, cuando alguien me pregunta le digo tan feliz que soy tartamudo”.

Para este niño la tartamudez no es un problema, sino que lo hace ser especial con respecto al resto: “A veces me cargan, pero a mí la tartamudez me parece algo único que muchos niños no tienen”. Sobre todo, le pasa cuando se pone nervioso. “la tartamudez me suele pasar cuando estoy nervioso o cuando me pongo histérico”.

Es un niño que se siente comprendido por su entorno, amigos, hermano, profesora y su familia. A todos ellos no les importa que sea tartamudo, y eso es lo esencial para él. El ser tartamudo no lo hace distinto del resto. “Los que se chulean siempre son los de la ESO, pero a mí me entra por un oído y me sale por el otro”.

Es una carta llena de optimismo y orgullo, con cero complejos, pura entereza para un niño tartamudo de su edad.

La importancia de aceptarse uno mismo y tener una maravillosa autoestima

Este niño es un ejemplo de autoconfianza y autoestima, todos deberíamos aprender de él. Es muy importante que tanto los adultos como los pequeños tengamos una alta autoestima. Y para eso debemos de aceptarnos tal y como somos, con las cosas buenas y las negativas también. Nosotros mismos somos los que tenemos que potenciar las cosas positivas y minimizar aquellas cosas que creemos que son negativas.

Este niño con su carta da una gran lección. Su alta autoestima, sin complejos y su entereza, nos enseñan a que debemos querernos tal y como somos. No le da a su problema mayor importancia de la que tiene. No siente que sea inferior al resto por esto y disfruta de su vida tal y como es.

Él convierte su “problema “en una ventaja: “es algo único que otros niños no tienen”. Todos somos únicos y maravillosos, por eso es necesario que nos aceptemos tal y como somos y tengamos una autoestima alta viviendo la vida con alegría.

Cuando nos aceptamos, nuestra relación con nosotros mismos y con los demás es mucho más positiva, sana y sincera. Confiaremos en nuestras capacidades y así estaremos preparados para cambiar todo aquello que no nos gusta de nuestro interior.

Este niño supera con creces lo que el resto de personas considera que es un problema, él lo vive de forma natural y con alegría. Para él esto no es un defecto sino algo personal que lo hace único y diferente del resto. Todos podemos conseguir aceptarnos, igual que lo ha hecho él, y de esta forma podremos transmitirles a los niños una educación basada en el respeto, confianza, sinceridad, responsabilidad y autoestima.

Este niño es un ejemplo del que todos deberíamos aprender, tanto para nosotros como para la educación de nuestros hijos.

Imágenes sacadas de @Marialumbreras/Twitter

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar