La adicción a las nuevas tecnologías en los adolescentes

Los adolescentes de hoy en día son adictos a las tecnologías, lo cual ha traído como consecuencia que aparezcan nuevas patologías. El presidente de la Sociedad Española de Pediatría Social, Jesús García, asegura que esta adicción ha provocado agresividad y aislamiento en los jóvenes.

Este problema no es solo de los adolescentes, porque en gran parte es provocado por las deficiencias en la comunicación. Si además no damos el ejemplo, quizá los problemas de comunicación sean mayores.

Para evitar que se produzca esta situación es necesario observarlos desde que son niños. Con el uso constante de diferentes dispositivos electrónicos, los jóvenes adquieren el hábito. Más adelante, esto se vuelve adicción, por eso se puede prevenir.

García afirma que la principal medida de prevención es la comunicación. Hablar con los niños desde que son pequeños, puede evitar muchos males en un futuro. También es necesario observar si comienzan a modificar su comportamiento. Es común el aislamiento, actitud agresiva cuando no está usando sus dispositivos y disminución en las relaciones sociales.

Adolescentes conectados, padres desconectados

nuevas tecnologías 2

García afirma que un estudio llevó a determinar que el grado de conexión que tienen los jóvenes a las tecnologías, es proporcional a la desconexión de los padres. Aunque se trate de padres modernos que también sean adictos a la tecnología, es posible que estén desconectados de sus hijos.

De acuerdo con los resultados de la investigación, al menos el 60% de niños en edades comprendidas entre los 10 y 17 años, pasa más de dos horas diarias conectados a Internet. Por esta razón se estima que la influencia que estos reciben en su formación, es muy alta.

“La inmadurez cerebral del adolescente es la que le lleva a buscar emociones fuertes que derivan en el uso desmesurado de las tecnologías”

-Jesús García-

En otras palabras, la educación general de los niños se ve afectada por lo que observan en Internet. Algo que preocupa a los expertos principalmente, es la influencia que estos medios le aportan en cuanto a educación sexual.

Se estima que la mitad de los adolescentes ven pornografía en Internet. En el caso de los niños menores de 12 años, al menos un 4% recibe contenido sexual a través de la red. Aunque esta información a veces es positiva, quizá el contenido no sea adecuado a su edad.

Pese a todas las desventajas, es una situación que puede controlarse si familia e instituciones se involucran. Al parecer, la adicción a las nuevas tecnologías aparece a medida que los padres se desconectan. Quizá nos despreocupamos, y asumimos que están bien, que no corren riesgos usando sus aparatos electrónicos.

De cualquier manera, los padres que se desconectan de los problemas de los hijos, son los que permiten hijos más conectados con la tecnología.  Es por ello que algunas veces la influencia de estos medios, puede volver adictos a muchos jóvenes.

Síntomas de adicción a las nuevas tecnologías

nuevas tecnologías 3

La incapacidad de reconocer los excesos en el comportamiento de los jóvenes, promueve que la adicción se acentúe. No obstante, la implicación de familia y maestros, ayuda a crear conciencia en los propios jóvenes. Para poder identificar el problema y no generalizar en cuanto a una aparente dependencia, es conveniente observar si se presentan las siguientes señales:

  • Bajo rendimiento escolar
  • Disminución en la comunicación familiar
  • Cambios emocionales drásticos
  • Autolesiones relacionadas a trastornos del sueño
  • Uso de los dispositivos electrónicos en momentos poco apropiados o a deshora
  • Comportamiento agresivo cuando no están usando el móvil.

¿Cómo prevenir la adicción a las nuevas tecnologías?

 

El papel de la comunicación entre padres e hijos por lo menos una hora diaria, es una acción básica. Esto se puede completar por medio de medidas como las siguientes.

  • Influir en ellos para que respeten sus tiempos dedicados al estudio, el sueño, la comida y el juego
  • Limitar el uso de la tecnología a menos de dos horas diarias
  • Dar el ejemplo en cuanto a uso del móvil, especialmente prohibiéndolo en la hora de la comida
  • Demostrar que estamos interesados en conocer la tecnología y usarla. En este particular es importante que conozcamos sobre el tema lo más que se pueda
  • Buscar alternativas para que cada una de estas acciones sean realizadas con el consentimiento de los jóvenes
  • Evitemos obligarlos o castigarlos, a fin de prevenir que se vuelvan más rebeldes en sus acciones.
Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar