Juegos de memoria para niños

Gladys 30 junio, 2017

¿Sabías que los juegos de memoria para niños le ayudan a desarrollar esta habilidad, además de ser divertidos? Descubre cómo puedes ayudarles a través de estas herramientas.

Desde que los pequeñitos llegan al mundo, la memoria es una habilidad que les acompaña. Poco a poco, ellos irán desarrollando esta destreza, hasta que se convierte en un instrumento valioso de cara a miles de actividades cotidianas. Además de esto, papi y mami pueden ayudar a potenciar al máximo esta capacidad, mediante divertidos juegos y rutinas.

Muchísimos estudios científicos afirman que los seres humanos podemos recordar ciertos momentos de la infancia desde que teníamos tres años, momento en el que empezamos a hablar con mayor agilidad. Y es que justamente desde ese instante los niños empiezan a desarrollar la capacidad de observación.

Los juegos de memoria para niños te ayudarán a descubrir todas sus capacidades mentales

En este sentido, si la estimulamos de una manera efectiva, esta agilidad mental se transformará en una herramienta increíble que se irá perfeccionando con los años. Por supuesto, hay que tener en cuenta que recordar se asocia directamente con la inteligencia del niño, por eso, como padres tenemos la misión de impulsarles a mejorar en este aspecto.

La evolución de la memoria en los niños

ejercitando la memoria

Memorizar con exactitud alguna información requiere de un proceso evolutivo previo en el ser humano. Por lo tanto, queremos mostrarte de qué manera va mejorando esta capacidad en los pequeños de la casa, para que puedas aplicar ciertas estrategias para acompañarle en esta tarea:

Al nacer:

La memoria implícita ya está presente. Se trata de almacenar información de un modo no consciente, que le ayudará a formar modelos mentales que determinarán su futuro. Por ejemplo, la interacción que tienen mamá y papá.

Después de los nueve meses:

Los retoñitos son capaces de imitar gestos de los adultos (memoria de imitación) y pueden anticiparse a las próximas acciones, mediante experiencias pasadas.

A partir de los ocho meses:

Desarrollan la capacidad para resolver problemas, utilizando los medios que les rodea. A esto se le conoce como memoria de trabajo.

No hay manera de ser la madre perfecta pero hay miles de formas de ser una buena madre

-Jill Churchill-

Entre los ocho y diez meses:

¿Sabes por qué a tu bebé le encanta jugar a las escondidas?  Por la sensación que les da un fenómeno llamado la permanencia de los objetos. Aunque te cubras el rostro con una manta y le preguntes a dónde te fuiste, él sabrá que volverás a aparecer sorpresivamente.

En el primer año de vida:

Obtienen la memoria de reconocimiento, que se basa en la posibilidad de identificar cosas o personas que hayan visto antes. En esta etapa, evoluciona también la memoria semántica, que se refiere al aprendizaje de los hechos y conocimientos adquiridos, como las nuevas palabras o movimientos corporales.

Al año y medio:

Recuerdan acontecimientos específicos en un orden espacio-temporal.

A los dos años:

Ya no solo reconocen el entorno, sino que pueden mencionarlos con precisión.

6 juegos para estimular la memoria del niño

juegos para la memoria

A través de acontecimientos agradables y placenteros, ellos tienen la posibilidad de potenciar su memoria. Por esta razón, te traemos seis juegos especiales para niños:

Memoriza canciones:

Desde pequeño, seguro que le cantas canciones divertidas. Aprovecha la melodía y crea estrofas con la información que deseas que memoricen y repítelas una y otra vez.

Repite palabras o acciones:

La repetición es una técnica infalible en estos casos. Cuando repiten varias veces lo mismo, lo aprenden con facilidad. En cualquier ocasión, no pierdas la oportunidad de explicarle nuevamente de qué forma se utilizan los cubiertos en la mesa u otro tema importante para ti.

Juguetes con sonidos:

Algunos juguetes vienen con música o sonidos asociados a un aspecto. Pídeles que presionen una determinada parte del cuerpo del muñeco (cabeza, pies, manos, etc.) y estimúlales a que reproduzcan el ruido de acuerdo con lo que le indiques.

Esconde objetos:

Guarda varios elementos delante de ellos en diferentes escondites y pídeles que te los vayan entregando, según los pidas.

Los trabalenguas:

Con estos juegos de palabras, que no son tan sencillos, les estarás planteando un desafío que le permitirá desarrollar tanto la memoria, como la habilidad verbal.

Juegos de parejas:

Con estos clásicos juguetes, los incentivarás a mantenerse concentrados y animarás su espíritu de competencia.

Tu chiquitín tiene un enorme potencial que debes ayudarle a descubrir. Realiza actividades divertidas que estimulen su memoria y te sorprenderás con los resultados.

Te puede gustar