El juego bruto con papá es bueno para tus hijos

15 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
Si tus hijos juegan bruto con su padre, no te alarmes, es normal y ellos lo pasan en grande.

Para una madre, todo el ruido y los golpes pueden ser más que un poco alarmantes. En realidad, el juego bruto y este tipo de juegos con los padres hacen que los niños sean más felices y tengan más éxito.

El juego bruto

De hecho, en Top Dog , un libro sobre la ciencia de ganar y perder, los autores Po Bronson y Ashley Merryman argumentan que los juegos bruscos pueden brindarles a tus hijos una ventaja competitiva y ayudarlos a aprender a prosperar en un mundo cada vez más complicado.

Sabemos intuitivamente que algo mágico está sucediendo cuando papá se tira al suelo y deja que los pequeños se suban encima de él. Incluso si estamos más que un poco incómodos con toda la actividad, de alguna manera, sabemos que este tipo de juegos es especial para aumentar el vínculo afectivo con su padre.Padre jugando con su hija al juego bruto.

Pero ¿somos conscientes de cómo esa relación afecta la forma en la que nuestros hijos ven el mundo y a sí mismos en él? ¿O que los juegos bruscos pueden ayudar a proteger contra la depresión infantil? Tal vez si entendemos que el juego bruto es una buena manera para que los niños liberen energía o que les enseña a nuestros niños cómo establecer límites, podemos relajarnos y disfrutar con esto.

El vínculo con las madres

Como madres, cada fibra de nuestro ser se ha dedicado a nutrir, cuidar y proteger a nuestros bebés antes de que se escuchara ese primer llanto hermoso en esos primeros pasos tambaleantes y mucho más. El viaje nos ha acercado y nos ha hecho estar más conectados y en sintonía con nuestros hijos más de lo que podríamos haber imaginado.

En los primeros años, el desarrollo de nuestros hijos requiere más de nosotros, con padres como participantes activos que, en su mayor parte, siguen nuestro ejemplo. Pero, por naturaleza, llega un momento y un lugar en el que la participación de los padres tiene que dejar de estar tan presente.

El vínculo posterior crece de manera independiente y muy importante. El vínculo de la madre se establece en la infancia y el vínculo del padre se expresa un poco más tarde, cuando el padre sirve como una base segura que le permite al niño explorar y tomar riesgos.

Qué es el juego bruto

El juego bruto es esencialmente un juego mutuo, agresivo, interactivo y de alta confianza en el que nadie se lastima. Los niños se sienten más relajados, conectados y felices después de los juegos brutos. Esto es fundamental para establecer un vínculo profundo y duradero con los padres.

Sienta las bases para la parte de su desarrollo que los ayuda a funcionar con éxito en el mundo. También a allanar el camino para el éxito y la felicidad de las generaciones futuras al socializar adecuadamente a los niños para que sean buenos padres.

La buena noticia es que los juegos brutos vienen en muchas formas y tamaños. Por lo que los padres que son más adversos a la extrema fisicalidad de muchas formas pueden encontrar fácilmente otros que se adapten mejor a su estilo. A diferencia de muchos otros animales, los humanos necesitan a sus padres mucho más allá del simple acto de estar recién nacidos.Padre jugando con sus hijos durante la cuarentena.

Los padres desempeñan papeles clave en el desarrollo óptimo de rasgos psicológicos y emocionales, como la empatía, el control emocional y la capacidad de navegar en relaciones sociales complejas. Quizás por preocupación por la seguridad financiera futura de sus hijos, los padres de todas las culturas humanas se centran principalmente en preparar a los niños para competir dentro de la sociedad. Dan consejos, fomentan el éxito académico y los ayudan a que controlen el estrés.

Es bueno para ellos

En los juegos brutos, los padres molestan a los niños en los juegos y después los calman. Este patrón enseña a los niños a controlar sus emociones, un rasgo que les gana popularidad entre sus superiores y compañeros.

Como adultos, es más probable que formen relaciones seguras, que logren una posición social estable y que se conviertan en padres capaces. En este sentido, un padre que cuida a sus hijos también les da una ventaja a sus nietos.

Todos los niños necesitan contacto físico amoroso, y tanto los niños como las niñas deben obtenerlo de sus padres. En el juego bruto, los padres y los niños obtienen la endorfina del atletismo y la oxitocina de un buen abrazo. Esto los beneficia de la misma manera que la liberación de oxitocina cuando un niño está siendo consolado o amamantando.