La inteligencia intrapersonal en los niños

Carlos Lara · 11 febrero, 2018
Fomentar la inteligencia intrapersonal en los niños puede ser la mejor forma de enseñarles a conseguir sus metas. A continuación te comentamos más al respecto.

Tanto la evaluación crítica como la introspección son herramientas que pueden ser poderosamente útiles. De hecho, forman parte de lo que se conoce como inteligencia intrapersonal.

Howard Gardner propuso esta teoría de las inteligencias múltiples en el año 1983. Fue investigador y psicólogo en la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, que innovó por completo el aprovechamiento del potencial de cada una de las personas.

Esta teoría ha adquirido una gran relevancia hoy en día, especialmente en el ámbito educativo.

Un excelente catalizador del éxito

Antiguamente se solía evaluar la inteligencia en función de áreas específicas del conocimiento, como la lógica y las matemáticas. Quienes no poseían una gran destreza en las mismas eran consideradas poco aptas, en líneas generales.

La generalización de esta idea ocasionó el desaprovechamiento del potencial de muchas personas. Sin embargo, el modelo de Gardner propone una solución a este problema.

Su modelo de las inteligencias múltiples demuestra que no existe un único tipo de inteligencia. En otras palabras, explica que ninguna persona tiene que ser exactamente igual que la otra ni tener el mismo desarrollo de sus capacidades. Cada quien tiene su propio ritmo y necesidades especiales.

La inteligencia intrapersonal en los niños.

La inteligencia intrapersonal permite conocerse mejor a sí mismo y perseguir lo que se quiere, así como obtenerlo. ¿Cuál es la gran ganancia? Satisfacción y autorrealización.

Es importante desarrollar la inteligencia intrapersonal de los niños para que puedan tener mayor facilidad a la hora de desarrollar sus habilidades, de acuerdo a su potencial. De esta manera se facilita la adquisición del conocimiento en el entorno académico.

Asimismo, los niños logran conocerse mejor a sí mismos y esto les brinda una estabilidad emocional que, a su vez, les permite tener auto control, mayor fuerza de voluntad. Esto se traduce en un comportamiento coherente y sano.

Se trata de personas con una gran determinación que además son capaces llevar a cabo un plan de acción de forma ordenada y eficaz para llegar a una meta. Bien sea académico, personal o de cualquier otra índole.

La inteligencia intrapersonal es una excelente forma de aprovechar el potencial de los hijos y de ayudarlos a cumplir sus metas. Se trata de una herramienta trascendental.

Cabe destacar que no es una herramienta excluyente. Es decir, colabora con otras habilidades y nutre, en líneas generales, a los niños.

Señales de un alta inteligencia intrapersonal en niños

  • Facilidad en la toma de decisiones.
  • Fortalecimiento de vínculos.
  • Desarrollo del amor propio.
  • Buenas habilidades sociales.
  • Se reduce su impulsividad.
  • Confianza en sí mismos.
  • Inteligencia emocional.
  • Autodisciplina.

 

 

La inteligencia intrapersonal en los niños.

Cómo fomentar la inteligencia intrapersonal en niños

  • Ayudarlos a enfocarse en el presente. Más concretamente, se trata de enseñarles a dar un paso a la vez y a poner en práctica algunos ejercicios de mindfulness, de acuerdo a su edad, para que puedan lograr sus metas a corto plazo.
  • No reprenderlos cuando manifiesten una emoción negativa. Recordemos que lo malo también es necesario en el aprendizaje y que solo las críticas constructivas aportarán verdaderos beneficios.
  • Dar el ejemplo. Si los niños no aprenden con un buen ejemplo en su entorno más próximo, ¿qué podemos esperar entonces?
  • Guiar y supervisar su progreso. A pesar de que los veamos confiados, es necesario que no los dejemos solos del todo por si llegasen a necesitar nuestra ayuda.
  • Reflexionar acerca de qué fue lo que no funcionó para que puedan tener en cuenta cómo pueden mejorar para la próxima vez. Por otra parte, siempre debemos hacerles saber qué fue lo que hicieron bien para que se mantengan motivados.
  • Selección de objetivos realistas. Hay que tener en cuenta tanto sus fortalezas como debilidades para poder trazar un plan de acción coherente que les ayude.
  • Celebrar los logros, aún cuando parezcan ”pequeños” de esta forma se evitará la apatía cuando se realicen bien las cosas.
  • Enseñarles a ser críticos consigo mismos sin castigarse. Esto es muy importante y de gran utilidad. No es lo mismo castigarse que revisarse de forma constructiva para poder mejorar.

La inteligencia intrapersonal en los niños permite que se sientan satisfechos consigo mismos no solo al lograr sus objetivos sino también a lo largo del proceso. Esto les ahorrará frustraciones, estrés y el desperdicio de sus recursos cognitivos y emocionales.

¡Anímate a probar este modelo junto a tus hijos y disfruta de los beneficios!