Insomnio en adolescentes

Yamila Papa · 5 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 29 enero, 2019
Muchos padres se hacen preguntas sobre el insomnio en adolescentes debido a que sus hijos no duermen lo suficiente y luego andan como zombis por la casa. Existen ciertos factores que aumentan este problema y merece la pena conocerlos.

No hay dudas de que entre los 13 y los 16 años suceden muchos cambios a nivel físico, hormonal y mental. Y si bien se cree que forma parte de las típicas «rebeldías» de la edad, lo cierto es que el insomnio en adolescentes tiene más que ver con algo biológico. Entérate de más a continuación.

El ciclo de sueño en los adolescentes

Antes de hablar del insomnio en adolescentes, es necesario saber un poco sobre cómo es su ciclo de sueño. En teoría, deberían dormir unas ocho horas seguidas cada noche; sin embargo, no cumplen con esta recomendación. ¡Y no es con mala intención!

El reloj biológico y los ritmos circadianos (que se encargan del sueño y la vigilia) en esta etapa están revolucionados, al igual que las hormonas. Por eso es que quizás se queden toda la noche en vela o que pasen un fin de semana completo durmiendo.

Las obligaciones cotidianas como el colegio, el club o las clases de inglés hacen que además no puedan dormir todo lo que necesitan y que luego parezcan unos zombies todo el día. Imposible que presten atención en clase, que rindan en los deportes o que estudien en casa.

Causas del insomnio en adolescentes

No se sabe a ciencia cierta por qué los adolescentes no duermen como deberían, pero sí podemos afirmar que existen ciertos factores que pueden hacerles más propensos al insomnio. En primer lugar tenemos a la genética. Si los padres tienen problemas para conciliar el sueño, es probable que el hijo también los sufra. Esto no siempre sucede pero hay que tenerlo en cuenta.

También es común que el estrés, la mala alimentación, las presiones familiares o incluso una poca organización de horarios conlleve a que el joven padezca insomnio. Por eso se dice que es fundamental cumplir con las horas destinadas al descanso desde temprana edad.

En tercer lugar se incluye la hiperactivación, tanto física como emocional. Muchas veces esta excitación o aceleración está causada por el uso de videojuegos, por ver películas de acción o por quedarse muchas horas mirando la pantalla del móvil (con vídeos, redes sociales, juegos, series, etc).Insomnio en adolescentes.

Existen también otras causas del insomnio en adolescentes. Por ejemplo, algunos problemas de salud como: asma, dolor de cabeza, rinitis, alergia; la ansiedad antes de un examen, un viaje, una mudanza; la depresión por malas calificaciones, un amor imposible, problemas con sus amigos; o la ingesta de estimulantes antes de dormir como café o refrescos.

Aunque no lo creas, el insomnio en adolescentes también puede ser causado por la temperatura ambiente. Cuando la habitación no está bien aclimatada, hay demasiada luz o los ruidos no permiten dormir o, incluso, por la práctica de deportes después del atardecer, ya que reactiva el organismo.

Síntomas de insomnio en adolescentes

Dormir poco no siempre es sinónimo de insomnio. Eso es lo primero que debes saber y no preocuparte si tu hijo se queda hasta tarde despierto o el sábado no se levanta hasta el mediodía. Tienes que prestar más atención si esto se convierte en un hábito.

Como padres debemos estar atentos a ciertos cambios en su comportamiento y en su físico, más allá de que en esta etapa parece que cada día tenemos un hijo diferente. Algunas señales que pueden alertar del insomnio en adolescentes son:

1. Fatiga

No es que quiera dormir, es que parece desganado las 24 horas del día, incluso después de una larga siesta o de haber dormido muchas horas seguidas el fin de semana. Quizás le hablas y se queda dormido en la mesa o mientras mira una película.

2. Problemas para concentrarse

Para algunas personas, el insomnio los lleva a estar en estado de alerta constante, pero eso no quiere decir que pueda prestar atención a lo que sucede alrededor. Muchas veces, los adolescentes que no duermen bien tienen problemas para concentrarse en el colegio o para cumplir órdenes y tareas.Insomnio en adolescentes.

3. Irritabilidad

Sabemos que la adolescencia es una etapa donde los cambios de humor están a la orden del día, pero si a eso le sumamos el insomnio será una batalla cada vez que queramos hablar con ellos o pedirles que hagan alguna cosa.

¿Cómo ayudar a un hijo adolescente con insomnio? Evita que use dispositivos electrónicos dos horas antes de acostarse, ofrécele una cena liviana, asegúrate de que la habitación esté a temperatura adecuada, sin luz y sin ruidos y permite que duerma siestas después de almorzar. Si el problema persiste, consulta con un médico.

En conclusión

Si bien es normal que a veces se experimenten episodios de insomnio ante una preocupación puntual –como una evaluación escolar–, el insomnio en adolescentes no debe pasarse por alto cuando se convierte en algo habitual. Aún si el joven no se queja, es importante llevarlo al médico si vemos que no se encuentra bien.

Hay que recordar que no es recomendable recurrir a la medicación ni a los remedios naturales sin antes consultar con el médico. Lo mejor es hacer un repaso de los hábitos de vida y seguir las indicaciones que dé el profesional.

  • Pin Arboledas, G., Soto Insuga, V., Jurado Luque, M. J., Fernández Gomariz, C., Hidalgo Vicario, I., Lluch Roselló, A., … Madrid, J. A. (2017). Insomnio en niños y adolescentes. Documento de consenso. Pediatria Integral. https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2016.06.005
  • Donskoy, Innessa, and Darius Loghmanee. “Insomnia in Adolescence.” Medical sciences (Basel, Switzerland) vol. 6,3 72. 1 Sep. 2018, doi:10.3390/medsci6030072