¿Es conveniente que los bebés duerman con sus padres?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Alejandra Castro el 20 diciembre, 2018
Mervis Romero · 25 diciembre, 2018
Muchas personas se preguntan si los bebés deben dormir con sus padres. Este es un tema de mucho debate porque el sueño es una de las necesidades de tu pequeño y buscas satisfacerla de la mejor manera posible. 

Uno de los momentos que más se disfruta es observar al pequeño durmiendo. No obstante, sobre este tema surgen muchas dudas en lo que se refiere a si deben los bebés dormir con sus padres. Algunos especialistas apuntan a los beneficios que se desprende de ello y otros a lo perjudicial que puede ser. A continuación, conoce algunas opiniones y determina por ti misma cuál es la mejor decisión.

Una controvertida decisión

La decisión de si deben los bebés dormir con sus padres es completamente personal. Los especialistas apuntan a diversas ideas. Mientras unos opinan que dormir con los padres facilita la lactancia y el descanso seguro tanto de la madre como del bebé, otros apuntan a la idea de que se pueden alterar los hábitos y la rutina que se desea enseñar con el paso del tiempo.

sueño-bebé

No obstante, antes de decidir qué hacer es necesario aclarar algunas acciones. ¿A qué puede referirse dormir con los hijos?

Estar en la misma estancia

Cuando los padres colocan una cuna al lado de su cama para poder observar al niño en todo momento. Es la forma más recomendable de asegurar un descanso seguro tanto para los padres como para el pequeño.

Compartir la misma cama

La acción de compartir la misma cama con el bebé se denomina colecho. Es a partir de esta decisión que surgen las diversas opiniones sobre si es beneficioso o no. Como hemos adelantado, lo positivo es una mayor cercanía madre hijo, asegurando la lactancia nocturna y una mejor sincronía con el pequeño.

Por otra parte, los factores negativos van desde una mayor incidencia de Síndrome de muerte súbita a las asfixias por estrangulamiento con accesorios dispuestos en la cama. Además de acostumbrarle a algo que después tendrá que terminar.

¿Dormir con tu bebé? Seguridad ante todo

Sea cual sea la opción que elijas debes optar por sistemas que aseguren el bienestar del pequeño. Si deseas compartir el cuarto, elige una cuna que cumpla con los estándares de seguridad y que se pueda acoplar a la cama. Lo que se busca es que pueda descansar en un lugar independiente con proximidad a su madre.

Si por el contrario optas por el colecho, puedes asegurar a tu pequeño si no compartes la cama hasta que este tenga como mínimo 4 meses. Lo ideal es que lo acuestes a dormir con ropa ligera, que evite el calor o que se pueda enrollar en la cabecita. Es conveniente también que te asegures de que la cama no cuenta con accesorios donde pueda quedar atrapado. Evita el uso de almohadas, edredones, colchas o mantas donde el pequeño se pueda enredar.

Ventajas de que los bebés duerman con los padres

Sea cual sea la forma en que decidas dormir con tu bebé, esta se recomienda hasta que el pequeño tenga el año de edad. El propósito es reducir el riesgo factores de riesgos como la muerte súbita o la sofocación. Además de esta ventaja cabe destacar:

Facilita el descanso de los padres

Este es uno de los beneficios más buscados al escoger si deben los bebés dormir con sus padres, especialmente en padres primerizos que se levantan a cada rato a vigilar si el pequeño respira y se encuentra en buen estado. Dormir lo más cercano posible reduce el número de veces que se levantan y la ansiedad que genera el cuidado del bebé.

Favorece la lactancia

Dormir a una distancia cercana facilita la lactancia y la vuelve más cómoda que si tuvieras que levantarte a otra habitación. Además, la cercanía permite estar atenta a sus necesidades, especialmente si tiene hambre.

bebé-dormido

Ayuda a establecer una mejor relación con los padres

El contacto físico estimula y favorece el vínculo emocional que se establece entre las personas. Este mismo afecto lo hace sentir seguro del cariño de sus padres, lo que mejora la comunicación y la conexión entre padre e hijos. Los resultados de esta seguridad es desarrollar una mejor autoestima.

En conclusión, si deben los bebés dormir con sus padres o no es una decisión personal. La comunidad científica aprueba el compartir el mismo espacio durante el primer año de vida. Lo ideal es que se garantice la seguridad del bebé en todo momento.

  • Landa Rivera, L., Díaz-Gómez, M., Gómez Papi, A., Paricio Talayero, J. M., Pallás Alonso, C., Hernández Aguilar, M. T. Romero Escós, M. D. (2012). El colecho favorece la práctica de la lactancia materna y no aumenta el riesgo de muerte súbita del lactante. Dormir con los padres. Pediatría de Atención Primaria. https://doi.org/10.4321/S1139-76322012000100010
  • Landen, P., Ballesi, M., Uchitel, L., & Freire, M. (2008). Beneficios del masaje terapéutico en bebes prematuros dados de alta de la UCIN. Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Tecnicas Corporales
  • Montserrat Galaa, A. M., & Fortes del Valleb, M. A. (2013). Aprender a dormir. Pediatría de Atención Primaria. https://doi.org/10.4321/S1139-76322013000500004