Infecciones respiratorias en niños

Astrid Moreira · 11 octubre, 2018
Son muchos los tipos de infecciones respiratorias en niños. De hecho, también existen muchas facilidades de contagio, por lo que tomar medidas de prevención será fundamental.

Las infecciones respiratorias en los niños consisten en una invasión de patógenos que causan enfermedades en el tracto respiratorio, constituido a nivel superior por las fosas nasales, la boca, la faringe, la laringe y a nivel inferior por la tráquea, los pulmones (bronquios, bronquiolos) y los alvéolos pulmonares.   

Algunos niños presentan particularidades inmunológicas que los hacen más propensos a contagiarse de estos tipos de infecciones respiratorias. Del mismo modo, hay circunstancias que contribuyen, bien sea por el entorno en que se desarrollen o por actitudes familiares, a acentuar dichas patologías.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Existen condiciones de cuidado que propician el desarrollo de las infecciones respiratorias en los niños. Estas pueden ir de la mano con los cuidados de los padres y la interacción con miembros de la familia que forman parte del núcleo familiar, tales como:

  • Lactancia materna inadecuada: Es decir, cuando no se amamanta al bebé exclusivamente con leche materna o al hacerlo por pocos meses.
  • Desnutrición: La mala alimentación de los niños hace que sus defensas estén bajas y reduce la membrana de los pulmones, lo que permite la entrada de microorganismos.
  • Contaminación por humo de cigarrillo: La exposición del niño al humo del cigarrillo por familiares cercanos que tienen el hábito de fumar afecta su capacidad respiratoria.
  • Condiciones en las viviendas y el hacinamiento: Cuando en la habitación donde duerme el niño hay más de tres personas se pone en riesgo la higiene y seguridad del pequeño.

Síntomas de las infecciones respiratorias en niños

Para ser más específicos con los síntomas, hay que tomar en cuenta que el sistema respiratorio se divide en dos partes: la superior (nariz, boca y garganta) y la inferior (tubos bronquiales y los pulmones). Los síntomas que suelen acompañar a una infección respiratoria son los siguientes. 

  • Tos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre.
  • Irritabilidad.
  • Ronquera.
  • Dolor o secreción de oído.
  • Nariz congestionada por secreción de mucosidad.
Las defensas de los niños todavía se encuentran en desarrollo, por lo que es normal que se enfermen a menudo.

Síntomas de infección respiratoria en el sistema respiratorio superior

  • Resfriado común: Es muy contagioso y afecta a la mayoría de los niños; lo caracteriza la congestión nasal, los estornudos, el dolor de garganta, la tos seca y un poco de fiebre.
  • Influenza: Es parecido a un resfriado, pero causa más complicaciones. Se presenta fiebre con escalofríos, cansancio, debilidad, posible dolor de estómago y vómitos.
  • Crup: Enfermedad que inflama la tráquea, la laringe y los bronquiolos. Se reconoce por causar una tos ronca o afónica y respiración ruidosa en los niños.
  • Sinusitis: Infección viral que causa inflamación y exceso de moco acumulado, lo que ocasiona el depósito de gérmenes en los senos nasales de los niños.

Síntomas de la infección respiratoria en el sistema respiratorio inferior

  • Virus sincicial respiratorio (VSR): Afecta a la mayoría de los niños menores de 2 años. Presenta síntomas parecidos a los del resfriado común, causa dificultades para respirar y, en casos graves, puede producir asma.
  • Bronquiolitis: Afecta a los niños en los primeros 2 años de vida, en especial entre los 3 y 6 meses; inflama las vías que llevan aire a los pulmones, lo que dificulta la respiración.
  • Neumonía: Es una infección que afecta a los pulmones de los niños; estos generan fluidos que se acumulan en las vías respiratorias y dificultan la respiración.
  • Asma: Ocasiona inflamación de las vías respiratorias del niño, aumento del ritmo cardíaco, dificultad respiratoria y falta de aire al correr o jugar.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE): Cuando el músculo que cierra la abertura entre el estómago y el esófago de los niños no funciona correctamente, trocitos de comida y ácido gástrico pasan del estómago al esófago causando irritación y ardor.
  • Alergias respiratorias: Son ocasionadas por alérgenos que se encuentran en el entorno del niño, lo que les produce congestión nasal, ojos llorosos, garganta apretada y estornudos, entre otros.
  • Anafilaxis: Alergia a picaduras de insecto, látex, medicinas o alimentos.

Prevención para evitar infecciones respiratorias en niños

Algunos organismos públicos de salud, como el Ministerio de Salud de la Nación de Argentina, destacaron medidas a tomar en cuenta para prevenir que los niños y bebés se contagien con una infección respiratoria:

  • Tener hábitos de higiene al manipular a los recién nacidos.
  • Si el bebé presenta bajo peso, llevar al niño a su control médico lo antes posible.
  • En el caso de los bebés, continuar con la lactancia materna para fortalecer el sistema inmunológico por lo menos hasta los 6 meses.

  • Airear la habitación, evitar cambios bruscos de temperatura y evitar espacios cerrados.
  • Mantener el hogar libre de humo y evitar que personas que fumen lo hagan cerca.
  • Subir las defensas del organismo con una buena alimentación.
  • Indicar a los niños que laven sus manos por ambos lados al llegar a casa y antes de cada comida.
  • Evitar que los niños compartan sus cosas, juguetes, utensilios (platos, vasos, cubiertos) y comida.
  • Abrigarlos muy bien ante temperaturas muy bajas.
  • Si presenta algún síntoma como tos, fiebre, congestionamiento nasal, o si al dormir presenta respiración rápida y silbidos o ronquidos, acudir de inmediato al médico.

“Aunque el pequeño pierda el apetito a causa de la infección respiratoria, es fundamental que reciba una buena alimentación”

Las infecciones respiratorias en los niños no pueden evitarse, pero podemos reducir el riesgo de que se vean afectados por ellas. Este tipo de enfermedades pueden tratarse con medicamentos; sin embargo, si no acudimos a tiempo al pediatra, se pueden producir complicaciones muy severas.