La importancia contar con útiles de aseo personal propios

Naí Botello · 7 octubre, 2018
Una buena higiene corporal comienza por el uso correcto de los utensilios de aseo. A continuación te presentaremos una nota informativa sobre la importancia y uso de estas herramientas para tus pequeños.

Desde que el hombre dejó de ser nómada y empezó a vincular la longevidad con la salud y la higiene, la importancia de contar con útiles de aseo personal propios marcó una gran diferencia. Te contamos la relevancia de este punto en el siguiente artículo.

Los objetos individuales pare el aseo han sido siempre los aliados para el acicalamiento. Este hecho, desde luego, es notorio gracias a los múltiples estudios arqueológicos en los que se han encontrado diversos instrumentos de aseo personal usados por civilizaciones tan antiguas como la egipcia, griega, romana o las mesoamericanas.

Para nosotros, que vivimos en una sociedad caracterizada por la higienización, puede parecer una tarea obvia que nuestro hogar esté limpio y que nosotros mismos mantengamos siempre una buena presencia. Sin embargo, lo que nosotros damos por sentado, para los niños pequeños tal vez no lo sea.

Por ese motivo, es fundamental que les enseñemos sobre las bacterias, la limpieza, el cuidado propio y cuáles son los útiles de aseo y su manipulación. Para saber de esto y mucho más, no te pierdas la información que te presentamos a continuación.

Los útiles de aseo personal

Los utensilios de aseo personal son un conjunto de herramientas diseñadas por el hombre para facilitar la higiene de todo el cuerpo. Se enfocan en áreas tan diversas como la boca, las uñas, los oídos, el cabello y, en general, toda la piel.

El diseño de estos utensilios surgió de la imposibilidad obvia que tiene el hombre para poder alcanzar áreas del cuerpo como los oídos y el espacio entre los dientes o para recortar las uñas de manos y pies de forma precisa sin rasgarlas. También permiten poder limpiar la grasa y los residuos de suciedad de la piel.

Desde no menos de 3000 años antes de Cristo, según las excavaciones arqueológicas, se han encontrado herramientas para el aseo que develan incluso la necesidad inmanente del hombre para poder asearse.

De allí que se hayan encontrado plumas de pájaros o espinas de puerco espín a modo de cepillo dental; esponjas atadas a un tronco para limpiar la piel; hojas y la tusa del maíz como papel higiénico. Para el cabello, se usaban peines hechos de madera o huesos de animales.

Afortunadamente, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, la mayoría de los productos de aseo personal que conocemos empezaron a ser comercializados como los cepillos de dientes plásticos en 1930, el papel de baño en 1880 por los hermanos Scott o la venta masiva de las telas de algodón y felpa para el público general.

Es muy importante conocer

“Los utensilios de aseo personal se enfocan en áreas tan diversas como la boca, las uñas, los oídos, el cabello y, en general, toda la piel”

Tipos de instrumentos de higiene corporal

Existen diferentes tipos de útiles de aseo personal. Algunos pueden compartirse con otros miembros de la familia, ya que sus características permiten que se laven o esterilicen antes de su uso, como los cortaúñas.

Otros, en cambio, al estar en contacto con secreciones como la saliva en el caso del cepillo de dientes, deben ser estrictamente personales. Algunos de ellos son:

  • Cepillos de dientes.
  • Peine o cepillo de cabello.
  • Cortaúñas.
  • Cepillos para limpiar los pies.
  • Esponja o cepillo de ducha.

Dentro de este renglón también se encuentran los artículos de aseo que se desgastan rápidamente o que su utilización implica que se desechen de inmediato una vez utilizados.

  • Hisopos.
  • Servilletas.
  • Papel higiénico.
  • Hojillas de afeitar.
  • Toallas sanitarias femeninas.
  • Jabón.
  • Champú.
  • Crema dental.
La higiene bucal en la escuela.

La importancia de contar con útiles de aseo personal propios

Si bien algunos de los artículos de belleza pueden compartirse con los miembros de la familia haciendo una previa limpieza, como en el caso del cortaúñas o los cepillos para el cabello, lo ideal es que podamos proveerles a los pequeños de la casa sus propios utensilios y les enseñemos la importancia de mantenerlos en buen estado y hacer un uso correcto de ellos.

Los padres deben tener también especial atención con los productos de limpieza, como el jabón. La delicada piel de los bebés y los niños pequeños no debe estar expuesta a bacterias de terceros ni a productos que sean demasiado abrasivos.

Para finalizar, vale destacar que, cuando el niño cuenta con sus propios instrumentos de limpieza, como el peine o la esponja de ducha, comienza también a apreciar más su aseo y a hacerlo de manera independiente, sin la necesidad de que sus padres se lo tengan que recordar.

  • Casals-Peidró, E. (2005). Hábitos de higiene oral en la población escolar y adulta española. Rcoe. https://doi.org/10.4321/S1138-123X2005000400002
  • Ciencias, F. D. E., Educación, D. E. L. A., Yolanda, E., & Oliva, S. (2014). Programa Educativo para promover la higiene personal en estudiantes del primer grado de educación secundaria en las instituciones educativas estatales de la provincia de Chiclayo . Article.
  • Gómez, F. H. Á. (2012). El lavado de manos. Prevención de infecciones trasmisibles. Gaceta Médica Espirituana. https://doi.org/10.4321/S1139-76322012000400007