Importancia de la nutrición en los primeros 1000 días de vida

Te vamos a mostrar por qué deberías prestar especial atención a la nutrición durante los primeros 1000 días del bebé. Sigue leyendo y descubre todo al respecto.
Importancia de la nutrición en los primeros 1000 días de vida
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 21 julio, 2022

Una adecuada nutrición en los primeros 1000 días de vida de una persona es determinante para su salud futura. Por este motivo, es preciso optimizar la dieta desde el embarazo para lograr aportarle al niño una gran cantidad de nutrientes de buena calidad, necesarios para su correcto desarrollo y crecimiento.

En este contexto, los expertos recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida, pero mantenerla todo el tiempo que se pueda. Idealmente, hasta los 2 años, debido a los múltiples beneficios que le brinda a los más pequeños.

Si estás en la dulce espera o tienes un bebé pequeño, este artículo puede ser de tu interés. ¡No te lo pierdas!

Una buena nutrición reduce la incidencia de patologías no transmisibles

Existe una gran cantidad de patologías que pueden condicionar negativamente el estado de salud y que no se transmiten a través de los genes. Estas aparecen de manera espontánea o se desarrollan con el paso de los años y la mayoría es de curso crónico. Por este motivo, lo mejor es prevenirlas.

Por mencionar algunos ejemplos podemos destacar a las alergias y los problemas autoinmunitarios. A pesar de que ambas condiciones tienen una predisposición genética, la aparición de las mismas está relacionada con estímulos del medio ambiente. Por ejemplo, la calidad de la dieta y los hábitos de vida de la persona.

Por este motivo, resulta fundamental respetar las indicaciones del obstetra y del pediatra la hora de establecer la pauta nutricional de la embarazada y del bebé. En este sentido, es clave evitar incluir productos que puedan generar problemas digestivos o daños en la salud de la microbiota intestinal.

Una de las cuestiones de mayor importancia en la dieta durante los primeros 1000 días de la vida es evitar el consumo de productos con alto contenido en azúcares simples, como las golosinas, las chucherías, las gaseosas o la bollería. La relación entre la ingesta de carbohidratos simples y el desarrollo de patologías metabólicas (como la diabetes) ha sido ya evidenciada. Y debes saber que la mayor parte de los productos procesados concentra grandes cantidades de dichos compuestos.

El exceso en el consumo de café puede afectar a la nutrición del bebé durante la lactancia, debido a la presencia de alcaloides en esta bebida.

La nutrición de la madre influye sobre la salud del niño

Muchas veces, las madres no son conscientes de que la forma en la que se alimentan tiene incidencia directa sobre la calidad de la leche que producen y, en consecuencia, sobre la salud del pequeño.

Es necesario optimizar el aporte nutricional de la embarazada y de la madre que amamanta y, sobre todo, evitar el consumo de tóxicos en los primeros 1000 días del bebé. Por ejemplo, tomar grandes cantidades de cafeína durante la lactancia no está recomendado, ya que el alcaloide contenido en la leche podría pasar al bebé y provocar alteraciones en su desarrollo.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Korean Journal of Pediatrics, es necesario plantear ciertas restricciones en la dieta de la madre durante el periodo de lactancia a fin de garantizar la buena salud del niño. De este modo, se conseguirá asegurar que crezca y que se desarrolle sin inconvenientes.

Es clave evitar los ultraprocesados durante los primeros 1000 días de vida

Seguro que ya tienes interiorizado que se deben reducir los alimentos procesados para conseguir mantener un mejor estado de salud. Esta recomendación se extiende también a la dieta infantil. De todos modos, muchos de los productos de consumo habitual por parte de los más pequeños podrían englobarse en este grupo.

En los primeros 1000 días es determinante prestar atención al etiquetado de las leches de fórmula, ya que no todas cuentan con una buena calidad. Muchas de ellas concentran azúcares simples que podrían condicionar el funcionamiento del metabolismo del niño a mediano plazo. Por otra parte, es recomendable que contengan ciertos nutrientes esenciales, como los ácidos grasos de la serie omega-3.

Los especialistas recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida del niño y extenderla todo el tiempo que sea posible a partir de ese momento.

La nutrición durante los primeros 1000 días de vida puede determinar el estado de salud a futuro

Como has podido comprobar, es fundamental optimizar la nutrición durante los primeros 1000 días de vida para conseguir que el bebé crezca y se desarrolle de manera adecuada. También, hay que asegurar que la dieta de la madre esté bien planteada, es decir, que sea saludable y que restrinja la presencia de sustancias tóxicas.

Si tienes más dudas al respecto, no olvides que puedes consultar con un especialista en nutrición. El profesional te dará indicaciones sobre cómo iniciar la alimentación complementaria. También, podrá confeccionar un menú para llevar a cabo a partir del primer año de vida a fin de asegurar un correcto aporte nutricional para tu hijo. Además, estimulará los buenos hábitos en la dieta de la madre, lo que repercutirá positivamente sobre la leche que produzca.

Te podría interesar...
La lactancia materna potencia el desarrollo del cerebro en los bebés
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La lactancia materna potencia el desarrollo del cerebro en los bebés

La lactancia materna potencia el desarrollo del cerebro, favoreciendo un mejor desempeño cognitivo en los bebés. Te mostramos por qué sucede.



  • Yoshida, Y., & Simoes, E. J. (2018). Sugar-Sweetened Beverage, Obesity, and Type 2 Diabetes in Children and Adolescents: Policies, Taxation, and Programs. Current diabetes reports18(6), 31. https://doi.org/10.1007/s11892-018-1004-6
  • Jeong, G., Park, S. W., Lee, Y. K., Ko, S. Y., & Shin, S. M. (2017). Maternal food restrictions during breastfeeding. Korean journal of pediatrics60(3), 70–76. https://doi.org/10.3345/kjp.2017.60.3.70