Efectos de la cafeína en el bebé durante la lactancia

Astrid Moreira · 11 diciembre, 2017
Consumir cafeína en exceso durante el embarazo y la lactancia puede acarrear consecuencias y efectos negativos en el bebé. Controlar la cantidad de cafeína ingerida en este periodo te ayudará a prevenir muchos riesgos para la salud de tu hijo. 

Muchas madres disfrutan de beber café en diversos momentos del día, pero no conocen en su totalidad cuáles son los efectos de la cafeína en el bebé. Durante el embarazo, el consumo excesivo de cafeína está relacionado directamente con el riesgo de aborto, el parto prematuro y un bajo peso del bebé al nacer.

Una vez que el bebé nace, también existen muchos mitos relacionados con los efectos de la cafeína en el bebé durante el periodo de lactancia. En el momento de comenzar esta etapa, es normal que te preguntes qué puede causar el café en el bebé. Aunque esta bebida no se considera prohibida, es importante saber que sí puede llegar al bebé a través de la leche materna. De hecho, algunos expertos recomiendan sustituir el café por agua o zumos naturales.

Efectos de la cafeína en el bebé durante la lactancia

Aunque los especialistas de la Asociación Americana de Pediatría consideran el café como una bebida segura durante la lactancia materna, este puede tener varios efectos en el bebé si su consumo es excesivo.

  1. Insomnio y otros problemas relacionados con el sueño.
  2. Nerviosismo.
  3. Irritabilidad.

“Durante la lactancia, el bebé puede percibir entre el 7 y el 10% de la cantidad de cafeína consumida por la madre”

A esto debemos añadir que algunos bebés son más sensibles que otros al consumo de café. Lo que hace que estos efectos puedan ser más fuertes en algunos lactantes que en otros. Además, debemos recordar que la cafeína permanece mucho más tiempo en su cuerpo, debido a que aún no son capaces de eliminarla.

Durante el puerperio es fundamental descargarse emocionalmente con una amiga.

Estudios sobre el café y la lactancia

Un reciente estudio de los efectos de la cafeína en el bebé, publicado por la revista Pediatrics, concluyó que si las madres consumen una cantidad moderada de cafeína al día, el humor y el sueño de los bebés no se verían afectados. Este estudio se realizó en Brasil, para el cual se entrevistó a un total de 900 madres durante la etapa de la lactancia.

Por otra parte, el estudio realizado por Ina Santos de la Universidad Federal de Pelotas, en Brasil, determinó que para llegar a esta conclusión se entrevistó a 885 madres durante la etapa de la lactancia, indagando principalmente en su consumo de cafeína y la calidad del sueño de los bebés a sus tres meses de vida. La mayoría de las encuestadas aseguró haber consumido café durante el embarazo y alrededor del 14% confesó una excesiva ingesta de cafeína durante la etapa de lactancia.

Los investigadores no encontraron una relación directa entre el consumo de cafeína y los problemas de sueño de los bebés, debido a que esto depende de los hábitos de cada uno de ellos. Pero de igual forma, evidencian que el consumo moderado de cafeína durante el embarazo y la lactancia puede ser más seguro tanto para la madre como para el bebé.

“El consumo excesivo de café durante la lactancia puede pasar rápidamente a la leche materna”

¿Cuánto café se debe tomar durante la lactancia materna?

Se ha comprobado que la ingesta de 100 mg de cafeína al día no suele provocar niveles detectables en la leche materna. Expertos recomiendan que la cantidad que puede consumir la madre es de 300 mg al día, es decir, 2 o 3 tazas de café como máximo, siempre estudiando la cantidad de café que se emplea y el tamaño de la taza.

Tomar café muchas veces puede perjudicar la salud del bebé.

Si es respetada la cantidad recomendada, el bebé no recibirá grandes cantidades de cafeína que puedan alterar su sueño y personalidad. Esto sucede principalmente con el café, pero debemos recordar que otros alimentos también contienen cafeína, por ello, debemos prestar atención siempre los ingredientes de los alimentos preparados y calcular cuánta cafeína está recibiendo nuestro cuerpo durante el día.

El organismo del bebé suele ser muy delicado y el recibir cafeína en exceso puede causarle mucho daño. Cuida tu salud y la del bebé tomando café con moderación. Aunque te parezca complicado, se trata solo de esperar unos meses. Todo aquello que nos gusta viene acompañado de un pequeño sacrificio. Tu bebé se merece eso y mucho más.