¿Cuál es la composición de la leche materna?

29 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
La composición leche materna es única y no se puede imitar, cambia según la edad del bebé, la época del año y el bebé. Es maravilloso.
 

La naturaleza es muy sabia. La leche materna tiene los componentes exactos que el bebé necesita para su desarrollo.

Según la Organización Mundial de la Salud, el niño está bien alimentado con leche materna hasta los tres años de vida, siempre y cuando se incorporen otros alimentos.

La lactancia crea un vínculo de maravillosas posibilidades entre madre e hijo, una relación de amor, es un canal de diálogo entre ambos. Esto es lo que se conoce como apego.

La lactancia provee la seguridad emocional para el inicio de vida que necesita todo ser humano

-Anónimo-

leche-materna2

¿Cómo se produce la leche materna?

Primero, la madre produce el calostro, una sustancia acuosa y amarillenta rica en minerales y vitaminas A, E, K y B12. Es muy fácil de digerir y cumple una acción laxante que ayuda a eliminar las heces producidas en el intestino del niño durante la gestación.

Este calostro está compuesto de leucocitos y anticuerpos, encargados de proteger al bebé de posibles infecciones intestinales y respiratorias, hasta que su sistema inmunológico se desarrolle.

Unos días después del parto, se produce la subida de la leche propiamente dicha, una sustancia baja en proteínas pero alta en grasas y carbohidratos.

 

Al principio de la toma es muy ligera y al final se vuelve cremosa. Es este cambio de textura, lo que permite que el recién nacido sacie primero su sed, y luego el apetito.

¿Cuál es la composición la leche materna?

Agua

Es el componente más abundante de la leche materna. Contribuye al mecanismo de regulación de la temperatura corporal del recién nacido.

Las necesidades hídricas de los lactantes pueden ser completamente satisfechas por el agua de la leche materna.

Proteínas

Gran cantidad de las particulares propiedades de la leche humana son debidas a sus proteínas bioactivas.

La leche humana se caracteriza por un predominio de las proteínas del suero sobre la caseína. Desde el punto de vista nutricional, la caseína no solo cumple funciones como proteína, sino que fragmentos de la misma formarían parte del factor bífidus y otros tendrían funciones inmunomoduladoras.

La lactoferrina es otra de las proteínas mayoritarias del suero. Participa en la protección del recién nacido frente a los microorganismos.

Esta proteína se une al hierro, es capaz de fijar el que se encuentra en el medio, de tal forma que los gérmenes no disponen  de él para su crecimiento.

Las inmunoglobulinas o anticuerpos, son proteínas capaces de unirse y reconocer estructuras contra las que están dirigidas. Al reconocer al antígeno permiten su destrucción por el sistema inmunitario. Son muy importantes porque tienen un efecto protector.

Además de la proteína como tal, la leche materna aporta una serie de compuestos bioactivos como factores de crecimiento, hormonas y citoquinas. Así lo afirma un artículo publicado en el año 2018 en la revista “Journal of Agricultural and Food Chemistry”.

 

Cuando el neonato inmunológicamente inmaduro consume leche materna, recibe anticuerpos contra microorganismos ambientales a los que se encuentra expuesto.

Hidratos de carbono

leche materna 3

Los principales carbohidratos de la leche son los oligosacáridos, que actúan como prebióticos protegiendo el sistema inmunitario del lactante.

Su principal función es el aporte de energía, pero parece ser específica para el crecimiento del recién nacido dado que tiene las siguientes propiedades beneficiosas:

  • Facilita la absorción del calcio
  • Es fuente de galactosa, que es esencial para la producción de galactolípidos, indispensables para el desarrollo del sistema nervioso  central.
  • Influye en el control del volumen de la leche regulando el transporte de agua.
  • La lactosa forma parte del factor bífidus.
  • Además según los últimos estudios, la cantidad de oligosacáridos que contiene este calostro contribuye a definir el perfil de la microbiota del bebé. 

Los niveles de lactosa son bastante constantes en la leche de cada madre a lo largo del día, incluso en madres mal alimentadas, los niveles de lactosa no varían.

Grasas

Son fuente importante de energía y son esenciales para el desarrollo del sistema nervioso. En concreto los ácidos grasos omega 3 se relacionan directamente con la maduración cerebral según el siguiente estudio.

 

La grasa es el componente más variable de la leche, va aumentando durante el día  y también durante la toma, con valores bajos al principio y altos al final.

En el curso del proceso de lactancia, la fase acuosa de la leche se mezcla con los glóbulos de grasa en proporción creciente.

La leche humana provee los ácidos grasos que tienen relación con la función visual; ha sido demostrado que los niños alimentados con fórmula tienen menos agudeza visual que aquellos alimentados con leche materna. Por estos motivos las últimas investigaciones apoyan la suplementación con ácidos grasos omega 3 en las leches de fórmula

Sales minerales

El niño amamantado maneja más fácilmente el agua para el control de la temperatura a través del sudor.

  • Sodio y potasio: Los niveles de potasio son mucho más altos que los de sodio, semejante a la proporción encontrada dentro de la célula. Los niveles bajos de sodio y altos de potasio de la leche materna tienen un efecto beneficioso.
  • Hierro: La absorción del hierro de la leche materna alcanza al 50 % del hierro disponible. El niño amamantado en forma exclusiva durante los primeros 6 meses tiene mucha menos probabilidad de padecer anemia ferropénica. Sin embargo la literatura científica afirma que el desarrollo de esta patología es más frecuente si el bebé se alimenta con fórmula.
  • Calcio: Los niveles de Calcio y fósforo son menores en la leche humana, pero es mejor absorbido.
  • Zinc: La leche materna contiene Zinc biológicamente disponible.  La acrodermatitis enteropática, una alteración congénita del metabolismo del zinc, no se presenta en niños amamantados.
 

Vitaminas en la leche materna

leche materna 4

Las vitaminas hidrosolubles son ingeridas en proporciones aceptables por el neonato.

En el caso de las vitaminas liposolubles:

  • Vitamina A. La vitamina A, como todas las vitaminas liposolubles (A, E, D y K) es transportada en la grasa láctea. El contenido es aún mayor en el calostro y en la leche de las madres de prematuros.
  • Vitamina D. La fuente principal de la vitamina D es la exposición al sol y no el aporte dietético. En los niños exclusivamente amamantados no se manifiestan deficiencias.
  • Vitamina E. La leche materna proporciona niveles más que suficientes de vitamina E. El calostro provee alrededor de 3 veces más vitamina E que la leche madura. Esto es importante ya que el neonato tiene reservas bajas y necesita un aporte adecuado los primeros días de vida.
  • Vitamina K. La concentración de vitamina K es mayor en el calostro y en la leche de transición.

¡Para tener en cuenta!

  • La leche materna, es una suspensión acuosa de nutrientes, células, hormonas, factores de crecimiento e inmunoglobulinas que ejercen una compleja interrelación entre la madre y su bebé.
 
  • El valor nutricional de la leche varía con la hora del día, y con el paso de los días en una misma madre, también varía a lo largo de la lactancia y aun dentro de una misma toma.
  • Toda las variaciones son funcionales, la leche humana tiene el potencial de adaptarse a las necesidades individuales de cada lactante.
  • Ballard, O., & Morrow, A. L. (2013). Human milk composition: nutrients and bioactive factors. Pediatric clinics of North America, 60(1), 49–74. https://doi.org/10.1016/j.pcl.2012.10.002
  • Gudiel-Urbano, M., & Goñi, I. (2001). Oligosacáridos de la leche humana. Papel en la salud y en el desarrollo del lactante [Human milk oligosaccharides. The rule in the health and development of the infants]. Archivos latinoamericanos de nutricion51(4), 332–339.
  • Lönnerdal B. (2016). Bioactive Proteins in Human Milk: Health, Nutrition, and Implications for Infant Formulas. The Journal of pediatrics173 Suppl, S4–S9. https://doi.org/10.1016/j.jpeds.2016.02.070
  • Aakko J., Kumar H., Rautava S., Wise A., et al., Human milk oligosaccharide categories define the microbiota composition in human colostrum. Benef Microbes, 2017. 8 (4): 563-567.
  • Garwolinska D., Namiesnik J., Kot Wasik A., Hewelt Belka W., Chemistry of human breast mil a comprehensive review of the composition and role of milk metabolites in child development. J Agric Food Chem, 2018. 66 (45): 11881-11896.ç
  • Innis SM., Dietary omega 3 fatty acids and the developing brain. Brain Res, 2008. 1237: 35-43.
  • De Velasco PC., Sandre PC., Tavares Do Carmo MG., Faria Melibeu AC., et al., A critical period for omega 3 nutritional supplementation in the development of the rodent visual system. Brain Res, 2015. 1615: 106-115.
  • Van de Lagemaat M., Amesz EM., Schaafsma A., Lafeber HN., Iron deficiency and anemia in iron fortified formula and human milk fed preterm infants until 6 months post term. Eur J Nutr, 2014. 53 (5): 1263-71.