Colores de la leche materna: lo que debes saber

Entiende porqué varían los colores de la leche materna y cuándo es necesario realizar la consulta con el profesional.
Colores de la leche materna: lo que debes saber
Silvia Zaragoza

Escrito y verificado por la nutricionista Silvia Zaragoza el 18 octubre, 2021.

Última actualización: 18 octubre, 2021

¿Te has fijado alguna vez en los colores de la leche materna? Normalmente, esta varía de forma fisiológica a lo largo del tiempo y según el contenido de nutrientes.

Sin embargo, otras veces puede cambiar a causa de alguna infección o por la toma de medicamentos. Incluso, también puede modificarse luego de comer determinados alimentos. 

A continuación, vamos a explicarte el significado de cada color y cuando conviene que consultes con un profesional. Lo bueno es que, la gran mayoría de veces, puedes continuar con el amamantamiento de tu bebé sin problemas. 

Cambios que experimenta la leche con el tiempo

Madre dando lactancia como alimentación a su bebé prematuro.

Lo primero que has de saber es que existen 3 tipos de leche materna y que esta varía según la concentración de agua, de grasas, de hidratos de carbono, de proteínas y de anticuerpos. A medida que el bebé crece, este contenido también se modifica para satisfacer las necesidades de crecimiento. 

La leche de los primeros 5 días se conoce como calostro. Esta suele ser de color amarillo, debido a su gran cantidad de grasas y de betacarotenos. A más a más, apenas contiene lactosa. Aporta anticuerpos para proteger al recién nacido de las infecciones y también, facilita la expulsión del meconio.

A partir del quinto día y hasta las siguientes 2 a 3 semanas se secreta la leche de transición. Si te fijas, su tonalidad es más blanquecina, aunque también es fuente de grasas y de vitaminas.

Pasado ese tiempo, la leche se considera madura y cambia su tonalidad en función al contenido de grasa, a lo largo de las tomas del día. 

Ten en cuenta que tu leche puede adquirir un tono azulado si al extraerla la dejas reposar o refrigerar en la nevera. Esto ocurre debido a la separación del agua del resto de componentes, por lo que es conveniente mezclarla bien antes de ofrecérsela al pequeño. 

¿Cómo influye la alimentación en los colores de la leche materna?

Algunos alimentos contienen pigmentos capaces de teñir los fluidos corporales, como la leche materna.

Sin dudas, el más conocido es el de las espinacas y otras verduras de hoja verde, llamado clorofila. Este componente también está presente en algunas algas, como la chlorella y la espirulina.

Otra posibilidad es que la leche adquiera un color anaranjado, producido por un elevado consumo materno de zanahorias y calabazas. Incluso, por otras hortalizas de color rojo y amarillo, como los pimientos y el tomate. El pigmento que presentan, llamado caroteno, es bastante soluble en la grasa, lo que lo convierte en uno de los principales nutrientes de la leche materna. 

Las remolachas y algunos refrescos también pueden modificar el color de la leche de madre hacia un tinte más rosado

Otras causas que afectan la coloración de la leche materna 

Por otro lado, algunas mujeres experimentan el síndrome de las tuberías oxidadas, que es un cuadro clínico caracterizado por la rotura de los vasos sanguíneos que rodean a los conductos lactíferos.

Esto ocurre previo al parto y genera un tinte marrón transitorio en la leche, que desaparece durante la primera semana. Es importante remarcar que la ingesta de sangre materna no supone ningún peligro para el niño. 

Otro motivo que genera que la leche se torne roja u marrón es una infección en las mamas (mastitis) y las grietas en los pezones.

Así mismo, el consumo de  clofazimina genera el mismo efecto, tal como evidencia un artículo de Breastfeeding Medicine. En cambio, la minociclina, puede producir una leche de color negra y los suplementos de hierro, darle un tono más verdoso.

¡Consulta a un profesional si el cambio de color se mantiene!

Como te hemos comentado, los colores de la leche materna pueden variar ante situaciones puntuales.

Si la causa es el consumo de algún alimento, basta con reducirlo y esperar unos días. Por el contario, si este color distinto se mantiene, consúltalo con tu médico para que analice la causa y te brinde una solución. 

Ten presente que, en general, puedes seguir con la lactancia a pesar de los cambios en el aspecto de la leche, ya que estos suelen remitir espontáneamente.  

Te podría interesar...
Guía para conservar la leche materna
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Guía para conservar la leche materna

En este artículo encontrarás la guía que hemos elaborado para que conozcas cómo conservar la leche materna en condiciones óptimas.



  • Andreas, N J; Kampmann, B; Mehring Le-Doare, K (2015) Human breast milk: A review of composition and bioactivity. Early Hum Dev, 91(11): 629-35. 
  • Borràs Novell, C; Balcells Esponera, C; Aldecoa-Bilbao, V; Rodríguez-Miguélez, JM; Herranz Barbero, A (2020) Breast milk with unusual colour. Med Clin, 154(6): 242.
  • Naor, N; Fridman, E; Kouadio, F; Merlob, P; Linder, N (2019) Green Breast Milk Following Ingestion of Blue-Green Algae: A Case Report. Breastfeed Med, 14(3): 203-4. 
  • Anderson, P O (2018) Inusual milk colours. Breastfeed Med, 13(3): 172-3.