¿Qué es el calostro?

Fernando Clementin · 9 febrero, 2018
Ese líquido amarillento que algunas mujeres segregan durante el final del embarazo y otras tras el nacimiento del bebé no es más que el calostro. Se trata de una sustancia elemental para los primeros días de vida del pequeño por muchísimos motivos.

El calostro es un líquido de color amarillento que segregan las mamas de la mujer unos meses antes y unos días después del parto. Se trata de un componente con alto contenido en proteínas y minerales.

La producción de calostro se lleva a cabo porque las glándulas mamarias se están preparando para generar la leche, que servirá como alimento exclusivo del bebé durante sus primeros seis meses de vida.

Si bien hay mujeres que lo comienzan a producir en los últimos meses del embarazo, no debes preocuparte si no ocurre. En ese caso, se elaborará al nacer el pequeño.

Al principio, verás que solo salen unas pocas gotas de calostro. No te preocupes: el bebé no necesita más que esto, ya que su organismo apenas está comenzando a funcionar. Además, su concentración en cuanto a nutrientes es muy elevada, por lo que es un alimento muy eficiente.

Beneficios del calostro

El calostro es muy importante para el bebé en sus primeros días de vida. Junto con la leche materna que incorporará posteriormente, constituye la base de la alimentación necesaria en esta etapa de la vida.

Estos son sus aportes más importantes para el organismo:

  • Es una fuente excepcional de vitaminas, minerales y calorías. Casi todos los nutrientes que el bebé requiere se encuentran fuertemente concentrados en él.
  • Provee protección contra las enfermedades.
  • Estimula la primera deposición, llamada meconio. Se trata de heces de color verde oscuro compuestas por células epiteliales de los intestinos, agua, lanugo, líquido amniótico y bilis.

“La concentración del calostro en cuanto a nutrientes es muy elevada, por lo que es un alimento muy eficiente”

5 preguntas frecuentes sobre el calostro

1.- ¿Cuándo se debe suministrar al bebé?

Por lo general, el bebé se alimenta del calostro durante sus primeras 48 a 72 horas de vida. Si el parto se dio por cesárea, este plazo se puede extender unas horas más.

2.- ¿Cuándo comienza a producirse?

El calostro comienza a generarse a partir del segundo trimestre de embarazo. Es posible que, a partir de entonces, la mujer note que su ropa se mancha con pequeñas cantidades de líquido amarillento, que es justamente el calostro.

Sin embargo, la mayoría de las mujeres lo perciben en los últimos días del embarazo o incluso después del nacimiento. En cualquiera de los casos, se trata de un proceso totalmente natural.

El calostro se genera en los primeros días tras el nacimiento del bebé.

3.- ¿Cuándo se comienza a producir la leche materna?

A partir del tercer día de vida del bebé, la mujer notará que el calostro aumenta considerablemente su cantidad. Esto se debe a que la estimulación del niño succionando genera el inicio de la producción de leche materna, que de aquí en adelante será la principal fuente alimenticia del bebé.

4.- ¿De qué color es el calostro?

Por su alto contenido en beta-carotenos, adquiere un tono amarillento y hasta anaranjado. Si, en cambio, notaras un cierto tono rosado o marrón, significa que se puede haber mezclado con la sangre de los conductos mamarios. No es para preocuparse, pero siempre es mejor consultar con un médico para disipar todo tipo de dudas y riesgos.

5.- ¿Cuánto debe alimentarse a un bebé con calostro?

Durante los primeros días de vida, la alimentación del pequeño debe darse siempre que este manifieste señales de tener hambre. ¿Por qué? Hay dos razones principales: primero, porque esto genera la correcta estimulación del organismo de la mujer para la producción de leche materna.

En segundo lugar, se debe considerar que, aunque las necesidades nutricionales del pequeño no son demasiadas en esos días, estas conforman la base para su crecimiento y maduración, sobre todo en lo que al sistema inmunitario se refiere.

Amamantar al bebé en su primera hora de vida es recomendable para que incorpore el calostro desde un primer momento.

¿Qué contiene el calostro?

Como dijimos antes, se trata de una fuente indispensable de nutrientes para el bebé en el inicio de su vida. Aquí están, entre muchísimos otros, los componentes más importantes del calostro:

  • Aminoácidos: fundamentales para el metabolismo celular.
  • Inmunoglobulinas: permiten defender al organismo de las infecciones y amenazas.
  • Vitaminas: permiten el metabolismo regular de proteínas, grasas y carbohidratos.
  • Citoquinas: contienen antivirales y ayudan a la formación de las articulaciones.
  • Leucocitos: contribuyen con el sistema inmunológico.

Además, contiene muchos otros elementos esenciales para las diversas funciones del organismo. Entre ellos, destacan los factores del crecimiento y de la inmunidad.

Queda evidenciado que el calostro, a pesar de producirse en cantidades limitadas, cumple un rol central en el crecimiento de un bebé recién nacido. Es importante, por ende, ratificar una vez más la relevancia de la lactancia materna en el inicio de la vida.