3 dudas comunes sobre la alimentación complementaria

El modo de poner en marcha la alimentación complementaria ha variado mucho en los últimos años. En la actualidad se apuesta por permitir cierta experimentación por parte del bebé.
3 dudas comunes sobre la alimentación complementaria
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 20 marzo, 2021.

Última actualización: 20 marzo, 2021

La alimentación complementaria se inicia a los 6 meses de vida del bebé, pero son muchas las dudas que surgen al respecto. Plantearla adecuadamente puede favorecer el desarrollo del niño, así como evitar problemas de salud en un momento futuro.

Por este motivo, se recomienda siempre estar guiado por un especialista a la hora de planificar la introducción de los productos sólidos en la dieta. Es fundamental garantizar que se cubren los requerimientos nutricionales, al tiempo que se comienzan a ingerir los diferentes alimentos en el momento oportuno.

Dudas comunes sobre la alimentación complementaria

A continuación, vamos a exponer las principales dudas que surgen a la hora de hablar de alimentación complementaria, así como la posición de la ciencia al respecto.

Madre dando alimentación complementaria a su hijo.

¿Puedo dejar que el niño se alimente solo?

En el pasado se iniciaba la alimentación complementaria con un alto grado de supervisión y cuidado. Se le ofrecían al bebé los alimentos muy procesados, para que apenas tuviese dificultades en su masticación o manejo. Sin embargo, en la actualidad la tendencia ha variado.

La moda más reciente se llama Baby Led Weaning y consiste en ofrecerle al niño los alimentos en su estado más natural, dejando que este los explore e intente consumirlos. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Italian Journal of Pediatrics, gracias a este sistema se produce una mejor aceptación de las características organolépticas de los comestibles por parte del niño, reduciendo rechazos en etapas futuras.

Aun así, es importante estar atento al modo de actuar del pequeño. No se deben ofrecer porciones que pudiesen generar atragantamiento y todo el proceso ha de contar con cierta supervisión.

¿Es momento de abandonar la lactancia materna?

Para muchas madres, la lactancia materna resulta incómoda porque experimentan ciertos dolores o agrietamiento en los pezones. Sin embargo, este método de alimentación ha demostrado ser el más saludable, tanto para la mujer como para el niño.

En este sentido, se recomienda extender la lactancia materna hasta que el bebé cumpla su primer año de vida. A partir de aquí puede sustituirse la leche de la madre por un producto de fórmula, pero eligiendo siempre aquel que cuente con un valor nutricional adecuado.

Hasta ese momento, es mejor priorizar la lactancia y evitar la inclusión de preparados artificiales. Aunque algunos están bien formulados, nunca se consigue un parecido elevado con el alimento que emana de la mujer, siendo este el más adecuado para esta etapa de la vida. Gracias a la leche materna se favorece un buen desarrollo y se reduce el riesgo de aparición de patologías crónicas.

¿Puedo incluir cualquier alimento?

Es probable que durante los primeros meses de vida del bebé el pediatra entregue un documento con el momento adecuado para introducir cada alimento en la dieta del niño. Hasta los 6 meses el único método de alimentación que se contempla, en situaciones normales, es la lactancia materna.

A partir de aquí se pueden incluir otros productos, incluso sólidos, pero no todos al mismo tiempo. Primero hay que comenzar por aquellos que cuentan con un menor riesgo de generar reacciones autoinmunes, para poco a poco ir incrementado el espectro.

Además, nos encontramos con ciertos alimentos, como los frutos secos, que no son fáciles de manejar por el bebé. Necesitan un cierto desarrollo en la dentadura y en la capacidad de deglución, ya que de lo contrario podrían generar atragantamiento.

En este sentido, es muy importante respetar las indicaciones del especialista. Incluir algún alimento antes de tiempo podría causar una intolerancia futura o un problema mayor.

Niño comiendo con el método baby led weaning.

La alimentación complementaria, un momento crítico en la vida del niño

El momento en el que se comienza a introducir la alimentación complementaria es crítico, ya que supone una transición importante a nivel dietético. Poner este cambio en marcha de la manera adecuada puede repercutir positivamente sobre la salud del bebé, pero hacerlo mal generará perjuicios a medio y a largo plazo.

Por este motivo, te recomendamos que siempre te dejes guiar por un especialista, sobre todo si eres madre primeriza. De este modo, se reducen los riesgos y se incrementan las posibilidades de que el niño crezca sano.

No olvides tampoco que este proceso de alimentación complementaria forma parte de la propia educación nutricional. Esta es clave para asegurar que el pequeño lleva a cabo una buena dieta durante toda la infancia y adolescencia, lo que repercute positivamente sobre la salud.

Te podría interesar...
Huevos en el embarazo: esto es lo que debes saber
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Huevos en el embarazo: esto es lo que debes saber

El consumo de huevos en el embarazo está muy recomendado debido a su alta densidad nutricional y calidad. Aprende más a continuación.



  • D'Auria E, Bergamini M, Staiano A, Banderali G, Pendezza E, Penagini F, Zuccotti GV, Peroni DG; Italian Society of Pediatrics. Baby-led weaning: what a systematic review of the literature adds on. Ital J Pediatr. 2018 May 3;44(1):49. doi: 10.1186/s13052-018-0487-8. PMID: 29724233; PMCID: PMC5934812.
  • Brown A. Breastfeeding as a public health responsibility: a review of the evidence. J Hum Nutr Diet. 2017 Dec;30(6):759-770. doi: 10.1111/jhn.12496. Epub 2017 Jul 26. PMID: 28744924.