Mi hijo no quiere ir de vacaciones con mi expareja: qué hacer

Llega el verano y se plantea un dilema: ¿Qué debo hacer si mi hijo no quiere irse de vacaciones con mi expareja? En este artículo te damos una serie de consejos.
Mi hijo no quiere ir de vacaciones con mi expareja: qué hacer
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 11 julio, 2022

Llegan las vacaciones y, en muchos casos, los padres están separados, por lo que los hijos tienen que repartirse el período estival como se haya estipulado. Sin embargo, puede darse el caso de que un niño no quiera irse de vacaciones con uno de sus progenitores. Entonces, ¿qué se puede hacer al respecto?. Te lo contamos en este artículo.

En ocasiones, el período de vacaciones puede ser una etapa de conflicto entre los adultos para alcanzar un acuerdo sobre cómo dividir los días junto al niño. Sin embargo, en otros casos, es el menor el que manifiesta que no quiere estar dos semanas fuera de lo que él considera su hogar, pero se ve obligado a acudir para cumplir con el trato de sus padres. Dialogar con el chico, tratar de calmarlo y animarlo a aprovechar esos días de la mejor manera posible puede ser lo más adecuado en estos casos.

Si mi hijo me llama llorando para que me lo lleve, ¿qué debo hacer?

Es importante que nos mostremos firmes a la hora de explicarle a nuestro hijo que no puede venir con nosotros porque está en el tiempo de vacaciones con el otro progenitor. De todos modos, siempre debemos intentar que se sienta tranquilo y comprendido. De esta forma, lo primero que hay que hacer es calmar al niño, escucharlo y, luego, analizar la situación para buscar soluciones.

Si esto ocurre, por ejemplo, podemos decirle: “yo también te echo de menos y te quiero mucho, pero ahora tienes que disfrutar de los días de descanso que te quedan y pasarlo lo mejor posible. Pronto volveremos a estar juntos”. Tras esto, es positivo cambiarle de tema, preguntarle por las cosas que está haciendo, sobre cómo es el lugar donde se encuentra o si se hizo de nuevos amigos, entre otras cosas.

Si el pequeño llora o se oye triste, debemos intentar calmarlo, escucharlo y analizar la situación antes de tomar decisiones apresuradas.

Mi hijo no quiere estar con mi ex pareja porque dice que no le trata bien

Si nuestro hijo nos dice que es maltratado, es importante mantener la calma y no reaccionar hasta contar con toda la información. Entonces, lo que tenemos que hacer es preguntarle qué situaciones le han llevado a pensar que en casa de su otro progenitor no le tratan bien y, con esos datos, valorar cómo solucionar la cuestión.

Si la relación del pequeño con mi expareja no es buena, le diremos a nuestro hijo que vamos a hablar con la otra parte para ver qué es lo que se puede hacer para que él se encuentre bien. Cuando el diálogo entre los adultos se haya concretado, habrá que valorar cómo puede resolverse el problema. Una opción puede ser comentarle al otro progenitor cuáles son las normas que hay en casa, por si quiere aplicarlas si lo estima oportuno.

Por último, debemos hablar con el niño para explicarle que tiene que contarle a la otra parte cómo se siente, porque si no lo hace, puede que esta no lo sepa y no haga nada para mejorar eso que le incomoda. De esta forma, todos sabrán qué es lo que sucede y se podrán plantear los cambios necesarios para que el pequeño se sienta bien.

Estar a disposición de nuestro hijo para hablar por teléfono o hacer videollamadas le dará mayor tranquilidad y seguridad.

¿Qué puedo hacer ante esta situación?

Entonces, si nuestro hijo no quiere irse con el otro progenitor en vacaciones, podemos usar nuestras habilidades de inteligencia emocional para solucionar el problema con asertividad. En estos casos podemos seguir los siguientes pasos:

  1. Escuchar lo que tenga que decir el niño sin juzgarlo: el chico debe percibir que hay un espacio de confianza y de seguridad, en el que no sienta que puede ser castigado.
  2. Animarle a que exprese lo que siente: es importante no presionarle y tratar de facilitar que exprese sus emociones.
  3. Empatizar con el niño: podemos decirle alguna frase como esta: “sé que ahora mismo no te apetece irte y pasar tantos días con papá -o con mamá-, pero también tienes que pasar tiempo con él -o con ella-. Yo también te echaré de menos”.
  4. Ayudarle a entender la situación y animarlo: es ideal alentarlo a que haga las actividades que le gustan en la casa del otro progenitor. Una buena frase sería la siguiente: “Papá -o mamá- te quiere mucho y también le gusta pasar tiempo contigo. Nosotros ya estuvimos muchos días juntos y estas vacaciones pasarán muy deprisa. Antes de lo que piensas estarás de vuelta en casa. Además, aprovecha que irás a la playa y harás muchas cosas divertidas”.
  5. Hacerle ver que siempre estaremos ahí para ellos: darle la posibilidad de hablar por teléfono o de hacer videollamadas cuando lo crea necesario.

Sobre qué hacer si mi hijo no quiere ir de vacaciones con mi expareja

Cuando tu hijo no quiere ir de vacaciones con tu expareja, es importante tomarse las cosas con calma para poder averiguar el motivo por el que rechaza esa opción. Lo más importante es aplicar el sentido común, tener en cuenta los intereses del menor y hacer siempre lo que más convenga para su bienestar. Estos pasos que te hemos dado en este artículo pueden ayudarte si te ves en una situación similar.

Te podría interesar...
La separación de los padres, todo un reto para los hijos
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La separación de los padres, todo un reto para los hijos

Sin duda alguna, la separación de los padres es todo un reto para los niños, ya que nadie puede sustituir el amor de sus progenitores. Es muy impor...



  • Orozco, S. M. L., & Duque, L. J. O. Cómo afecta el divorcio y/o separación a los niños y adolescentes. Bases teóricas de la psiquiatría infantil, 177.
  • Roizblatt, A., Leiva, V. M., & Maida, A. M. (2018). Separación o divorcio de los padres. Consecuencias en los hijos y recomendaciones a los padres y pediatras. Revista chilena de pediatría89(2), 166-172.  En internet: https://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-41062018000200166&script=sci_arttext&tlng=pt
  • Gómez-Ortiz, O., Martín, L., & Ortega-Ruiz, R. (2017). Conflictividad parental, divorcio y ansiedad infantil. Pensamiento psicológico15(2), 67-78. En internet: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1657-89612017000200006