¿Cómo calmar al niño cuando coge una pataleta?

Agetna 14 diciembre, 2016

Una pataleta es básicamente un berrinche, un enfado que tienen los niños cuando sus deseos y caprichos no son saciados. Este tipo de reacción es más común en los niños pequeños hasta los 3 años de edad, pero que ocurra o no con frecuencia y se extienda hacia otras edades depende del menor y el ambiente familiar en el que se críe. A continuación, te hablaremos sobre cómo poner fin o, al menos, apaciguar un poco el comportamiento frenético de tu niño cuando le dices: No.

Los niños que no entienden el No

Hay menores que acatan las órdenes de sus padres y como si fueran adultos y entienden que: No se puede ir ahora al parque, No puede comer caramelos antes de la cena, mamá No puede comprar juguetes ese día.

A esos niños difícilmente los encontraremos con una perreta. Pero, a diferencia de los anteriores, hay muchos otros que se acostumbran a expresar sus frustraciones y enojos mediante las pataletas.

Ellos no entienden el No, o mejor dicho, lo entienden, pero son incapaces de asimilarlo y acatarlo. Tal pareciera que llegaron al mundo con esta “predisposición genética.”

rabietaninos4

Cuando la situación llega a ser incontrolable a los padres de estos últimos niños se les hace difícil estar en público con ellos porque sencillamente sus pequeños angelitos convierten todas sus protestas en pataletas: se tiran al suelo, dan patadas, gritan, reparten golpes a todas direcciones, se ponen rígidos y no quieren moverse…, en fin.

Si eres de las madres de un niño que suele coger pataletas por todo, en Eres Mamá te damos algunos consejos.

2 formas de evitar las pataletas en tu hijo

Antes de aconsejarte sobre cómo calmar a tu hijo cuando coge una pataleta, debemos brindarte 2 maneras de hacer que no coja una.

Préstale atención

No pocas veces los berrinches de un niño son causados por la falta de atención de sus padres.

Puede que él solo quiera tomar agua, pero su despistada mamá, mientras hace el informe que no pudo terminar en la oficina, no escucha lo que su pequeño le dice y entonces da lugar a la rabieta.

Cuando quieres que haga algo y él no quiere hacerlo

Si quieres que tu niño haga algo que, sabes, no querrá hacer, debes buscar alternativas para que él crea que tiene el control de la situación y la decisión está en sus manos.

Digamos, por ejemplo, que deseas que haga pis antes de irse a dormir, pero, cada vez que se lo pides se niega, y cuando lo obligas, termina por coger una pataleta que lo altera y le impide conciliar el sueño.

Para evitar esto tu estrategia debe ser diferente.

Antes de dormir, esté haciendo lo que esté haciendo, dile que es momento de ir al baño. Dale opciones y deja que él elija la que desea. Entre las opciones te recomendamos poner una divertida:

  • Hacer pis en el baño
  • Hacer pis en su orinal
  • Hacer pis en su orinal puesto encima de la cama

Estamos seguras de que algunas madres verán esto como malcriarlo, pero les aseguramos que este tipo de actitud, en no pocas ocasiones, evitan las perretas de los niños. Pero bien, si no deseas consentir demasiado a tu hijo, puedes ofrecerle las dos primeras opciones e invitarlo a que elija enfatizando en que debe hacer pis para no orinarse en la cama.

¿Cómo calmar al niño cuando coge una pataleta?

rabieta4

Mamá, para calmar a tu hijo cuando coge una pataleta debes:

  • Hacerle olvidar el berrinche. Para ello es necesario que desvíes su atención con algo que le resulte interesante: “¡Mira un gato entró por la ventana. Vamos a buscarlo!” “¡Ay, ¿qué fue eso?!” Cada madre sabe cuáles son los intereses de sus hijos y las cosas u objetos que le pueden llamar la atención y calmar durante esas emergencias
  • Abrázalo y háblale al oído en voz baja para que se calme. Dile que lo quieres, hazle comentarios sobre otros temas ajenos al que le provocó la rabieta, háblale sobre lo que van a hacer ahora… Es importante que tu hijo sepa que estás ahí para él aun cuando él esté haciendo todo porque no estés. Cuando la rabia se le calme seguirá llorando, pero de manera desconsolada. En ese momento abrázalo más fuerte y consuélalo
  • Si el niño te rechaza y no quiere que lo abraces, no insistas. No le grites ni vayas a hablarle cerca porque puede lastimarte. Sencillamente supervisa que no se haga daño con algún obstáculo y déjalo en el suelo esperando a que se calme
  • Nadie coge una rabieta por siempre, así que no lo complazcas. No intentes calmar su pataleta cediendo al capricho o deseo que la inició. Esto solo le dirá que cada vez que quiera algo podrá coger una perreta para conseguirlo.
Te puede gustar