Mi hijo pequeño no quiere bañarse: trucos para que le guste

Si a tu hijo le ha dejado de gustar la hora del baño, te contamos qué puedes hacer para que sea un momento de calma y armonía. ¡Apunta!
Mi hijo pequeño no quiere bañarse: trucos para que le guste
María José Roldán

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán.

Última actualización: 14 agosto, 2022

Es posible que alguna vez te hayas imaginado antes de tener a tu bebé que le gustaría el baño y que sería un momento maravilloso para los dos. Sin embargo, no siempre es así. Hay niños a los que el hecho de bañarse no les resulta agradable y mucho menos divertido. Por eso, vamos a comentarte sobre algunos trucos para que le guste.

En el momento del baño, cuando se consigue hacer para que sea agradable, se consigue una conexión y una complicidad maravillosa con el bebé o con el niño pequeño. Pero si no se logra, puede ser una guerra en la que los gritos y los llantos estén a la orden del día. No creemos que esto sea lo que realmente quieres en tu vida.

El momento del baño

Cuando llega el momento del baño, este debe realizarse de manera rutinaria, es decir, que el niño ya lo sepa y que espere lo que viene. Es importante que el pequeño se sienta cómodo y feliz. Debe comprender, con el paso del tiempo, que la higiene es necesaria e importante en todas las personas. Además, si se le refuerza su autonomía, aún se sentirá más contento.

También, puede pasar que, con el paso del tiempo, ya no le interese tanto por diversos motivos, como querer irse a jugar, porque no quiere pasar frío o porque simplemente no le apetece. Incluso si desde pequeño había disfrutado de la hora del baño porque significaba jugar con el agua y soplar la espuma.

Es clave saber los motivos por los que el niño ya no quiere bañarse como antes. De ese modo, se podrá buscar una solución para que ese momento vuelva a ser agradable.

¿Por qué mi hijo no quiere bañarse?

Como te hemos apuntado en la línea anterior, puede haber muchos motivos que hagan que un niño no quiera bañarse, pero lo que realmente importa es saber qué hacer para que esa situación cambie y sienta esa sensación agradable en un momento tan importante del día. Aunque, para poder encontrar soluciones, primero debemos saber por qué ya no quiere pasar tanto tiempo en el baño. Estos podrían ser alguno de los motivos:

  • Está en la etapa de negación. El niño quiere mostrar que es un ser separado de sus padres y se niega a cumplir con las normas e imposiciones.
  • Recuerda una mala experiencia. Quizá un día se hizo daño en el baño, el agua le quemaba, o estaba muy fría, o se hizo caca y se asustó de lo que vio flotando en el agua.
  • No quiere dejar de jugar. Otra opción es que tu hijo está tan feliz con el juego o con la actividad que realiza en ese momento, que simplemente no quiere dejar de hacerla.

¿Qué puedes hacer?

Lograr que el pequeño disfrute del baño noes tarea sencilla, pero puedes aplicar algunas estrategias para conseguirlo. Te lo contamos a continuación.

No pierdas los nervios

Si tu hijo pequeño no quiere bañarse, entonces tendrás que hacer frente a la situación sin perder los nervios. Siempre conseguirás mejores resultados desde la calma y el amor. Solo de esta manera podrás darte cuenta de que tu pequeño poco a poco volverá a bañarse sin negaciones.

Mantén una rutina diaria

Como siempre has hecho, sostiene esa rutina en la que la hora del baño es igual de importante que sentarse en la mesa a comer. Si es necesario, puedes crear un horario visual del día para que tu hijo sepa qué es lo que viene a cada momento.

Anticípale que llega la hora del baño

Si está compenetrado con alguna actividad, anticípale que pronto llegará la hora del bañarse. Puedes negociar los tiempos, como dejarlo jugar por 5 minutos más, pero una vez cumplido ese plazo habrá que ir al baño.

Hacer espuma en la bañera, poner música que le guste o darle algunos juguetes son buenas opciones para que el pequeño disfrute del momento del baño.

¡Nunca le obligues!

Si tu hijo está en la etapa de negación y no quiere bañarse, tendrás que usar el horario visual para que se dé cuenta de que es lo que hay que hacer y que no queda otra opción. No se trata de discutir, sino de explicarle la importancia que tiene la higiene y que no es algo que se deba dejar para otro día.

Sin embargo, nunca le obligues a meterse en la bañera. Tienes que esperar a que se relaje emocionalmente y que esté receptivo para poder hacerlo de manera progresiva. Permite que tome confianza poco a poco con el agua hasta que se sienta cómodo del todo.

Poner música, hacer espuma, cantarle una canción o cualquier otra cosa que consideres que puede hacer del baño un momento agradable será una buena idea. Tú conoces a tu hijo e intuirás por qué no quiere bañarse. Seguro que sabrás cómo hacerle cambiar de opinión y que lo lleve a cabo de la mejor manera.

Te podría interesar...
Útiles para la hora del baño del bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Útiles para la hora del baño del bebé

Los útiles para la hora del baño del bebé ayudan a los padres a realizar una higiene correcta y segura en el aseo de los pequeños.



  • Equipo Susaeta. (2011) La hora del baño (Bebe inteligente 12 a 18 meses) Editorial: Susaeta