Mi hijo es celiaco, alternativas para su alimentación

Indira Ramírez · 9 septiembre, 2016

Si has salido del consultorio médico con un diagnóstico de celiaquía en tu hijo estarás en parte aliviada por conocer qué es lo que le genera las molestias intestinales, pero con la incertidumbre: mi hijo es celiaco, qué alternativas tendrá para su alimentación.

En este post te proponemos una serie de claves interesantes y practicas para que sortees la celiaquía sin traumas y sobre todo, induzcas a tu familia en un universo de alimentación más saludable.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por la intolerancia permanente al gluten. Esta condición genética, por lo general, se detecta en los primeros cinco años de vida y contrario a otras enfermedades, la celiaquía solo demanda de un régimen alimenticio adecuado para no caer en “crisis”.

Se da en 1 por ciento de la población y con frecuencia es mal diagnosticada ya que el cuadro sintomático no es igual en todos los casos. Las mujeres tienen doble de probabilidad que los hombres de sufrir de celiaquía.

¿Qué es el gluten?

Es la denominación general de la proteína que se encuentra en los cereales: trigo, cebada y centeno. Es la proteína encargada de “aglutinar” y dar fuerza a la masa y al mismo tiempo funciona como levadura. El gluten está presente en bizcochos, pasteles, pastas, pizzas, galletas, cereales elaborados, panes y también como producto secundario en alimentos procesados.

Síntomas que pueden indicar que tu hijo es celiaco

Pese a que resulta complicado determinar a simple vista cuando un niño padece de celiaquía ya que muchos de los síntomas no se manifiestan en principio o la enfermedad se mantiene asintomática, existen señales que por su frecuencia pueden indicar la existencia de celiaquía.

gluten-intolerance

  • Diarreas frecuentes
  • Hinchazón del abdomen
  • Flatulencias frecuentes y con fuerte olor
  • Vómitos
  • Pérdida de peso
  • Erupción en la piel
  • Problemas de crecimiento
  • Cansancio, fatiga
  • Cólicos intestinales
  • Anemia
  • Cambios de carácter y trastornos de comportamiento

¿Qué alimentos no debe consumir mi hijo si es celiaco?

  • Alimentos que contengan gluten: pastas, panes, cereales a base de trigo, cebada y centeno.
  • Germen de trigo y salvado de trigo
  • Cus cús
  • Tartas, bollerías
  • Extractos y malta de cebada
  • Golosinas que contengan gluten
  • Espesantes, adobos, salsas
  • Bases de sopa
  • Embutidos
  • Charcutería

 

Mi hijo es celiaco, alternativas para su alimentación

Establece menús que no sean aburridos ni monótonos. Ten en cuenta que son más los alimentos que tu hijo si puede consumir.

Crea el hábito de comer en casa y llevar snacks saludables para merendar (galletas sin gluten, frutas, etc) en la mochila para evitar que el niño consuma alimentos con gluten.

Estos son alimentos que tu hijo sí podrá consumir

  • Proteínas animal pescados y carnes y proteínas vegetales.
  • Leche, yogurt
  • Helados
  • Pescados y mariscos
  • Quesos curados frescos con una composición simple
  • Quesos cremas, requesón.
  • Frutas frescas no procesadas
  • Huevos
  • Jugos naturales, zumo de frutas.
  • Papillas naturales, preferiblemente hechas en casa.
  • Verduras y vegetales: espárragos, zanahorias, remolachas, papas, brócoli
  • Cereales de arroz, sin gluten
  • Aceite vegetal, de canola y oliva
  • Mantequillas
  • Productos destilados (vinagres)
  • Ensaladas
7-Carne-jpg_145801

Consejos para que tu hijo lleve una vida sin límites:

Ubica en tu región las organizaciones o grupo de padres y personas celiacas para que cuentes con un apoyo solidario e informado sobre la celiaquía. Por ejemplo, en España existe la Asociación de Celiacos de España.

Registra junto a tu hijo las tiendas de la zona que ofertan productos para personas celiacas.

Incentiva a toda la familia a conocer la composición de los alimentos y aprender a identificar sus componentes con la lectura de etiquetas. Hoy día existen incluso aplicaciones que leen las etiquetas y dan un reporte sincero de los componentes de los productos.

Si tu hijo comienza a tener una dieta sin gluten y saludable verás mejoras en su salud y humor entre los 6 y 12 semanas.

Los expertos recomiendan que los niños celiacos consuman suplementos vitamínicos.

Incentiva a tu hijo realizar actividades físicas y mantener una dieta libre de gluten. Ese binomio será suficiente para que conserve su salud y tenga una vida sin límites.

Informa al niño sobre su situación y no le reserves información para que él –de acuerdo a su edad- tome responsabilidad de su salud.