Niños celíacos, ¿cómo actuar?

Macarena 25 mayo, 2016
Los niños celíacos requieren cuidados fundamentales para mejorar tanto su salud como su calidad de vida. ¿Cómo actuar frente a casos de niños celíacos?

Los niños celíacos padecen un trastorno del sistema inmunológico ocasionado por una intolerancia al gluten, es decir, a las proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno, además de otros cereales derivados.

En el caso de niños celíacos, el gluten daña las vellosidades del intestino delgado que tienen como función absorber los nutrientes de los alimentos. De este modo, el cuerpo desecha esos nutrientes necesarios para el desarrollo, causando deficiencias de diversos tipos.

Sin embargo, la enfermedad celíaca puede manifestarse a través de múltiples y variados síntomas que atacan a diferentes órganos y sistemas del cuerpo, de acuerdo al organismo del pequeño que la padece.

Por ejemplo, los bebés generalmente no ganan peso ni se desarrollan correctamente mientras que los chicos más grandes pueden sufrir diarreas y dolores estomacales crónicos, pérdida de peso injustificada, fatiga y eczemas severos y dolorosos en la piel. Otros tantos, no presentan ningún signo asociado a la celiaquía.

Ahora bien, ¿cómo debemos cuidar a los niños celíacos?, ¿en qué consiste la dieta?, ¿cómo puede impactar esta intolerancia al gluten a nivel social y cómo es posible ayudarle? Descúbrelo en este artículo de Eres Mamá.

Claves para cuidar niños celíacos

Si tu hijo fue diagnosticado, no te preocupes, simplemente ten a bien cumplimentar estas pautas cotidianas que le permitirán sobrellevar su enfermedad de la mejor manera posible, así como también serán de gran utilidad para  asegurarle un buen nivel de vida a la familia entera.

  • La comunicación, educación y concientización familiar es fundamental. No se trata de esconder alimentos, sino de enseñarle a clasificarlos y distinguirlos. Lo recomendable es educar tanto a niños celíacos como a su entorno, explicándoles de la forma más sencilla aquellos alimentos prohibidos ya que causarán el malestar del paciente celíaco. Por ello, no solo el infante debe comprender su condición, comunícaselo a familiares, amigos, profesores y tutores para que lo comprendan y lo tengan en cuenta a la hora de suministrar cualquier tipo de producto comestible.
  • Desdramatiza la enfermedad. Tu hijo es pequeño pero listo, así que podrá aprender rápidamente lo que puede comer, como aquello que debe evitar, pues será fundamental que fomentes su responsabilidad, compromiso  y conciencia para con esta condición. Por supuesto, evita por todos los medios que el menor se sienta como un bicho raro y, ante cualquier evento social, prepara viandas y productos atractivos sustitutivos del menú general ofrecido.
  • Diferenciación de alimentos. Una buena opción es separar los alimentos con gluten de aquellos aptos para celíacos en armarios diferentes, así como también utilizar utensilios y vajilla especiales para los niños celíacos. Además, a fin de evitar la contaminación cruzada, prepara por separado el menú permitido y el prohibido, por supuesto, ocupándote primero del que no contenga gluten. Otro aspecto a cuidar es que cada integrante de la familia sepa interpretar las etiquetas de los alimentos.
2f285031c829d5b44d5c8de285ef850b

Celiaquía: Controla lo que ingiere tu hijo

El tratamiento de la enfermedad celíaca es pura y exclusivamente dietético, es decir, basta con eliminar el gluten de la alimentación del niño para ganar en salud y calidad de vida. De esta forma, las vellosidades intestinales iniciarán su recuperación, con lo cual los síntomas desaparecerán.

Por este motivo, debemos controlar todo lo que ingieren los niños celíacos, dado que muchos alimentos contienen gluten. No alcanza solo con reducir la ingesta de gluten, pues hay que erradicar su consumo ya que aún pequeñas cantidades pueden dañar irreversiblemente sus intestinos, favoreciendo complicaciones como hepatitis o diabetes.

Para distinguir cuáles son los productos aptos, recuerda atender la información disponible en los productos sin TACC en pos de observar tanto el símbolo que indica que el alimento es libre de gluten o bien si contiene esta proteína.

Internacionalmente se emplea el logo de la espiga barrada que identifica a aquellos alimentos libres de gluten. Si bien algunos indican que el producto contiene bajas dosis de esta proteína o creemos que se trata de alimentos que no pueden contener TACC, lo recomendable es no consumirlos ante la duda.

a2a24e27196d9247ee2c51667e0acc66

Los niños celíacos solo pueden y deben consumir aquellos con el símbolo o bien los que aparecen en los listados de alimentos permitidos, dado que han sido analizados y arrojaron buenos resultados para pacientes con celiaquía.

Niños celíacos: ¿Qué alimentos sí y cuáles no?

Por supuesto, los niños celíacos pueden consumir tranquilamente carnes blancas y rojas, huevos, verduras, hortalizas y legumbres y frutas. En el caso de lácteos y derivados, gaseosas y otros productos más elaborados deberá consultar al listado de alimentos o guiarse por el símbolo presente en los envases.

Ahora bien, debes alejar a tu hijo del pan, pastel, tartas, bollería, galletas, bizcochos, pastas, pizzas, embutidos y todo producto manufacturado realizado, ligado o secado con gluten, bien sean harinas, almidones, sémolas, féculas.

Además, pon especial atención a la hora de elegir salsas, colorantes, caldos, sopas preparadas, frutos secos tostados, postres lácteos, helados, golosinas y chocolates. Aunque te parezca raro, evita cremas, jabones, pastas dentales y champús que contengan gluten.

Te puede gustar