Hay esperanza para la leucemia infantil: la terapia génica

9 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Olga Carbajo
La leucemia infantil afecta principalmente a los menores de 5 años, y la quimioterapia revierte casi el 90 % de los casos. ¿Qué esperanza hay para los niños que no responden al tratamiento convencional?

Los tratamientos más recientes contra uno de los cánceres más frecuentes en la población infantil no solo han logrado frenar el avance de la enfermedad, sino que incluso han podido revertirla. La terapia génica está significando para estos niños que padecen leucemia infantil de células B un nueva vía a la esperanza.

Pero para entender la leucemia es preciso que antes conozcamos a qué células afecta y cómo se originan. Todo comienza en la médula ósea, un tejido esponjoso de color blanco localizado en el interior de los huesos largos como el fémur, o la cadera y el esternón.

Aquí, en la médula ósea, existe un reducido número de células madre que dará lugar a los distintos tipos celulares que encontramos en la sangre: la serie linfoide (linfocitos) y la serie mieloide (glóbulos rojos, plaquetas y algunos glóbulos blancos). Entonces, ¿cómo empieza el cáncer de células B?

¿Qué es la leucemia infantil?

Todo cáncer surge cuando nuestro organismo comienza a producir células a un ritmo descontrolado, con la particularidad de que estas células anómalas no mueren. Dado que nuestro cuerpo está formado por células, el cáncer puede aparecer en cualquier órgano de este.

En el caso de la leucemia infantil, el cáncer se origina en la médula ósea, por lo que las células afectadas son las sanguíneas, concretamente aquellas que dan lugar a los glóbulos blancos o a células mieloides, mielocitos.

Estas células cancerosas, en ocasiones, permanecen en la médula ósea aunque, generalmente, llegan al torrente sanguíneo diseminando la enfermedad y, en algunos casos, invaden otras partes del organismo, como los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado y el sistema nervioso central.Hay esperanza para la leucemia infantil: la terapia génica.

Tipos de leucemia infantil

Atendiendo a distintas características, The American Cancer Society clasifica la leucemia infantil en los siguientes subtipos: agudas o de crecimiento rápido, crónicas o de crecimiento más lento, de células mieloides, o de células linfoides.

  • Leucemia linfocítica aguda (ALL). Es la  más frecuente. Afecta a las células linfocíticas, aquellas que formarán glóbulos blancos. Se conoce como leucemia de células B.
  • Leucemia mieloide aguda (AML). Se origina en las  células mieloides. Representa la mayoría de los casos de leucemias remanentes.
  • Leucemia linfocítica crónica (CLL). Es muy poco freceunte en niños. Afecta a los góbulos blancos en la médula osea.
  • Leucemia mieloide crónica (CML). Esta variante tiene su origen en las células hematopoyéticas, aquellas que dan lugar a glóbulos rojos y plaquetas, por lo que invade el torrente sanguíneo. Es poco común en niños.

Una puerta a la esperanza: la terapia génica

Recientemente, el hospital Clinic de Barcelona ha tratado aa varios niños con LLA de células B que no respondían al tratamiento convencional. Les ha sido aplicada una novedosa terapia génica que aún se encuentra en fase experimental en humanos: el tisagenlecleucel. Dicho tratamiento fue aprobado por la FDA en 2012 y lo distribuye la farmacéutica Novartis. Pero ¿en qué consiste exactamente la terapia génica?

La terapia génica

La terapia génica es un tratamiento ajustado a cada paciente en el que se introducen genes específicos en determinadas células del paciente para combatir la enfermedad. De esta forma, se consigue evitar los rechazos de los trasplantes y aumentar la eficacia del tratamiento al diseñar dianas específicas para atacar al cáncer.

Diseño del tratamiento  para la leucemia infantil

El proceso se lleva a cabo en varios pasos y tarda unos 22 días en estar completado.

  • En primer lugar, se extraen células sanguíneas del paciente y se aíslan los Linfocitos T.
  • Posteriormente, en laboratorio, son manipulados genéticamente; se les incluye una secuencia de ADN para producir una proteína denominada CAR (Chimeric Antigen Receptor).
  • La CAR es la responsable de reconocer a otra proteína localizada en la superficie de las células cancerígenas, la CD19.
  • Los Linfocitos T (LT) del paciente que han sido modificados se hacen crecer en el laboratorio hasta obtener miles de millones de ellos.
  • En una última fase, los LT modificados son inoculados al paciente en forma de infusorio intravenoso.Hay esperanza para la leucemia infantil: la terapia génica.

¿Cómo funciona el binomio T-CAR/CD19?

Imaginemos la célula como una esfera de cuya superficie afloran unas estructuras con forma de rama, cada una de ellas con una morfología característica. Estas ramas van a ser las responsables de la relación de la célula con su entorno y con otras células.

En el caso concreto que nos ocupa, los LT modificados del paciente expresan en superficie una ‘rama’ muy concreta, la CAR, que reconoce específicamente otra ‘rama’ en la superficie de los LB, la CD19. Ahora que el linfocito T ha reconocido a la célula B cancerígena, puede procede a su  eliminación.

Sin embargo, citando al Dr. Francis Collins, director de los NIH:

«Se necesita tener en cuenta muchas preguntas antes de que podamos proclamar los planteamientos inmunoterapeúticos del cáncer como un éxito incondicional».

-Dr. Francis Collins-

Éxitos y fracasos de la inmunoterapia en la leucemia infantil

En los resultados observados tras 3 meses de la aplicación del tratamiento, según el Instituto Nacional del Cáncer (NIH), el 80 % de los pacientes que no había respondido satisfactoriamente a la quimioterapia convencional presenta una clara remisión de la enfermedad.

Sin embargo, debemos ser cautelosos ante este éxito de la inmunoterapia en vista a los efectos secundarios observados y que deben ser tenidos en cuenta. El Dr.Collins remitió un informe al respecto del que cabe destacar los siguientes puntos:

  • La proteína CD19 se encuentra presente en los linfocitos B, por lo que LT-CDR no distingue entre células cancerígenas y sanas, y el paciente debe ser tratado para la inmunodepresión.
  • Aparición del Síndrome de liberación de citosinas, el cual remite tras la aplicación de la medicación oportuna.
  • Presencia de efectos secundarios neurológicos, como confusión y convulsiones, que parecen revertir sin necesidad de ser tratados.

Por supuesto, este tratamiento innovador ha supuesto una nueva esperanza para las familias de estos niños que habían sido desahuciados. Aún no estando perfeccionado y encontrándose en fase experimental sus más que buenos resultados han facilitado la aprobación de la inmunoterapia para tratar otros cánceres, como el HPV o los linfomas.

  • NIH. (19 octubre 2017). La terapia con células T y CAR ha sido aprobada para algunos niños y adultos jóvenes con leucemia [artículo en web]. Recuperado de: www.cancer.gov
  • Mouzzo, J. (28 noviembre 2017). La terapia génica contra la leucemia llega al Clinic [artículo en periódico]. Recuperado de: www.elpais.com
  • American Cancer Society. (12 febrero 2019). Tasa de supervivencia de las leucemias en niños [artículo en web]. Recuperado de: www.cancer.org