Cómo trabajar las emociones de los niños con música

28 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
La música tiene la capacidad de influir en nuestras emociones. Vamos a ver cómo trabajar esto con niños.

La asociación de emociones con canciones nos habla de la conexión personal que todos somos capaces de sentir con la música, y de cómo la música se utiliza para autorregular las emociones. Esta es, de hecho, una de las formas más comunes en las que se consume música: para cambiar las emociones y los estados de ánimo (Sloboda, 2010). Con todo esto, resulta claro que es posible trabajar las emociones de los niños con música.

La conexión con la regulación de las emociones inducidas por la música se forma, en gran medida, durante la adolescencia y los primeros años de vida adulta. Esta conexión está estrechamente relacionada con el desarrollo de la identidad propia y la influencia de los grupos de pares. Es decir, las canciones y artistas favoritos de la mayoría de la gente son aquellos que escucharon con sus amigos en el instituto y en la universidad.

Pero, en realidad, la influencia de la música y su relación con las emociones empieza mucho antes. Los niños se sienten atraídos por la música de forma natural, incluso cuando son muy pequeños. Además, la música puede utilizarse para influir en las emociones de los niños, incluso en la primera infancia.

En un estudio reciente publicado en un número especial de Frontier in Human Neuroscience, las expertas Kimberly Sena Moore y Deanna Hanson-Abromeit estudiaron en profundidad cómo se puede estructurar la música para facilitar los cambios emocionales de los niños desde la edad preescolar. Vamos a verlo.Cómo trabajar las emociones de los niños con música.

Razones fundamentales por las que se pueden trabajar las emociones de los niños con música

  • La música es apropiada para facilitar el desarrollo de los niños.
  • Existe una conexión bien documentada entre la música, las emociones y la excitación fisiológica, incluso en los bebés.
  • La música se usa de una forma común en las interacciones musicales entre el cuidador y el niño.

Vamos a ver algunas formas musicales con las que podemos influir en el estado emocional de un niño y trabajar las emociones de los niños con música.

Trabajar las emociones de los niños con música: transiciones musicales

Las transiciones son los cambios que se producen a lo largo del día en el horario del niño. Los niños hacen, por ejemplo, una transición diaria entre el sueño y la vigilia, otra de la casa al colegio, de una clase a otra, del aula de educación formal a un aula de extraescolares, de extraescolares a la casa y de la vigilia al sueño.

Hay docenas de transiciones durante el día. Dada la energía consumida en ellas y el caos que puede acompañarlas, resulta que también hay docenas de oportunidades para ayudar con la música a facilitar las transiciones de los niños.

Una forma puede ser reproducir música de fondo para cambiar el ambiente del espacio y crear un ambiente más tranquilo. Elige música sin palabras que tenga un ritmo lento, un nivel de volumen suave y un sonido bonito y melódico. Reproduce la música durante 5-7 minutos durante el tiempo de transición.

Otra forma puede ser crear pequeñas cancioncitas de transición. Por ejemplo, puedes tener una canción para el momento del despertar, una canción para ir a la cama o una canción para el tiempo de cepillar los dientes. No hay que preocuparse por cómo suene esta canción, es una forma de jugar con el niño. Puedes coger la melodía de alguna canción que conozcáis bien y cambiar la letra.

Juegos Musicales

A los niños les encanta jugar. Se lo pasan bien, socializan y aprenden con el juego. Así que, una segunda forma de influir en las emociones de un niño es a través del juego musical.Cómo trabajar las emociones de los niños con música.

El juego musical puede incluir la exploración de sonidos. Podemos crear ritmos con objetos que encontremos en una habitación o bailar con música por el espacio haciendo un mix de estilos.

El juego musical también puede consistir en cantar juntos. Cantar canciones divertidas, tontas, canciones que le gusten al niño… Se trata de divertirse.

Calma Musical

Hay momentos para jugar y momentos para estar tranquilos. Podemos utilizar la llamada a la calma cuando un niño esté enfadado o molesto y queramos hacerlo sentirse mejor. También cuando esté demasiado enérgico y queramos que se calme. La música puede ayudar con esto. Elige una canción tranquila o que le guste mucho.

Si, además, cantamos la canción que elijamos, esto servirá para recordarle la conexión que existe entre los dos. Esto puede acelerar el regreso a un estado de calma.

En definitiva, no olvidemos la importancia que puede tener la música en el desarrollo de un niño y en sus emociones. Es una gran herramienta capaz de facilitar muchos momentos de su día a día.

  • John Sloboda. Handbook of Music and Emotion: Theory, Research, Applications. Oxford University Press. 2010.
  • Sena Moore, K. y Hanson-Abromeit. Theory-guided Therapeutic Function of Music to facilitate emotion regulation development in preschool-aged children. Frontiers in Human Neuroscience. 9, 572. doi: 10.3389/fnhum.2015.00572. 2015.