¿Hay bebés que nacen con dientes?

Viviana Schafer · 23 noviembre, 2018
Al ver que un bebé nace con dientes, los padres pueden preocuparse, y hasta asustarse. Tranquila: esto no lo afectará en nada y no será un problema, aunque puede ser una molestia a la hora de amamantarlo.

Efectivamente, hay bebés que nacen con dientes. No es lo más habitual, pero sucede en uno de cada tres mil nacimientos. Los primeros dientes aparecen en la mayoría de los pequeños a los seis u ocho meses de vida; no obstante, y aunque no es normal, hay algunos bebés que nacen con dientes o que se asoman a los primeros días de haber nacido.

Para más precisión, son los brotes de los dientes los que se asoman a través de las encías hasta seis días después del parto. Pueden nacer con una parte o con el diente entero antes de lo normal.

A estos dientes se los conoce como natales. La razón de su aparición es el hecho de que la raíz se desarrolla en una posición anormal y, por lo tanto, se aproxima a la superficie más rápido de lo esperado.

Estos casos se dan más frecuentemente en niñas y pueden aparecer uno o dos dientes a la vez. Generalmente, son los incisivos centrales inferiores los que se dejan ver primero.

Causas y posibles síntomas de los dientes natales

Los dientes comienzan a formarse dentro del útero materno. Durante los 3 o 4 meses de gestación, se forma un tejido duro que los rodea. Los dientes natales se asocian a factores hereditarios, a la falta de vitaminas de la madre, estados de fiebre y otros trastornos.

En algunos bebés, pueden manifestarse por un síndrome o anomalías como el paladar o el labio hendido; también pueden deberse a factores ambientales. El desarrollo de la raíz puede ser por una infección, un trauma, desnutrición, posición más alta de la raíz de la encía, estimulación hormonal o la exposición de la madre a toxinas en el ambiente.

Mientras que a algunos niños no les altera la salida de los primeros dientes, a otros les puede ocasionar mucha irritabilidad, llantos, dificultad para conciliar el sueño e inapetencia alimentaria.

Asimismo, es posible que se les hinchen las encías y que presenten fiebre o un pequeño aumento de la temperatura corporal. En estos casos, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al pediatra.

Muchos padres preguntan: ¿es bueno que el bebé se chupe el dedo?

¿Qué debo hacer si mi bebé nace con dientes?

Que tu bebé nazca con dientes no representa causa alguna de preocupación. La excepción es el caso de que estos estén demasiado flojos, ya que el recién nacido corre el riesgo de tragárselos.

De todos modos, los dientes natales pueden extraerse poco después del nacimiento, mientras el niño todavía se encuentra en el hospital. Si bien no es la opción más recomendable, se hace solo si los dientes son demasiado inmaduros y móviles.

Aunque en alguna ocasión puede resultarte incómodo, tampoco debes temer que tu bebé pueda morderte durante la lactancia; mientras succiona, el niño no podrá morderte. Para tomar el pecho, el recién nacido succiona utilizando la lengua y no las encías, que es donde están los dientes.

Ante estos casos, no debes hacer nada cuando el niño nace con dientes, salvo que esto pueda provocar problemas para alimentarse o causarle lesiones en la boca. Por ejemplo, los dientes natales pueden ocasionar úlceras en la lengua del bebé al mamar, lo que puede generar que rechace el pecho materno.

Además, el recién nacido puede tener una tendencia a erupciones precoces de dientes de leche y también a que le empiecen a cambiar los dientes antes de lo normal.

¿Qué precauciones hay que tomar?

En primer lugar, deberás higienizar los dientes natales de tu hijo pasándole suavemente un paño limpio y húmedo sobre ellos y sobre las encías. No olvides de examinar su lengua y sus encías con frecuencia, para cerciorarte de que los dientes no estén causando alguna lesión.

Asimismo, recuerda consultar con tu médico si hay riesgo de que desarrollen úlceras en la boca, en la lengua u otros síntomas.

Existen bebés que nacen con dientes, que son conocidos como dientes natales.

“Los dientes natales pueden extraerse poco después del nacimiento, aunque esto se hace solo si son demasiado inmaduros y móviles”

Aunque no estén relacionados directamente con ninguna enfermedad, los dientes natales pueden estar asociados a los siguientes trastornos: síndrome de Ellis-van Creveld; síndrome de Hallermann-Streiff; síndrome de Pierre Robin y síndrome de Soto.

Debes ser consciente que estos dientes no están completamente desarrollados por haber salido de manera prematura. Por eso, intenta estar pendiente de los síntomas que tu bebé pueda manifestar y consultar a tu médico ante cualquier duda.

En síntesis, mientras el bebé no corra peligro de expulsarlos o tragárselos, no es necesario removerlos. Habitualmente, los niños que nacen con dientes consiguen desarrollar su dentadura de leche completa más rápido que otros infantes, pero también la pierden antes.