Cómo hablar con tu hijo adolescente y que se sienta aceptado

22 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Para que tu hijo adolescente crezca emocionalmente saludable necesita sentirse aceptado por ti.

Ser padre o madre de un hijo adolescente no nada fácil. Están en una etapa complicada en la que solo piensan en ellos y en sus amistades. A veces, los padres pueden sentir que existe una barrera de comunicación que no se puede sobrepasar y son incapaces de hablar con su su hijo adolescente.

Se suele pensar que tan solo es una fase que deben pasar, pero, en realidad, es el momento ideal para trabajar la comunicación y el vínculo afectivo entre tu persona y tu hijo adolescente.

Tu hijo adolescente requiere de ti

No te lo dirá porque está construyendo su identidad y quiere mostrarte que es capaz de desenvolverse en el mundo con total autonomía. Pero la realidad es que tu hijo adolescente te necesita ahora igual que siempre te ha necesitado. Es necesario tener empatía y paciencia con los adolescentes para evitar que sientan que tu comunicación es un intento desesperado de confrontarle.

Los padres se sienten amenazados porque creen que están perdiendo el control en sus hijos y que es el comienzo para ir por caminos separados. El adolescente ya no comparte lo que le pasa en su mundo y los padres sienten que están excluidos. Este sentimiento lo notan como un puñal clavado en el corazón…

Madre hablando con su hijo adolescente con un café de la mano.

Pero más allá de esto, el padre puede pensar que su hijo le oculta algo. En realidad, no es que oculte nada, es que el adolescente también está luchando internamente, tiene sus propias luchas internas y está continuamente batallando. Está pasando por una transición importante y, por eso, aunque no te lo diga, te necesita a su lado.

Es necesario que tu hijo sienta la confianza suficiente contigo para sentirse aceptado y saber que le escuchas cuando te habla. Tu hijo adolescente está intentando averiguar quién es y cómo encaja en el mundo en el que se encuentra. Por eso, necesita que le hables de manera amable a través de palabras que entienda y sienta como motivadoras.

Comunícate como tu hijo adolescente se sienta más cómodo

Puedes probar nuevos métodos. ¿Cómo se comunican los adolescentes la mayor parte del tiempo? A menudo, eligen usar sitios de redes sociales, especialmente Facebook, incluso si su amigo es fácilmente accesible para una conversación real y cara a cara.

Los mensajes de texto también son populares; los adolescentes se envían mensajes de texto, incluso cuando están sentados uno al lado del otro en clase o de pie a varios metros de distancia en el patio de la escuela.

Envían mensajes de texto cuando acaban de decir adiós al final del día. Todo puede parecer insondable para los adultos, pero si los adolescentes se sienten más cómodos comunicándose de esta manera, entonces, no tengas miedo de unirte. Los medios de comunicación preferidos de tu hijo pueden abrir una ruta para la conversación.

Una vez que rompes el hielo, puedes sugerir que continúe la conversación cara a cara. Si envías mensajes en Facebook, asegúrate de usar la función “enviar un mensaje” y no publiques tus comentarios en su muro, donde todos sus amigos puedan verlos.

¡Eso significaría una vergüenza total y empeoraría las cosas! Incluso si lo que has escrito es completamente inocuo. Ningún adolescente que se precie quiere ser visto participando en el chat de Facebook con un padre.

Busca tiempo juntos

Toma tiempo para estar con tu hijo; recuerda que no hay nada más importante que él en estos momentos. Es muy raro que los adolescentes se acerquen de manera proactiva a los padres, por lo que, cuando se da este paso, es algo que se debe respetar, sea cual sea el tema.

Madre hablando distendidamente con su hijo adolescente.

Puede ser un tema trivial o simplemente una conversación general, pero está abriendo la puerta para nuevas conversaciones cuando las cosas necesitan ser habladas.

Al final de una conversación más ‘significativa’, siempre pregunta si hay algo más de lo que le gustaría hablar a tu hijo adolescente y, aunque parezca avergonzado, reitera que siempre estarás disponible para hablar sobre cualquier tema y que disfrutas de estas oportunidades.

Crear oportunidades de conexión

Es muy difícil conectarse con un adolescente cuando puede ‘escapar’ rápidamente de ti saliendo con amigos o yendo a su habitación. Si necesitas tener tiempo para hablar o simplemente tener una pequeña oportunidad de estar con tu hijo adolescente para mejorar la conexión, intenta pensar en una forma de hacerlo por tu cuenta sin ser abierto.

Muchos padres cometen el error de centrar demasiada atención en el adolescente sugiriendo un día juntos a algún lugar al que le gustaría ir, o un viaje de compras para comprarle ropa nueva. Desafortunadamente, los adolescentes en esa etapa ‘incómoda’ pueden sentirse patrocinados por estos generosos gestos o tu atención, y replican que no necesitan su ayuda.

Intenta revertir la situación diciendo que necesitas su ayuda, tal vez para elegir un nuevo conjunto de ropa, o emprender una tarea que has estado posponiendo porque es emocionalmente difícil para ti. O ábrete a ellos sobre algo sobre lo que quieras opinar. Esto puede funcionar porque transmite que ves a tu hijo adolescente como un adulto con opiniones que valoras y la capacidad de hacer contribuciones a tu vida diaria.