¿Qué hábitos favorecen la concepción?

Francisco María García · 16 diciembre, 2017
¿Qué hábitos de nuestro día a día favorecen la concepción?

Hay hábitos que favorecen la concepción, así como otros la dificultan. El tema de la fertilidad está estrechamente relacionado con el estilo de vida. De hecho, muchas personas completamente funcionales tienen dificultades para concebir simplemente por sus costumbres inadecuadas.

Un estilo de vida sano es el mejor antídoto contra cualquier enfermedad. Y también resulta ser la mejor manera de lograr que el sistema reproductivo funcione a la perfección. En los hábitos está la clave del bienestar.

Los hábitos que favorecen la concepción tienen que ver con alimentación, actividad física y evitación de algunas sustancias. Vale decir que se trata de costumbres que no solo ayudan a concebir, sino que también mejoran la calidad de la gestación.

La alimentación, un factor clave

Una dieta saludable es aquella que principalmente cuenta con: vitaminas, antioxidantes, ácidos grasos omega-3. estos elementos son particularmente efectivos para la salud reproductiva.

Se recomienda mantener un alto consumo de frutas y verduras, estos son alimentos que no se deberían dejar de ingerir diariamente. Los pescados azules y los frutos secos también son recomendables.

Los alimentos ricos en omega-3, vitaminas y antioxidantes no deberían faltar en la dieta de alguien que está en proceso de concebir.

Una dieta saludable forma parte de los hábitos que favorecen la concepción.

El ejercicio entre los hábitos que favorecen la concepción

El sobrepeso incide de manera directa sobre la fertilidad. Así mismo, puede ocasionar graves problemas durante el embarazo. La obesidad trae consigo muchos males asociados. Por eso se debe evitar a toda cosa, especialmente cuando se está planeando un embarazo.

La mejor manera de combatir el sobrepeso es con una alimentación saludable y ejercicio regular. Este último es uno de los hábitos que favorecen la concepción. No solo evita que haya obesidad, sino que además mantiene todo el organismo en buen estado. Un hábito muy recomendable en cualquier circunstancia.

Control médico periódico

Otro de los hábitos que favorecen la concepción es mantener un control médico periódico. Y la favorece porque permite detectar a tiempo cualquier problema o anomalía. El ginecólogo o el urólogo muchas veces logran captar las dificultades incipientes en un examen de rutina.

Acudir al médico periódicamente es una cuestión que denota preocupación por la salud propia. Esta buena costumbre muchas veces salva vidas. Así mismo, garantiza una intervención más eficiente y eficaz, llegado el caso.

Vigilar la ingestión de medicamentos

Muchos medicamentos tienen la propiedad de incidir sobre la fertilidad. Cuando una persona debe ingerir drogas frecuentemente, tiene que ser consciente de qué está tomando. Algunos componentes de esas medicinas podrían limitar su capacidad reproductiva.

Lo más recomendable y saludable es preguntarle al médico por esos detalles. Cuando se receta una medicina, el profesional está obligado a informar sobre sus efectos. De ser posible, siempre hay que sustituir las medicinas agresivas por otras sustancias o métodos más amigables.

Controlar el estrés

La ciencia ya sabe que el estrés influye sobre cientos de enfermedades. En algunas de ellas tiene una participación directa, es el caso de la hipertensión o la gastritis. En otros casos, la incidencia es menos visible, pero no por ello menos peligrosa.

Lo ideal es poder vivir la vida sin estrés. Si esto es imposible, debido a las condiciones de trabajo o a otros factores, siempre se pueden limitar sus efectos.

Se recomienda la práctica de técnicas de relajación, que suelen tener un magnífico impacto. Lo mismo ocurre con el deporte, que proporciona grandes beneficios físicos y mentales.

el control del estrés es necesario.

Evitar algunas sustancias

Los hábitos que favorecen la concepción incluyen el evitar algunas sustancias específicas. Principalmente el tabaco y el alcohol. Varias investigaciones han logrado determinar los efectos de esas sustancias sobre la salud reproductiva.

El tabaco disminuye la calidad de los óvulos femeninos. También incide en la producción de espermatozoides. Eso sin contar con todos los efectos que tiene en el sistema respiratorio, circulatorio y digestivo. Es una sustancia muy nociva, a la que se le debe decir “no”.

Con el alcohol ocurre algo similar, un consumo excesivo de bebidas alcohólicas afecta la capacidad para concebir. Se sabe que incrementa el riesgo de aborto y disminuye la fertilidad en la mujer.

También provoca malformaciones congénitas y disminuye la motilidad de los espermatozoides. En baja proporción y si se consume solo de vez en cuando, no tiene mayores efectos.