El extraño síntoma de depresión infantil

La depresión es una difícil enfermedad en cualquier situación, por lo tanto cuando aparece en la infancia tiende a ser alarmante. La depresión infantil pese a que parece manifestarse principalmente a través de la tristeza y el abatimiento, tiene otros síntomas menos comunes. Por ejemplo, se ha descubierto que la agresividad puede ser una señal de depresión. Asimismo, en el caso de los niños, un estudio ha descubierto un extraño síntoma.

Al respecto, los especialistas de la Universidad de Duke, encontraron que uno de los problemas frecuentes en los niños podría ser señal de depresión. Nos referimos al gusto por la comida, que en los niños es de por sí complejo. Según los investigadores, aquellos niños que escogen con cuidado qué comer, y solo tienen preferencia por algunas comidas, podrían sufrir de depresión infantil.

Como hemos dicho, es común que los niños sean problemáticos a la hora de comer. Es por ello que elegimos con cuidado los alimentos, los hacemos más atractivos y fáciles de ingerir. Pese a esto, no todos los niños comen bien y a tiempo. Por lo tanto, no es fácil suponer que se trate de un síntoma de algo más grave como la depresión.

Al mismo tiempo, cabe destacar que no siempre este tipo de comportamiento obedece a problemas como este. Es decir, no todos los casos de niños con dificultades para comer son depresivos. En ese aspecto, especialistas han dejado constancia de que la formación del gusto lleva su tiempo. Por lo tal motivo, fue preciso un estudio para determinar la conexión entre estos patrones.

Ansiedad y depresión infantil, ¿cuáles son las diferencias?

La directora del Duke Center of Eating Desorders, Nancy Zucker, explica que los niños son más sensibles que los adultos. Además, algunos niños son aún más sensibles.  Esto trae como consecuencia que su proceso de adaptación le genere más estrés ante aspectos más simples.

El comportamiento irascible del niño en el momento de comer puede ser normal hasta cierto punto. Sin embargo, este estudio determinó que dicho comportamiento está relacionado con la ansiedad y la depresión severas.

Del mismo modo, el momento de la comida genera estrés en el niño debido a su condición, lo cual es perjudicial para él y su familia. Esto trae como consecuencia que se convierta en el momento más difícil del día, por lo tanto puede presentar secuelas en el futuro. Es decir, la dificultad al momento de comer, puede generar trastornos de depresión y ansiedad en la edad adulta.

Hasta el momento los investigadores no han identificado un patrón que determine esta conducta. Por lo tanto, no debemos alarmarnos desde ya. No todos los niños con complejos a la hora de seleccionar su comida sufren de ansiedad y/o depresión. Al parecer tiene mayor incidencia en casos donde la hora de la comida se vuelve insoportable.

Según los investigadores, esto tiene mucho que ver con la actitud que los padres tengamos ante este hecho. Por ejemplo, cuando intentamos obligarlos a comer o somos muy estrictos sobre lo que comen. Muchas veces estos episodios están caracterizados por los gritos, amenazas, castigos y discusiones. En tal sentido, la situación se vuelve más estresante para el niño, incidiendo en el desarrollo de depresión infantil.

Posibles efectos de la depresión infantil

El niño que sufre depresión puede verse afectado de distintas maneras. En este caso no solo tiene riesgos a nivel psicológico, pues su alimentación también se ve afectada. Debido a que no comen de todo o les cuesta comer las cantidades adecuadas, están expuestos a desarrollar enfermedades.

En el ámbito social también se generan posibles efectos, porque el niño no se comporta en la mesa. Del mismo modo, un niño que no come de todo es difícil de cuidar por personas que no sean sus padres. Las personas selectivas con la comida no siempre son bien comprendidas, razón por la cual en el futuro podrían tener conflictos para relacionarse.

Es frecuente que estos niños desarrollen cierto temor por el consumo de ciertos alimentos. Esto se produce por el aumento de protección contra el envenenamiento, un proceso biológico natural en las personas. Es decir, se produce un desorden en cuanto a un sistema natural del organismo. Por lo tanto, estos niños presentan un trastorno que los lleva preocuparse excesivamente por alimentos que consideran riesgosos.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar