¿Existe relación entre la reproducción asistida y la depresión posparto?

Algunos expertos consideran que el empleo de técnicas de reproducción asistida, podría relacionarse con el padecimiento de depresión posparto. Conseguir el embarazo mediante procesos artificiales puede desencadenar una serie de cambios emocionales que no desaparecen fácilmente.

En la mayoría de los casos, estas técnicas no son exitosas desde el primer momento. El estrés que conlleva someterse a este tipo de tratamientos puede perdurar durante el embarazo. Si al proceso médico como tal le sumamos el tiempo que la pareja estuvo intentando concebir sin éxito, obtendremos una elevada cantidad de estrés acumulado.

Más adelante, ante el hecho de que se han embarazado con tanto esfuerzo, la gestación puede ser más emocional. Tenemos entendido que una pareja que logra un embarazo por medio de la reproducción asistida, debe cuidar mucho de la mamá y lo que comienza a crecer en su interior. En ocasiones, se producen pérdidas prematuras y otros problemas derivados del proceso en sí.

El temor de los padres durante esta etapa, puede pasar factura en el posparto. La experta en  psicología y fertilidad Victoria Martínez Navarro, afirma que posibles problemas emocionales son factibles en estos casos.

Implicaciones emocionales de la reproducción asistida

De acuerdo con las afirmaciones de la Dra. Martínez Navarro, someterse a tratamientos de fertilidad podría acarrear mayores problemas emocionales. Cuenta que esto se debe a que durante mucho tiempo la mente de la mujer estuvo centrada en un mismo propósito.

94cc2b30e1b69a944c360ca08105ecd4

Antes del embarazo, la pareja se enfoca en una sola preocupación. Luego del choque emocional que los lleva a buscar ayuda profesional para concebir, vienen varios intentos fallidos. Una vez que logran un embarazo, los siguientes meses pueden ser de altibajos emocionales.

Al mismo tiempo, los procedimientos médicos pueden ser agotadores para el cuerpo y la mente. Análisis constantes, ecografías, consultas, todo esto acarrea gasto de energía y genera mucha incertidumbre. En lo adelante todos los cambios, por mínimos que parezcan, pueden afectar a una mujer que ha pasado por tanto estrés en los últimos meses.

Pensándolo bien, esta serie de cambios puede convertir a la mujer en una bomba de tiempo. A cualquier madre le puede ocurrir depresión posparto, pero estas en particular parecen más propensas. No están tristes, pues es algo que anhelaban hace mucho tiempo, es solo que están agotadas y casi en shock.

¿Se puede relacionar la depresión posparto con la reproducción asistida?

La Dra. Martínez explica que la depresión puede presentarse de dos maneras, con excesiva atención sobre el bebé o con desinterés en él. De alguna forma la madre puede llegar a sentir que la sobrepasa esta situación. Cuidarlo demasiado, es indicativo de que teme por su bienestar y le aterra tener que comenzar de nuevo.

No obstante, puede presentarse también una especie de “reclamo” que su mente le hace. Durante mucho tiempo se concentró en algo que no era en sí misma. Quizá no se ha dado el tiempo para hacer lo que le gusta, no ha descansado, pensado o divertido como necesita. Es por ello, que la depresión posparto, a veces tiene características displicentes.

La experta describe el problema considerando los principales síntomas que son los siguientes.

  • Inquietud
  • irritabilidad
  • Ansiedad
  • Tristeza
  • Falta de interés por casi todo
  • Llanto frecuente

De acuerdo con el análisis de resultados de esta enfermedad, afecta al menos a un 12% de las madres. Sin embargo, no se puede asegurar que la aplicación de técnicas de reproducción asistida puede determinar la aparición de la depresión posparto. Es decir, aunque las características de estas madres las hacen más propensas a sufrir estos síntomas, no hay evidencia de que sea un hecho.

15e722bd04333993747b23d44f3ee483

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La doctora, explica que es natural el temor que sientan estas madres debido a lo que han pasado. No obstante, es algo que le puede suceder a cualquier mujer. Obsesionarse con el cuidado del bebé, es común en estos casos, pero este síntoma por separado no es causa de diagnóstico de depresión posparto.

Científicamente no es posible relacionar la reproducción asistida con la depresión posparto. Sin embargo, algunas de la causas probables del trastorno, podría justificar plenamente su aparición en estos casos. De acuerdo con esto, se puede decir que los factores que desencadenan esta situación son los siguientes.

  • La edad de la madre. Si es joven y primeriza es tan propensa como aquella que ha sido madre después de los 40 y luego de varios intentos
  • Problemas de pareja o disfuncionalidad familiar
  • Antecedentes de depresión
  • Padecer situaciones estresantes de vital importancia durante el embarazo
  • Necesidad de apoyo social.