¿Cómo enfrentarse a los antojos durante el embarazo?

Agetna 4 julio, 2017

Enfrentarse a los antojos durante el embarazo, para algunas, puede ser una verdadera batalla. Ahora bien, esos deseos incontrolables que sienten estas mujeres desde que el cigoto se implanta en su útero, no son experimentados por muchas otras.

Desde antaño, el tema de los antojos es polémico; no obstante, para las embarazadas que sí los tienen, van los siguientes consejos.

Cómo luchar contra los antojos en el embarazo

Ocupa tu tiempo

Ocupar el tiempo es uno de los mejores remedios para enfrentarse a los antojos del embarazo. Si te mantienes haciendo algo, no tendrás ocasión para pensar en tu deseo.

Es cierto que la mente a veces puede traicionarte y querer ser más fuerte que tu propósito por olvidar que tienes un antojo, pero como mujer perseverante que eres, si, por ejemplo, te pones a ordenar las ropitas de tu futuro hijo o terminar de decorar su habitación, ganarás la batalla.

Ten siempre a mano alimentos que te gusten y puedan sustituir tus antojos

enfrentarse a los antojos 2

Cuando te entre ese arrebato por comer un determinado alimento, es mejor que tengas a mano otro que te guste, sea más sano, y pueda sustituirlo.

Si de pronto deseas comer helado de chocolate, no estaría nada mal tener congelado un vaso de leche con algo de polvo de chocolate y azúcar, para saciar tu antojo.

La leche es un alimento nutritivo recomendable durante la gestación, porque además de todas las vitaminas y minerales que te aporta alivia tu acidez.

Un “helado casero de leche” va ser más saludable que cualquier pote de helado de producción industrial.

Satisface tus antojos en calidad, pero no en cantidad

Enfrentarse a los antojos no significa limitarte completamente pues, mientras más te prives de darte un gusto más pensarás en él, más se te quedará en la cabeza.

Si quieres desprenderte de ese antojo lo mejor es librarte de él de la manera más radical que existe: quitándole su condición de “antojo”, es decir, dándote el gusto.

Sentirte gorda dura nueve meses, pero la alegría de convertirte en madre dura para siempre

-Nikki Dalton-

Ahora bien, satisfacer un antojo no significa procurarte un atracón. Para enfrentarte a él y no ir en contra de tu salud elige el alimento de mayor calidad (más proteínas, vitaminas, minerales; menos kilocalorías, edulcorantes artificiales y otros agregados) y cómelo de forma moderada.

Antes de darte el gusto siempre toma, como mínimo, un vaso con agua, e incluye al antojo dentro del desayuno, el almuerzo o las meriendas de por el día, nunca en la noche.

Lávate los dientes

Cuando tengas un antojo, pero no puedas saciarlo, cómete una fruta y después lávate los dientes.

El sabor y olor del dentífrico le “dirá” a tu cerebro que ya comiste, estás saciada y no es necesario lanzarte sin riendas sobre el capricho.

Sal de la casa

Salir de casa cuando quieres devorar la nevera va a resultarte, en cambio, si te quedas dentro del hogar tarde o temprano te verás impulsada a flaquear.

Entonces, cuando tengas uno de estos caprichos que no puedes darte el lujo de hacer realidad, vístete, maquíllate, ponte bonita y sal a pasear al parque, al cine, vete de compras, a visitar a una amiga…, lo que quieras. Solo te recomendamos alejarte de la tentación.

¿Cómo enfrentarse a los antojos durante el embarazo?

enfrentarse a los antojos 3

Enfrentarse a los antojos para las mujeres que los tienen, no es tan fácil como leer estos consejos; no obstante, tampoco es algo imposible.

Para que tengas más herramientas a la hora de “defenderte” de ellos te sugerimos:

Piensa en la salud de tu bebé

El hijo que llevas en tu vientre necesita recibir los nutrientes necesarios para su completo desarrollo.

Por lo general, los caprichos que sueles tener durante la gestación están muy lejos de ser alimentos saludables; ellos no aportan casi nada de lo que tu hijo precisa.

Piensa en ti

Cuando te rindes y pierdes la batalla ante los antojos te lanzas sin frenos hacia el abismo de la comida chatarra. Este tipo de comestibles, sumamente agradables al paladar, unidos a otros malos hábitos alimenticios, son los que te hacen ganar exceso de peso.

Si ahora te sientes linda con esa barriga que resalta tu belleza, muy pronto y para bien, dejarás de tenerla.

En ese entonces, te habrás convertido en mamá y los kilos extras que hayas alcanzado durante la gestación ya no se verán atractivos frente el espejo.

Te puede gustar