3 alimentos recomendados durante el embarazo

Agetna · 2 febrero, 2017

La mujer embarazada debe tener una dieta especial. Por un lado precisa mantener su buena salud y, por el otro, debe brindar a su hijo los nutrientes que él necesita para lograr un completo desarrollo antes de su nacimiento.

Alimentos recomendados en el embarazo

El Aguacate

No pocos estudiosos consideran que el aguacate es uno de los alimentos más completos que existen. Esta fruta (aunque se consume como ensalada es una fruta) es rica en grasa vegetal y ácidos grasos. Contiene minerales como el magnesio, el potasio, el calcio y el hierro; fibra, proteínas y vitaminas A, E, D, K, y algunas del complejo B, sobre todo la tan importante vitamina B9 popularmente conocida como ácido fólico.

El aguacate en la mujer embarazada

En la mujer embarazada el consumo del aguacate contrarresta las náuseas, los espasmos musculares (calambres) y el entumecimiento en las piernas.

Así mismo combate las deformaciones en la placenta, la aparición de la anemia ferropénica, el estreñimiento y la tan temida y peligrosa eclampsia.

El aguacate interviene en el buen funcionamiento del hígado, el metabolismo a nivel celular, la formación de neurotransmisores, la coagulación de la sangre y la producción de anticuerpos, lo que se traduce en una mayor resistencia a las infecciones.

Su consumo mejora la circulación de la sangre, estimula la producción de glóbulos rojos, aumenta el colesterol bueno y reduce el malo, regula los niveles de azúcar en sangre y favorece la actividad neuromuscular y la relajación de los músculos en general.

aguacate 2

El aguacate en el feto

La fémina que consume aguacates durante su gestación estimula el crecimiento de su criatura.

La ingestión del fruto posibilita un efectivo desarrollo del corazón y el hígado del feto, le estimula la producción de nuevas células y le previene la anemia megaloblástica y el bajo peso al nacer.

El aguacate actúa en la formación de los huesos del bebé, evita que vaya a padecer de raquitismo y tenga deformidades óseas en la columna vertebral y el tubo neural. De igual forma ayuda al crecimiento del tejido epitelial del aparato respiratorio y del sistema gastrointestinal, así como las células epiteliales de los ojos.

Garbanzos

Los garbanzos son energéticos, ricos en vitaminas del grupo B, proteínas, fibras y minerales como el hierro, tanto así, que casi triplica el que tienen las carnes, de ahí que sea un alimento a tener en cuenta durante la gestación. Además de las bondades mencionadas estas nutritivas legumbres son diuréticas e intervienen en las funciones del sistema nervioso central. Se recomiendan para el buen funcionamiento de los intestinos y reducir el estreñimiento.

Hojas de Moringa Oleífera

Las hojas de Moringa Oleífera tienen importantes propiedades antibacterianas, antihemorrágicas y antiinflamatorias. Esta planta estimula el buen funcionamiento del sistema cardiovascular y se recomienda para mitigar disímiles padecimientos como: el asma, las infecciones en el oído, las bronquitis, la conjuntivitis, la soriasis, las artritis, los problemas del hígado, las hemorroides y las diarreas.

Las hojas de Moringa Oleífera pueden consumirse en ensaladas aliñadas con aceite, sal y vinagre.

mujer embarazada comiendo una ensalada verde

Otras dos maneras son:

  • Agua: El agua de Moringa Oleífera se prepara introduciendo varias hojas (frescas) de la planta en un recipiente con agua hervida (el agua debe estar fría). Se deja reposar dentro de la nevera al menos un día entero y luego estará lista para ser bebida como se bebe el agua común
  • Té: Los tallos con hojas se cuelgan en cordeles a la sombra para que se deshidraten durante 3 días. Cuando las hojas comiencen a desprenderse ya estarán listas para hacer el té. Se separan de sus tallos, se lavan bien y se ponen a hervir tal y como se hace con otro tipo de infusiones.

Mamá, cualquiera de las maneras que se usen para consumir la moringa se sabe que la planta reduce el colesterol y los niveles de azúcar en sangre, aumenta la densidad ósea y es efectiva contra las hepatitis y las anemias, tan perjudiciales durante la gestación.

Está demostrado que esta “planta milagrosa” tal y como se le conoce popularmente aplaca las fatigas y los calambres que sufren muchas embarazadas, e incrementa la producción de leche materna toda vez que dan a luz.