El temperamento de los niños superdotados

Óscar Dorado · 7 abril, 2018
A continuación te comentamos todo lo que necesitas saber acerca de este curioso tema: el temperamento de los niños superdotados y cómo puedes actuar al respecto.

El temperamento de los niños superdotados tiene como rasgo principal, la particularidad con la que se manifiestan sus ideas, emociones y sentimientos. Por lo general, estos niños son tranquilos y reflexivos, aunque también muy entusiastas y apasionados por aquellos que les interesa.

Es importante que, como padres, recordemos que los niños superdotados siguen teniendo las mismas necesidades que los demás niños. Por ello, no debemos descuidarlos (sobre todo en el aspecto psico-emocional) y mucho menos dar por sentado que todo lo pueden hacer ellos mismos. Ellos sí nos necesitan y debemos estar allí incondicionalmente.

El temperamento de los niños superdotados será consecuente, crítico y con tendencia constante hacia la autosuperación. En este sentido, cabe destacar que, durante la infancia temprana, su temperamento será tranquilo en la medida que lo ayudemos a comprender y a superar las frustraciones de la vida diaria.

El temperamento de los niños superdotados

A continuación, ponemos a tu disposición 10 características comunes del temperamento de los niños superdotados:

El temperamento de los niños superdotados.

1. Facultades de aprendizaje

El niño superdotado aprende y, especialmente, entiende muy rápidamente. Su comprensión es global y sintética. Sus peores enemigos son la memorización sin entendimiento, la rutina y los procesos automáticos, sin razonamiento. En ocasiones, este aspecto puede ser motivo de conflicto en su vida escolar.

2. La curiosidad

Los niños superdotados son muy curiosos y aprovechan cada oportunidad para saciar su sed de aprendizaje. A menudo, están interesados en temas que no parecen propios de su edad y que son fuentes de discusión que le fascinan: el origen de la vida, el espacio, la muerte, etcétera.

3. El lenguaje

Paradójicamente, estos niños no suelen hablar antes que los demás. Sin embargo, una vez que comienzan a hablar, se nota que tienen un vocabulario mucho más amplio y rico que el de los niños promedio. También tienen soltura para manejar las estructuras gramaticales.

Por otro lado, la mayoría de ellos se expresan con gran facilidad. A los pequeños les encanta hablar con los adultos y utilizan las conversaciones para adquirir un vocabulario rico y variado.

4. La soledad

A menudo, los niños superdotados tienden a aislarse. O bien para profundizar en sus reflexiones o porque simplemente les cuesta un poco participar en grupos. Eso no quiere decir que sea un niño repudiado, en la mayoría de los casos, es el propio el temperamento de los niños superdotados lo que los lleva a buscar la soledad para explorar su mundo interior.

5. El perfeccionismo

Los niños superdotados suelen ser perfeccionistas, cuestión que les brinda mucha ventajas. El lado oscuro de este rasgo, es que a veces pueden no respetar sus propios límites y exigirse demasiado. Por ello es necesario que los padres le ayuden a no colocarse presiones extras al realizar determinadas actividades.

6. La hipersensibilidad

En vista de que tienen un entendimiento superior de la información que reciben de su entorno, sus emociones y sentimientos pueden llegar a ser mucho más intensas. La hipersensibilidad se deriva entonces de su forma de involucrarse con el contexto. 

El temperamento de los niños superdotados.

 

7. Buen autocontrol

Por lo general, el temperamento de los niños superdotados se caracteriza, sobre todo, por un buen autocontrol. Estos pequeños rara vez ceden a los impulsos y a las emociones.

¿Y por qué? porque su mente analiza rápidamente cada situación y, gracias a ello, no se pierde la seguridad en sí mismo y se entiende pronto cómo se debe actuar.

El buen autocontrol puede percibirse como timidez. No obstante, no tiene por qué ser así en todos los casos. Lo importante es no colocar etiquetas.

8. La distracción

Pueden parecer distraídos la gran mayoría de las veces, pero en realidad, los niños superdotados están sumergidos en reflexiones profundas. Ellos simplemente están muy atentos, a su manera, a cada una de las cuestiones que les interesan para asimilarlas por completo y así, comprenderlas. Este modo de actuar les brinda una gran satisfacción personal.

9. El sentido del humor

Un rasgo sencillamente maravilloso en el temperamento de los niños superdotados es su excelente sentido del humor. Se manifiesta con frecuencia, es sumamente inteligente, lógico y le permite interactuar con las personas de una forma casual y amena.

10. Pensamiento crítico

Los niños superdotados disponen de una gran capacidad crítica (y generalmente suelen dar su opinión desde un punto de vista objetivo y constructivo), identifican rápidamente todos las cuestiones. Por ejemplo, captan todos pros y los contras de las situaciones e identifican fácilmente a cada tipo de personalidad y sus respectivas intenciones.